martes, 27 de octubre de 2020

Pollo a la secretaria o pollo a la alcalaína.

 


Como casi todas las recetas donde su principal ingrediente es el pollo es fácil y rica, esta es una de ellas.

La vi por casualidad a una señora que se llama Vi, sin más .

Os dejo su enlace: https://www.facebook.com/lasrecetasdelavi/videos/574551160018267

Empecé a ver la receta, conforme la iba viendo y escuchando se me hacía la boca agua.

Como muchas recetas nace por error, o por no tener todos los ingredientes o por casualidad y esta es una de ellas.

Una receta que se ha convertido en tradicional y proviene del municipio jienense de Alcalá la Real.

Por supuesto esta receta tiene su historia y cuentan que un grupo de amigos estaban en un cortijo para celebrar el día de San Roque. Se iba a hacer un arroz y el cocinero Cayetano Sierra cuando iba a añadir este a la comida se dío cuenta que no había, uffffffffff.

El secretario del ayuntamiento Fernando Ruiz de la Fuente comentó que  hiciese el pollo en salsa para así salvar la comida y eso fué lo que se hizo. 

La receta pasó a llamarse pollo a la secretaria o al secretario mejor dicho y tiene sus variantes, algunos le añaden guisantes, espárragos, jamón, champiñones pero va a gustos y lo que tengamos por casa.

Yo lo he hecho sencillo y vosotros si lo hacéis le añadís lo que mejor os venga.

Ya veréis que fácil y rico y además es de esas comidas que al día siguiente si ha quedado está todavía más buena.

El color final del plato varía de una receta a otra como veréis si entráis en google, depende de la cantidad de cúrcuma, de tomate, de caldo...así queda, a mi la verdad me encanta como ha quedado y el color de la salsa ya solo con verla da hambre.

El paso a paso no es muy bueno, no había pensado ponerla en el blog y le hice fotos para acordarme otro día de como la había hecho, en plan rápido pero como son las que tengo os las pongo y ya las haré mejores y con un paso a paso más completo.

Vamos a ella.

INGREDIENTES:

  • Dos muslos y contramuslos, una pechuga y parte de la carcasa del pollo partida . (Vosotros poned la cantidad de pollo que necesitéis)
  • Un pimiento rojo partido.
  • Una cebolla partida en trozos grandes.
  • Medio pimiento verde partido.
  • 7 u ocho dientes de ajo.
  • 3 o 4 cucharadas soperas de tomate triturado o rallado.
  • Perejil, un buen puñadito.
  • Hebras de azafrán.
  • Una cucharadita de café de cúrcuma, me gusta más que el colorante alimentario.
  • Un vasito de agua o caldo de pollo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta molida.
ELABORACIÓN:

En una sartén con un poco de aceite doramos media cebolla partida grande y medio pimiento., no hace falta picarla porque la vamos a triturar, junto con tres dientes de ajo, sal y una chispa de pimienta molida.



Una vez dorado sacamos y lo ponemos en el vaso de la batidora, lo trituramos y reservamos.
En esa misma sartén ponemos el pollo troceado como nos guste encontrarlo comenzamos a freír y unos minutos más tarde añadimos  el resto de los pimientos troceados y tres o cuatro dientes mas de ajo.


Al hacerlo así el pollo ha ido cogiendo un poco de color y los pimientos no se nos asan de cocción.

Añadimos el tomate triturado y vamos removiendo, añadimos más sal y pimienta.

Añadimos el pimientos, los ajos y la cebolla que teníamos reservado en el vaso de la batidora....ya, el color no es muy bonito la verdad, pero lleva pimiento, al mezclarse con el resto de ingredientes va a disimular ese colorcito y se va a hacer super apetecible.

Añadimos también el perejil picado, a mi me gusta que sea una cantidad abundante como dos cucharadas soperas, un buen puñadito.

Removemos todo y añadimos el azafrán de hebra y la cúrcuma.


En el mismo vaso de la batidora echamos más o menos un vaso de agua o caldo, de esta manera aprovechamos todos los jugos que han quedado en el.

Incorporamos a la olla, removemos de nuevo y dejamos tapado a fuego lento durante 20-30 minutos para que se mezclen los sabores y tengamos una salsa fantástica.

Y este es el resultado del guiso, preparad una buena barra de pan, compañarlo de unas unas patatas fritas, tortilla de patata, un arroz blanco, lo que más os guste y a disfrutar.

martes, 20 de octubre de 2020

Papillote de merluza con espárragos


Conocéis la técnica de cocinar en PAPILLOTE?
Mediante esta técnica cocinamos cualquier alimento envuelto en papel de horno sulfurizado, de aluminio o film resistente a temperatura media o alta.
Los alimentos cocinados con esta técnica se cuecen en su propio jugo,si lo deseamos se añade algo de caldo o agua, licor, etc..  el vapor que se genera dentro del envoltorio lo cocina haciendo que sea un plato rico, sano, ligero y muy sabroso.
 Con todas las vitaminas y nutrientes que contiene cada alimento.
Podemos aderezar como más nos guste y mezclar también los alimentos como queramos, solo hay que tener en cuenta que si por ejemplo hacemos un pescado las verduras las cortaremos del tamaño
adecuado para que todo tenga el mismo tiempo de cocción y se hagan a la vez.

Este es el desafío que nos ha propuesto Rocío Salam para este mes, eso si, salado.

En mi caso he cocinado un pescado, la merluza con unas verduras que tenía en la nevera.

Vamos con la receta:

INGREDIENTES: Para una persona.

  • Dos lomos de merluza.
  • 8 o 10 espárragos trigueros.
  • Media cebolla blanca y otra media morada.
  • Unos tomates cherry.
  • Medio diente de ajo.
  • Un chorro de aceite.
  • Sal y pimienta.
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva.
  • Un poco de perejil picado.
  • Unas tápenas.
  • Medio limón en rodajas.
  • Papel de horno parafinado.
  • Papel de aluminio.

ELABORACIÓN:

Preparamos el papillote:

Cortamos un buen trozo de papel de aluminio, debe envolver los ingredientes que vayamos a cocinar, mejor que sobre un poco y no nos quedemos cortos.

Lo extendemos encima de la bandeja del horno.

Yo pongo encima del aluminio una hoja de papel de horno, no me gusta cocinar encima del aluminio, manías que tengo.

En un mortero machaco medio diente de ajo ( esto va a gustos), el perejil picado, sal y aceite de oliva.

Cortamos las dos medias cebolla en juliana y las disponemos en medio del papel de horno y le ponemos por encima un poco de la picada.


Encima de la cebolla los dos lomos de merluza y por los lados los espárragos cortados a nuestro gusto y los tomates cherry  que también pintaremos con la picada.

Echamos por encima las tápenas y el vino blanco. 


Cerramos el papel de horno primero haciendo un paquete.


Luego el aluminio, yo he puesto una hoja bajo y lo he cubierto todo con otra, al final el paquete era un poco grande.
He cerrado todos los lados haciendo un doblez y luego otro para que quede hermético.


Con el horno precalentado a 200 grados lo he horneado durante 20 o 25 minutos, depende de como nos guste el punto del pescado, a mi no me gusta excesivamente hecho, pero siempre le podemos dar un poco más de tiempo.

Si una vez hecho pensáis que necesita más tiempo, cerrarlo de nuevo y lo tenemos un poco más de tiempo.

Al cerrarlo así no rompo el papel y me dejaría volver a cerrarlo.


Ya lo tenemos listo para comer, fácil y sano, no os parece?

En este enlace podéis ver todas las propuestas de mis compañeras:

https://desafioenlacocina1.blogspot.com/2020/10/papillote-84-desafio-en-la-cocina.html 


Solo nos queda abrir el paquete, en mi caso echarle un poco de limón por encima y disfrutar.

Lo podemos servir en un plato o en el mismo papillote, lo que nos permite no manchar nada, tenemos la cocina recogida en pocos minutos.

Divino verdad?

viernes, 25 de septiembre de 2020

Codillos de cerdo cocidos, listos para el horno.


 Preparar codillos frescos para luego hacerlos al horno, a la barbacoa, etc...es bien fácil.

Son mucho más baratos que comprarlos en salmuera y una vez hechos podemos congelarlos en su caldo y usarlos cuando nos convenga. Yo lo hago de uno en uno y eso solo sacar, descongelar y hornear o hacer como más nos guste.


Con un codillo podemos comer dos personas más la guarnición que hagamos.
No hace falta limpiarlos de grasita, esta va a quedar en el caldo ya que no se le hecha nada de aceite, solo verduras y especias.

En este caso he hecho 4 codillos, me han cabido perfectamente en una olla express normal de 6 litros.

INGREDIENTES:

  • 4 codillos de cerdo.
  • Una cebolla grande, entera.
  • Una rama de apio.
  • 2 hojas de laurel.
  • 2 zanahorias.
  • 4 granos de pimienta.
  • 3 clavos de olor.
  • Sal.


  • Para elaborarlo lo ponemos todo en la olla, cubrimos de agua y lo tenemos a fuego medio algo durante una hora.

    Cuando esté hirviendo bajamos un poco el fuego pero hirviendo a fuego moderado.

    Comprobamos sacando uno y pinchándolo para que veamos si está blandito, yo estos los tuve una hora veinte minutos, eran grandecitos, los hay más pequeños.

    Eso es todo, así de fácil.

    Si queremos ir más rápido todavía cerramos la olla y calculamos entre media hora o un poco más, abridla y comporbadlo, pero estarán hechos. Pensad que luego irán al horno por unos 30 minutos o un poco más, hasta que estén dorados y la guarnición que escojamos hecha.


    Solo nos queda sacarlos y al horno  o congelarlos en este increíble caldo blanco uno por uno para luego sacar las piezas que queramos.

    Este caldo nos sirve estupendamente para cualquier otro guiso, como unas lentejas o alubias, etc... y también para cuando los hagamos al horno, con coñac y verduras por ejemplo.




































    domingo, 20 de septiembre de 2020

    Manjar blanco con cuajada y frutos rojos



    Empieza el curso escolar a pesar de todos los momentos difíciles por los que estamos pasando y en Desafío en la cocina no va a ser distinto, comenzamos y con toda la fuerza del mundo.

    Comenzamos con un desafío dulce y antiquísimo, un postre fácil porque antes se cocinaba con los productos básicos pero no por eso menos ricos.

    Leche, harina, azúcar,  cáscara de naranja o limón y canela...esta es la base de nuestro postre y cada de nosotras le dará su toque personal.

    En la antigüedad y hablamos de la época medieval era una receta que llevaba pollo, o pescado y su base era arroz o almendras dependiendo de la versión dulce o salada.

    Podéis buscar más información en internet, veréis como os resulta muy interesante la historia de este plato y sus múltiples variantes.

    Podemos cambiar la leche por bebida de almendras, de arroz o lo que prefiramos, de cualquier modo resulta riquísimo.

    Vamos a por la receta a la que he hecho algunas modificaciones, hacedla a vuestro gusto.

    INGREDIENTES:

    • 750 ml de leche entera, usad la que más os guste o la bebida de arroz, almendras, etec...
    • 30 gramos de maicena.
    • 125 gramos de azúcar pero yo he puesto 5 pastillas de sacarina y una cucharada sopera de azúcar.
    • Un sobre de cuajada en polvo.
    • Cascara de una naranja.
    • Un palo de canela.
    • Canela en polvo
    • Frutos rojos, en mi caso grosellas.

    ELABORACIÓN:

    Separamos un poco de la leche en un tazón y el resto la calentamos con la cáscara de naranja o limón y el palo de canela.

    Dejamos que la leche coja bien el gusto de ambos sabores y reservamos.




    Mezclamos con la leche del tazón la harina de maíz y la cuajada en polvo sin dejar grumos.

    Sacamos la cascara de naranja y el palo de canela de la leche, la volvemos a poner al fuego y cuando comience a hervir la leche añadimos el contenido del bol removiendo bien para que se mezcle.


    Seguimos removiendo hasta que espese con cuidado que no se nos pegue al fondo de la olla.
    Apartamos del fuego y repartimos en los recipientes que escojamos.

    Metemos los recipientes en la nevera y antes de servir adornamos a nuestro gusto con canela en polvo y la fruta que más nos guste.

    No habéis visto un postre más fácil en el mundo mundial, ¿verdad?

    Pinchando en el enlace para  encontraréis las propuestas de mis compañeras.

    https://desafioenlacocina1.blogspot.com/2020/09/manjar-blanco-83-desafio-en-la-cocina.html
    Espero que os guste tanto como a nosotras.

    jueves, 20 de agosto de 2020

    Ensalada de pollo



    Este mes de Agosto os traigo una ensalada perfecta, fresquita y con los ingredientes que tiene es una comida o cena completa, verdura, pollo, huevo duro y un aliño hecho en parte con yogurt que es mucho más ligero que si fuese todo mayonesa.

    Publico esta receta para participar en Desafío en la cocina como comodín salado del mes de Agosto.



    Esta es una ensalada en la que podemos usar los ingredientes que más nos gusten, lo que tengamos en la nevera, así mismo es perfecta para usar los restos de un asado de pollo, cerdo o ternera.
    La cantidad de ingredientes es a nuestro gusto dependiendo de los comensales que seamos o tenerla dispuesta para uno o dos días.

    Yo he puesto los ingredientes que me gustan y que tenía en la nevera pero podéis sustituirlos por lo que prefiráis.

    INGREDIENTES:
    • Una pechuga de pollo a filetes finos.
    • Dos o tres huevos duros.
    • Media rama de apio picado ( según vuestro gusto).
    • Una cebolla morada en juliana.
    • Dos aguacates maduros pero firmes pelados y cortados como más nos guste.
    • Un pepino pequeño partido. 
    • Unas hojas de lechuga lavadas y partidas.
    • Un yogurt griego.
    • Dos cucharadas soperas de mayonesa.
    • Dos cucharadas de aceite de oliva.
    • Una cucharada de mostaza de Dijon o antigua, la que más os guste.
    • Una cucharada de vinagre de manzana o vinagre de vino blanco.
    • Sal y pimienta.
    • Zumo de medio limón.






















    ELABORACIÓN:

    Hacemos los filetes de pollo a la plancha y los troceamos como nos guste encontrarlos en la ensalada.
    Troceamos los aguacates y lo rociamos con un poco de zumo de limón,.
    Partimos la lechuga, el pepino, pelamos los huevos duros y los partimos en rodajas.
    Disponemos los ingredientes en un bol .


    Hacemos el aliño mezclando el yogurt, la mayonesa, la mostaza, el aceite, el vinagre la sal y la pimienta.
    Rectificamos de sal  y pimienta o el ingrediente que creamos necesario dejando una salsa suave y brillante.


    Echamos la salsa por encima de la ensalada y mezclamos.
    Metemos en la nevera por lo menos media hora antes de comer o cerramos con papel film para que no se reseque y la tenemos lista para la comida o cena.


    Es una comida ligera pero completa y bien fresquita es ideal para esta época del año.

    miércoles, 29 de julio de 2020

    Rillettes de conejo con aceite de oliva.



    En casa nos encantan los patés, las terrinas, el foie y como no los rillettes, todo lo que pueda ir encima de una tostada, untado en pan es algo que nos chifla.

    En este caso he hecho unos rillettes de conejo en aceite de oliva, con un poco de panceta, pero no mucha para darle sabor además de las especias.

    La receta por supuesto no es mía, nadie nace enseñado, es de Los Hermanos Torres, sencilla y fácil de su programa de la TV1.
    El conejo es una de las carnes con menos grasa que hay y con el aceite de oliva en vez de otro tipo de grasa como la de pato o  cerdo la hace ideal si queremos seguir una dieta.

    He hecho la receta tal y como la han hecho ellos, la  próxima le añadiré un poco más de especias, aunque así resulta deliciosa me gustan los sabores más pronunciados.


    INGREDIENTES:

    • Dos muslos y dos patas delanteras de conejo.
    • Medio hígado o si os gusta mucho el hígado entero del conejo, en su defecto de pollo.
    • Dos tiras de panceta ibérica picada a cuchillo.
    • Romero y tomillo en rama.
    • Dos dientes de ajo.
    • Sal y pimienta o pimientas de distintos tipos.
    • Armagnac, Oporto o un buen oloroso.
    • Aceite de oliva virgen extra, lo suficiente para cubrir todos los ingredientes en la olla.



    ELABORACIÓN:
    Escogemos una olla donde nos quepa la carne en una sola capa pero sin que hayan huecos entre los trozos, así utilizaremos solo el aceite necesario. sin desperdiciarlo, aunque luego se guarda para usarlo en otras elaboraciones.
    Echamos un poco de aceite en el fondo de la olla y disponemos la carne, el conejo, el hígado y la panceta.
    Ponemos por encima las ramas de romero y tomillo, los dos dientes de ajo partidos por la mitad,  un poco de sal y pimienta.


    Echamos más aceite hasta cubrir por completo los ingredientes.
    Confitamos sin pasar de los 90º durante una hora o una hora y cuarto.
    Mi vitrocerámica tiene del 1 al 10, comencé por el cinco para que calentase un poco y fui bajando hasta el 1, utilizo un termómetro de cocina para ir viendo la temperatura y no sobrepasar los 90 grados.
    Es importante no hacerlo, no queremos que se fría, sino que se haga a baja temperatura, así queda muy tierna y jugosa.
    NOTA: Os recomiendo si no lo tenéis comprar un termómetro, son baratos y son muy útiles en cocina.


    Una vez pasado el tiempo sacamos las carnes, en otro recipiente desechamos el romero, tomillo y los dientes de ajo.
    Podemos añadir un diente o los dos a la mezcla de carnes, eso depende de nuestro gusto.


    Deshilachamos la carne con ayuda de dos tenedores o con las manos.
    Pasamos toda la carne a un bol y vamos mezclándola y machacando un poco con ayuda de un tenedor, que siga quedando en hilos pero que se mezclen bien el hígado con los trozos de panceta y el conejo deshilachado.
    Añadimos en hilo aceite del confitado y en mi caso Armagnac, poco a poco, sin pasarnos.
    La carne va absorbiendo tanto el aceite como el Armagnac, añadimos un poco más de sal y pimienta molida hasta que quede el sabor a nuestro gusto.



    Los Hermanos Torres ponen el bol donde mezclan las carnes dentro de otro con hielo, para que vaya enfriando, yo no lo he hecho así.
    Una vez que lo he mezclado todo y que la consistencia ha quedado a mi gusto y con el sabor adecuado, lo he metido en la nevera durante dos horas, lo he sacado y vuelto a probar para rectificarlo así de sal , pimienta, licor y aceite.

    Una vez probado ya lo he pasado a un tarro para conservarlo, aunque la verdad  no duró mucho, está riquísimo.


    Llené este recipiente que es grandecito de tamaño como veis y un tarro con tapa de cristal de foie.


    Es un aperitivo sencillo, con aceite de oliva y la carne de conejo que es de las más sanas y menos grasas que hay.
    Desde luego lo volveré a hacer, quizá con alguna que otra especia, de cualquier manera resulta delicioso.
    Yo le he puesto por encima un poco de sal en escamas, con sabor a romero y la otra normal, todavía está mas rico si cabe.


    Acompañarlo con unos pepinillos, variantes, un pan tostado y a disfrutar.

    Espero que os haya gustado y lo hagáis, si es así ya me contaréis.

    lunes, 20 de julio de 2020

    Bizcocho de piña.



    Este es un bizcocho sencillo a más no poder, con un sabor a piña fantástico ya que lleva en este caso piña natural, pero también podemos usar piña en conserva y así de paso si queremos emborracharlo usaremos el almíbar del bote.

    Esta receta la he hecho para el grupo de cocina "Desafío en la cocina" que en el mes de Julio participamos con un desafío dulce y nuestro premio es un comodín que nos vale por si en otro desafío dulce  no pudiésemos hacerlo. 


    Sea invierno o verano nos apetece comer un buen bizcocho y este fresquito de la nevera apetece muchísimo.
    Es el clásico bizcocho de yogurt que siempre sale. Se suele hacer con harina todo uso pero me quedaba harina de espelta que los deja más jugosos y como no quedaba lo suficiente le añadí el resto con harina de maíz, maicena o cualquier marca blanca como la mía.


    INGREDIENTES:
    • 3 huevos.
    • 250 gramos de harina de espelta, pero puedes usar normal.
    • 50 gramos de maicena. Podéis poner 300 de harina todo uso en vez de la espelta y la maicena.
    • 1 yogurt natural
    • 2 yogures de azúcar.
    • 1 yogurt de aceite de girasol u oliva, el que más os guste.
    • 1 sobre de levadura de repostería.
    • 3 rodajas de piña partidas por la mitad para las paredes del molde.
    • 3 rodajas de piña cortadas en trocitos pequeños para mezclar con la masa.
    Un molde de 20 cm desmontable.
    Una hoja de papel para horno.



    ELABORACIÓN:
    Precalentamos el horno a 200 grados.
    Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que doblen el tamaño o blanqueen.
    Cuanto mejor montados estén más esponjoso será el bizcocho.


    Incorporamos el aceite, el yogurt y batimos un poco más.
    Mezclamos las harinas con la levadura, tamizamos e incorporamos a la mezcla anterior, batimos hasta que todo esté bien mezclado.

    Forramos el  molde con el papel de horno mojado bajo el grifo, esto hará que se adapte perfectamente al molde, queda muy manejable al mojarlo.

    Partimos por la mitad tres rodajas de piña y las ponemos pegadas a las paredes, la última habrá que cortarla para adaptarla al trozo que nos queda libre.
    Mirad la foto.


    Lo que sobra de esa mitad y las otras rodajas las picamos en trozos muy pequeños y los añadimos a la masa, mezclandolos con cuidado, que queden bien repartidos por toda ella.


    Echamos con cuidado en el centro del molde para que vaya llenandolo pero que sigan adheridas las rodajas de piña a las paredes del molde.

    Horneamos durante 35 o 40 minutos, este tiempo va a depender el horno, es mio va muy flojo y he necesitado 45 minutos pero el vuestro estará antes, pinchadlo con una brocheta y si sale limpia ya está hecho, no dejarlo más para que no se seque.
    Suelo poner calor arriba y abajo sin ventilador, aunque tampoco tengo.

    Yo suelo poner la rejilla del horno cerca de la parte superior y pongo encima otro papel de horno, así no se quema la parte superior del bizcocho, lo quito cuando queda poco para acabar y hay veces que no hace ni falta.



    Dejamos enfriar dentro del molde.
    Si queremos bañarlo con almíbar lo haremos en caliente, pinchando un poco el bizcocho con una brocheta y con un pincel lo vamos mojando con el almíbar.

    ALMIBAR DE PIÑA.
    Si lo queremos hacer con la piña natural echamos en un cazo 200 gramos de azúcar  y 100 ml de agua, podemos echar menos azúcar, según nuestro gusto.
    Cuando el azúcar se vaya disolviendo en el agua incorporamos dos o tres rodajas de piña, la que luego vamos a trocear para añadirlo a la masa, bajamos el fuego cocemos unos minutos.
    Dejamos enfriar las rodajas dentro del almíbar y ya lo tenemos listo para emplearlo para la receta.


    Una vez fría podemos desmoldarla y adornarla con un frosting de queso y piña o como más nos gusta a nosotros, bien empapada de almíbar y ya está.


    Sea como sea, os aseguro que está deliciosa, probadla y me contáis.