PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

sábado, 11 de octubre de 2014

¿Cómo se hace?. Dorada a la sal.




El pescado al horno cubierto con sal es una de las maneras más fáciles de preparlo.
El resultado es un pescado hecho en su punto y con todo su sabor.
Apto para principiantes por lo sencillo que es y desde luego para cualquier bolsillo, solo se necesita el pescado elegido y sal gruesa marina que  encontramos en cualquier supermercado.
Hay quienes lo hacen con tripa, sin limpiar y otros que prefieren sin ella, eso si, siempre con toda su piel, esto es primordial para que no se seque.
Otro de los requisitos imprescindibles es la frescura del pescado, sea caro o barato lo que si ha de ser es fresquísimo, para eso nos fijaremos tanto en el ojo como en la agalla, 

Para esta receta nos hemos ido al Mercado Central de Alicante, al puesto nº189  donde se encuentra PESCADOS CORONA.
Ellos nos proporcionarán el pescado ideal según la receta que queramos hacer.



Nos preparan el pescado listo para cocinar.
Podemos ir al puesto o bien entrar en su página on line y cuatro cámaras nos enseñan todo el producto que tienen a la venta, pudiendo elegir en directo lo que queremos comprar y ver como nos lo arreglan sin movernos de casa o el trabajo, ¿fácil verdad?

PESCADOS CORONA.COM

Entra en su web o llama al 965201762 , registrate y compra o simplemente mira el mostrador con toda la variedad de pescado y marisco que nos ofrecen.



Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

Dos doradas de ración.
Sal marina gruesa.
Romero.













ELABORACIÓN:

En este caso vamos a hacer una abierta y limpia de sus visceras y la otra sin abrir y sin limpiar.
De esta manera veremos las diferencias y el resultado final de ambas.

Sacamos el pescado de la nevera para que esté a temperatura ambiente al meterlo en el horno.

Encendemos el horno a 200 grados.

Ponemos sobre la bandeja del horno un papel de hornear, el que usamos para los bizcochos.
Extendemos una capa de sal y encima de esta las doradas


Le podemos pedir al pescatero que nos limpie la dorada de visceras  por las agallas pero en este caso la he limpiado como se hace para otras preparaciones, el resultado muy jugoso también.
A la que tenemos abierta le metemos unas ramas de romero y cerramos bien apretando un poco con la mano.
Esparcimos un poco de romero por encima de las dos y por la sal.




Si van a ser varias doradas, dejaremos un espacio entre ellas para echar sal por el hueco , es imprescindible que estén cubiertas por los cuatro costados de sal.
Empezamos a echar la sal por la que tenemos abierta aprentado un poco con la mano y pulverizando un poco de agua a la sal, de esta manera quedará más consistente y endurecerá mejor.


Seguiremos echando la sal hasta cubrirlas del todo y volveremos a pulverizar agua sobre la sal y apretando con la mano para que quede compacta.
Podemos no echarle romero dejando solo la sal o bien la hierba o especia que más nos guste con el pescado.



Buscamos el ojo del pescado y le formamos un agujero a la sal desjándolo al descubierto.




¿Qué conseguimos con esto? que pasado el tiempo que hayamos decidido tener el pescado en el horno veremos por el color del ojo si está hecho o no.





Estas doradas tenían 380 grmos una y la otra 410 gramos, el tiempo de horno han sido 25 a 30 minutos.
                           
Una vez sacadas dejamos reposar el pescado dentro de la sal unos cinco minutos.
Para partir la sal cogemos una maza de mortero y a golpes suaves rompemos la sal, cuidado de no destrozar el pescado.
Puede ser que se vaya la piel con la sal, pero si lo hacéis bien quedará con su piel, perfecta.




Ya lo vemos en la foto, piel perfecta, lista para quitarla sin ningún esfuerzo, con la punta de los dedos la pellizcamos y saldrá sola.

Al dejarla templar un poco en la sal  la piel queda un poco arrugada y despegada de la carne, lo que nos facilita la tarea al quitarla.

Ya solo tenemos que hacer la guarnición que más nos guste y disfrutar de un pescado con todo su sabor y cocinado en media hora, sin manchar y calentarnos la cabeza.






En esta foto el que hice con la tripa, con la piel quitada como queda también jugosa y perfecta.

La hagamos como la hagamos según nuestra preferencia el resultado es riquísimo.





El pescado separado de la espina, donde se aprecia como las mollas quedan separadas y jugosas, 




Acompañado de una ensalada y un poco de mayonesa, unas verduras al vapor o  simplemente unas PATATAS ESCABECHADAS tendremos una comida perfecta y deliciosa.






11 comentarios:

  1. En casa las hacemos así ,quedan riquísimas ,el toque de romero no lo hago,pero lo probaré y el truquito del ojo ,genial,no lo conocía.
    Un post muy bueno y muy bien explicado ,vamos, con tus consejos sale sí o sí .
    Un besito
    Lourdes

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado en su punto, jugosa y con todo su sabor. Me apunto el truco del ojo, tampoco lo sabía.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nunca las hice así y lo del ojo no lo sabía! Un besazo.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. la dorada asi, a la sal queda deliciosa.

    ResponderEliminar
  5. El truco del ojo me ha encantado, es buenísimo. Probaré a hacerlas con tu receta, gracias.

    ResponderEliminar
  6. Ayer estve aquí para comentarte esta receta y me fui finlmente entretenida con un acontecimiento pero vuelvo, que me gusta mucho esta receta y que nunca hice. Ahora estoy aficionada por lo fácil limpio y rico que quedan los platos a la sal. Lo del ojo del pescado nolo sabía, ese detalle me ha gustado mucho.
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Hola yo compré un par de doradas de vivero en el súper y la verdad son muy buenas nacionales creo que me dijeron que eran y he de reconocer que son mas buenas que las que compraba hace unos años ni parece que sean de granja.

    ResponderEliminar
  8. Que facilito de hacer y que jugoso queda el resultado

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias maestra! Probaré a hacerla!

    ResponderEliminar
  10. A la sal es como mejor queda la dorada y lo has explicado muy bien, y que fotos mas bonitas! Un post muy chulo. Un beso

    Les receptes que m'agraden

    ResponderEliminar
  11. el puchero de la bruja17 de octubre de 2014, 15:43

    Que buena se ve, dan ganas de lamer la pantalla del ordenador, las fotos son divinas, bueno como siempre todo es perfecto.
    Un beso muy grande MAESTRA

    ResponderEliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.