viernes, 25 de enero de 2019

Cocido lebaniego. Liébana, Cantabria.



El cocido lebaniego es un cocido típico de Cantábria, de la comarca de Líebana.
Un plato potente, con un gran aporte calórico. Perfecto para soportar el frío y el trabajo duro.

Con todo lo que lleva desde luego es un plato único, si acaso un poco de ensalada como es costumbre en muchas casas, sea de la parte de España que sea.

Se comienza por la sopa en la que podemos incluir los rellenos o comerlos luego con los garbanzos, la berza o el repollo que dependerá de lo que encontremos en el mercado y las carnes junto con el compango, lo que aquí llamamos embutidos.



INGREDIENTES:
  • 200 gramos de panceta.
  • 400 gramos de morcillo o garreta.
  • 200 gramos de cecina.
  • Una punta de jamón serrano.
  • 150 gramos de chorizos.
  • 2 morcillas.
  • Un hueso de ternera.
  • 2 muslos de pollo o medio pollo.
  • 200 gramos de verduras de cocido, entre nabo, chiribía, puerro y zanahoria. (optativo, no suele llevarlo pero yo se lo he puesto.
  • 500 gramos de garbanzos en remojo la noche anterior.
  • 6 - 7 patatas.
  • 400 gramos de berza o col hervida y escurrida.
  • 3 huevos.
  • 100 gramos de fideos.
Para los rellenos:
  • 3 dientes de ajo.
  • Perejil picado.
  • 2 huevos M
  • 200 gramos de pan remojado en leche y escurrido.
  • Aceite de oliva y una cucharada de pimentón de la Vera.


ELABORACIÓN:

En una olla metemos los garbanzos que tendremos a remojo desde la noche antes.
Echamos en la olla unos tres litros de agua y ponemos a cocer a fuego fuerte, cuando este hirviendo bajamos un poco y los tenemos sobre 45 minutos.
Añadimos las carnes, el hueso de ternera, las morcillas, los chorizos, las verduras y sal.
Añadimos agua fría  unos 4 dedos por encima de todo y seguimos cociendo durante dos horas.
Cocemos tres huevos en una cazo aparte cubiertos de agua hasta que estén hechos, unos doce minutos  a partir de cuando empieza a hervir, enfriamos bajo el grifo y los metemos en la nevera para que enfríen.


Pelamos las patatas dejándolas enteras, las añadimos al cocido  pasadas las dos horas. y seguimos cociendo media hora más, hasta que estén hechas.
Si le hace falta añadir agua al cocido este es el momento, por supuesto fría.


Mientras se cocina el cocido hacemos los rellenos.
Ponemos el pan a remojo con un poco de leche.
Cuando esté el pan blando lo escurrimos apretándolo con la mano. Reservamos.
Sacamos de la olla un poco de chorizo y de panceta, lo ponemos en un plato y lo troceamos o lo picamos muy bien.
En un bol echamos la miga de pan reservada, dos huevos, perejil picado, el chorizo y el tocino picado.
Hacemos como unas croquetas ovaladas y las freímos en abundante aceite dándoles la vuelta para que se frían por todos lados, sacamos y reservamos en papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

La berza o el repollo se cuecen en una cazuela con agua y sal unos 20 minutos, hasta que veamos que está tierna, escurrimos bien y reservamos.

En una sartén con unas tres cucharadas soperas de aceite de oliva se fríen tres dientes de ajo picado o en láminas, se añade un poco de pimentón, a gusto de cada uno ( rápido para que no se requeme), se le da una unas vueltas con una cuchara y se añade este refrito por encima de la berza. Se mezcla un poco para que toda ella coja el sabor del refrito. Se reserva caliente.



En una olla dependiendo de cuantos seamos se hecha caldo del cocido pasado por un colador si queremos, y se hacen los fideos finos.

Una vez hechos se sirven los fideos con dos o tres rellenos y un poco de los huevos duros picados y un poco de jamón picado o cecina que habremos sacado del cocido.

En una fuente, serviremos a continuación, los garbanzos, las carnes, el compango o los chorizos, morcilla y jamón junto con el resto de los rellenos ( si sobran) la berza con el refrito, las patatas y algo de las verduras del cocido si os gusta .



Como habéis visto es una comida perfecta para combatir el frío y de la que no podemos hacer poca cantidad, pero eso nos viene muy bien ya que luego podemos congelar el caldo en porciones y el resto cada cosa por separado para ir cogiendo la cantidad que nos apetezca.
Aguanta muy bien en la nevera de 4 a 5 días en el lugar más frío y bien tapado el recipiente que os aconsejo que sea de cristal con plástico film.


viernes, 18 de enero de 2019

Puding de arroz con leche y melocotones


Si sois fan del arroz con leche como yo este es vuestro postre.

Lo hice este verano y no había podido publicarlo hasta ahora pero la verdad que aunque haga frío es igual de apetecible .

Es un postre que podemos preparar con antelación, es más debemos hacerlo así porque su sabor será más intenso y también al estar más tiempo al frío podremos cortarlo con más facilidad.

Sencillo a rabiar, tanto que lo pueden hacer los principiantes en la cocina.

Un truco es que si os gusta el arroz con leche pero no queréis encontrar los granos del arroz podemos triturarlo una vez hecho, antes de mezclarlo con los huevos batidos.



INGREDIENTES:
  • 800 ml de leche, en mi caso entera.
  • 100 gramos de arroz rendondo normal, no bomba, hace falta más leche.
  • Un palo de canela.
  • Piel de naranja y de limón.
  • 4 huevos.
  • De 6 a 8 cucharadas soperas de azúcar, depende de tu gusto.
  • Caramelo líquido.
  • Un bote de melocotón en almíbar de 840 gramos
  • Unos trozos de bizcocho, toña, magdalenas, cruasanes que nos hayan quedado duros.Opcional.


Elaboración:

Hacemos el arroz con leche calentando la leche con las pieles de naranja y limón y el palo de canela.
Dejamos que infusione unos 15 minutos, después sacamos el limón, la naranja y la canela.
Ponemos la leche a calentar de nuevo y añadimos el arroz, vamos removiendo para que no se pegue y cuando veamos que ha absorvido el arroz casi por completo la leche añadimos el azúcar y seguimos removiendo hasta que lo tengamos listo.

El arroz tiene que quedar blando y cremoso. Dejamos que enfríe.

Mientras untamos el molde con el caramelo líquido que ha de estar un poco caliente por el fondo y paredes del molde.

Aparte en un bol batimos los huevos y añadimos el arroz con leche que ya tenemos templado.
(No añadimos el arroz con leche caliente porque cuajaríamos los huevos batidos.)


Disponemos en el fondo del molde ya untado con el caramelo líquido los trozos de madalenas, bizcocho, o lo que queramos, aunque también podemos no poner nada.


Partimos dos o tres mitades de melocotón en trozos y los repartimos encima de la capa de bizcocho.


Cubrimos con la mezcla de huevo batido y arroz con leche.
Me quedó un poco espeso porque lo dejé enfriar demasiado pero le añadí un poco más de leche.



Horneamos a 170º - 180º  durante 30 minutos.
Para saber si está solo hay que meter una brocheta de madera o lo que solamos utilizar en el centro del puding y si sale limpio ya lo podemos sacar.

Una vez frío lo mentemos en la nevera durante unas tres horas o un poco más antes de  desmoldarlo.
El frío hace que sea más fácil y más firme a la hora de cortarlo.



Una vez frío lo desmoldamos y lo adornamos con unas rodajas de melocotón y unas guindas pero esto ya es a gustos.
También podéis adornarlo con un poco de nata montada.


¿Y  este es el corte, no me digáis que no es apetecible??
¿Queréis un trocito?


También os dejo este otro postre con arroz con leche, una tarta que aunque más complicada de elaborar está riquísima.
Un bizcocho de almendras con un relleno de arroz con leche y una cobertura de toffe y melocotón.
Si pincháis en la foto os lleva directamente a la receta.




viernes, 28 de diciembre de 2018

Ensalada de marisco en piña.


¿Que os parece esta presentación para vuestro coctel de marisco o una ensalada de fiesta?

Receta para el calendario Expert de este año.
Fotografía de David Santacruz Fontecha.

Queda precioso como veis, se puede preparar una mitad para cada dos o tres personas  y con la piña que nos sobra al vaciarla tenemos un buen postre como un helado de piña, o un pastel frío o una sencilla y rica macedonia.

Es tan sencillo que no necesita más presentación solo adaptarlo a vuestro gusto y lo que encontréis en el mercado.
Los ingredientes están puestos por persona, así os será más fácil calcular según los comensales que seáis.

De la piña utilizaremos una parte, el resto nos queda para hacer otras preparaciones, como carnes o postres.


INGREDIENTES: 

  • 1/2 piña, el único ingredientes compartido para dos o tres personas, el resto para el postre.
  • 100 gramos de hojas variadas de ensalada.
  • 8 tomates cherry.
  • Medio aguacate.
  • 6 langostinos cocidos con cabeza.
  • 10 ó 12 arándanos frescos.
Vinagreta:
  • El zumo de una naranja.
  • Una cucharadita de miel.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Una cucharada de vinagre.
  • El jugo de las cabezas de los langostinos.

ELABORACIÓN:

Conmenzamos con la vinagreta.
Sacamos el jugo de las cabezas de los langostinos apretandolas con los dedos y dejando caer su sustancia en un bol,cuidando que no nos caiga nada de su carcasa.
Mezclamos en otro bol el aceite, el vinagre, la sal, la pimienta, la miel y el jugo de los langostinos.
Añadimos poco a poco el zumo de naranja hasta que esté a nuestro gusto, seguramente no lo gastaremos todo.
Rectificamos de sal y pimienta.

Partimos la piña por la mitad cuidando de no dañar ni la piel ni las hojas.
Vaciamos  y ponemos la pulpa en un bol en trocitos pequeños.

Rellenamos la mitad de la  piña con las hojas de ensalada, los tomates cherry partidos, la carne del aguacate a trozos, una chispa de sal,  las colas de los langostinos partidos, los arándanos y los  trozos de piña que queramos.
Seguramente nos sobrará piña que usaremos para algún postre.

Hasta aquí podemos tenerlo hecho con unas dos o tres horas de antelación y conservarla con papel film para que no se reseque en la nevera.





Aliñamos con la vinagreta justo antes de servir.

Solo hay que ver el color del aliño para saber lo riquísima que está.





                                   Feliz Navidad y feliz 2019  
                       _______________________


jueves, 20 de diciembre de 2018

Hojaldre de berenjena y queso de cabra.



Y aquí tenemos el último desafío del año.
Esta vez la propuesta es de Carolina y no podía habernos dado más facilidades.
El desafío son los aperitivos navideños.

El mío es muy sencillo y se hace en pocos minutos.

INGREDIENTES:
  • Una lámina de masa de hojaldre. 
  • Una berenjena
  • Uno o dos tomates maduros pero firmes
  • Un rulo de queso de cabra.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Orégano.
  • Un huevo.




ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 200 grados.

Cortamos la berenjena en rodajas de medio centímetro más o menos.
Las ponemos a remojos unos diez minutos en agua fría con sal para que suelten todo el amargor.
Veréis como se vuelve el agua oscurita, se tira, se enjuagan las rodajas de berenjena  y se secan con papel de cocina.

En una sartén con un poco de aceite se hacen por ambos lados, no del todo, ya se acabarán en el horno. Sacamos y reservamos. No le he puesto sal porque ya la llevaba el agua de remojo y el queso de cabra ya le aporta gusto, pero esto ya a gustos.

Cortamos los tomates en rodajas finas.

Extendemos la lámina de hojaldre y la cortamos con forma cuadrada o redonda con un cuchillo, aro de emplatar o un cortador de galletas como es mi caso.

Ponemos el hojaldre cortado en una bandeja de horno con papel sulfurizado.
Pintamos los hojaldres con huevo batido ( a mi se me olvidó, upsssssss)

Hacemos capas con las rodajas de berenjena que tenemos reservadas y tomate.
Yo he puesto encima de la masa de hojaldre, una de berenjena, una de tomate, otra de berenjena y por último una de queso de cabra.


Como veis en la foto.
Se me ha olvidado pincelar primero la masa de hojaldre con el huevo batido, hubiese quedado más apetecible.

Por último un poquito de aceite de oliva y los espolvoreamos con orégano.

Solo queda meter la bandeja en el horno con calor arriba y abajo para que el grill dore el queso. y esperar que suba el hojaldre.



Ya lo tenemos listo.

Servimos caliente o templado .

Podemos tenerlo preparado, incluso montado en la nevera porque el hojaldre es mejor meterlo al horno frío.
Los hornearemos diez minutos antes de comerlos, con ese tiempo es suficiente.

¿Que os parece? sencillo ¿ verdad?


Si pincháis en el logo navideño del grupo podréis ver todas las propuestas de mis compañeras.
Seguro que entre todas os solucionamos los aperitivos de estas fiestas o porque no, una comida o cena de picoteo  para cualquier  reunión de amigos o familiares.



Agradeceros a todos los que os pasáis por mi cocina las visitas, comentarios y muchas veces mensajes privados por facebook o instagram para preguntarme dudas o simplemente saludarme.

Un blog lleva mucho trabajo. Muchos lo hacemos para tener nuestras recetas como si de un libro de cocina se tratase pero compartido con todos los que queráis verlo, por eso es de agradecer que os paséis y si tenéis un minuto comentéis.

                                          GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.




viernes, 14 de diciembre de 2018

Carré o costillar de cordero con setas



Si os gusta el cordero esta receta os va gustar.
Es muy sencilla de preparar, ya sabéis que no me complico mucho la vida, para comer bien no hace falta gastarse un dineral, por lo menos en este caso, :)))

El carré es el costillar de la carne que escojamos, pero normalmente se le llama así cuando es de cordero. De todas maneras costillar de cordero es una forma más sencilla de llamarlo.
Si a este costillar le damos la forma redonda se le llama corona.

Es una pieza que requiere un poco de experiencia a la hora de prepararlo y lo mejor es pedírselo a nuestro carnicero de confianza que estoy segura os lo preparará.
Hay que separar la carne del hueso, quitarle la piel dura para luego poderlo rellenar.

Bueno, vamos con la receta que es bien facilita y rica.

INGREDIENTES:

  • Un costillar o un carré de cordero  de 6 u 8 chuletas preparado para rellenar.
  • 250 gramos de setas variadas.
  • 4 dientes de ajo.
  • Una cebolla grandecita.
  • 2 cucharadas soperas de pan rallado.
  • Tomillo y romero en polvo y en rama.
  • Sal y pimienta.
  • Perejil picado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Hilo de cocina o bramante.
ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180 grados.

Mi carnicero me preparó la carne para rellenar pero por mis prisas no le dejé que le quitase la piel dura que tiene la carne, pero no es problema, con ir estirando y metiendo un poco el cuchillo se quita con facilidad.

Para quitarla cogemos un poco de sal y esto hace que la carne, mejor dicho la grasita que nos deja en los dedos no haga que se nos resbale.
Este truco nos viene muy bien para la piel del pollo, sobre todo en los muslos y contra muslos, probadlo y ya me contaréis.



Los huesos del costillar los envolvemos en papel de aluminio para que no se requemen en el horno.
Se puede hacer ahora o cuando esté relleno .



Pelamos y picamos la cebolla y parte de las setas.

Doramos con dos o tres cucharadas de aceite de oliva, sal, pimienta , el tomillo y el romero en polvo.


Rellenamos con el sofrito el costillar, enrollamos la carne hacía los huesos y atamos con el hilo de cocina, rodeando cada costilla para que quede prieto y no se salga el relleno.


Una vez atado le ponemos un poco de aceite de oliva y lo espolvoreamos con el pan rallado, el tomillo y el romero de nuevo.


Pasamos a la bandeja del horno y lo tapamos con papel de horno o lo metemos en una bolsa de asar con un poquito de agua.
Lo horneamos durante 35 minutos o hasta que lo veamos a nuestro gusto.

Mientras salteamos las setas con aceite, dos dientes de ajo, sal y pimienta y las hierbas como acompañamiento .

Le echaremos por encima al costillar el jugo que queda en la fuente o en la bolsa del horno y el del sofrito de las setas.



Lo podemos acompañar con una buena ensalada y tenemos un plato delicioso.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Codornices con uvas al Jerez.


Os gustan las codornices?
Si es así esta es una receta perfecta para cualquier celebración, darnos el gusto o para estas fiestas navideñas.

No son caras y como veis muy vistosas.

Al hacerlas las podemos servir como entrante, principal o como tapa teniendo un poco de imaginación.


INGREDIENTES:

  • 4 codornices.
  • Una cebolla grande.
  • 20 gramos de mantequilla.
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  •  200 gramos de uvas,(en mi caso negras y blancas.)
  • Sal y pimienta molida.
  • Romero y tomillo mejor en rama, sino, seco.
  • Hierbas provenzales  y dos clavos de olor.
  • 1/2 vaso de Jerez.
  • 1/2 vaso de caldo de pollo.
  • Unos tomates cherry optativo.
  • Hilo de cocina o bramante.
ELABORACIÓN: 

Limpiamos las codornices de restos de plumas con mucho cuidado para no dañar la piel.
Si es necesario cogemos unas pinzas.
Las lavamos y salpimentamos por dentro y por fuera.


Les atamos los muslos con el hilo de cocina para que nos quede una forma más bonita.


Partimos la cebolla en juliana y la doramos en una sartén- olla o en una olla con las paredes bajas si la tenemos con un poco de la mantequilla, el aceite, la sal, la pimienta, el romero y el tomillo a fuego medio.

¿Porqué mantequilla y aceite juntos? El aceite hará que la mantequilla no se nos queme y la mantequilla hará un sofrito más suave y de sabor delicado.
Pero aceite solo también vale, poned entonces dos cucharadas soperas.


Cuando la cebolla comience a dorarse incorporamos las codornices con el resto de la mantequilla repartida por las tres.
Las pondremos que se vayan dorando encima de la cebolla, así no se quemará la piel y se irán dorando poco a poco.


Doramos las codornices poco a poco encima de la cebolla para que no se queme la piel y quede bonita añadiendo el resto de la mantequilla un poco encima de cada una junto con las hierbas provenzales.





Las doramos las codornices por todos lados unos minutos, solo sellarlas.


Añadimos las uvas, en mi caso en racimos, me apetecía así, pero podéis poner los granos sueltos.
Incorporamos también los clavos de olor y el jerez.



Dejamos que el licor impregne bien las codornices por todos lados y que evapore un poco el licor.
Añadimos el caldo, tapamos la olla y dejamos que cueza a fuego medio-bajo durante 20 minutos.



Añadimos si deseamos algún tomate cherry en los últimos diez minutos.
Vamos vigilando las codornices, si vemos que le hace falta añadir caldo lo hacemos pero a fuego bajo dándoles la vuelta para que las pechugas queden en su punto.
Apagamos el fuego y dejamos que con el calor de la olla se acaben de hacer, es un ave que no tarda en cocerse, cuidando que no queden secas.

Las servimos calientes con las uvas y la salsa por encima.






martes, 11 de diciembre de 2018

Bizcocho de espelta, licor y manzanas enteras.



He visto por la red muchos bizcochos con peras enteras pero la verdad, no muchos con manzanas y es una fruta que me encanta.
Si a eso le añadimos harina de espelta, canela y un chorrito de licor, que más queremos!!

Al horno, enteras, si acaso con un poco de miel y algún licor para mi es un postre fantástico.
Por eso quería probar a ponerlas enteritas, con su piel y todo.

Tanto el bizcocho como la manzana se hacen a la vez y el resultado ya lo veis, absolutamente riquísimo.

Como otras veces este bizcocho se hace con la medida de un yogurt y cogeremos el envase para el resto de ingredientes  como medida, así que no necesitamos peso y si no tenemos batidora con unas varillas es suficiente.

Muchas veces hago este mismo bizcocho con variaciones, siempre queda bien.
Ya sabéis que el mismo bizcocho se le puede añadir, chocolate en polvo, colacao o nesquit, algún fruto seco o otro tipo de fruta.

INGREDIENTES:
  • Un yogurt natural.
  • Una medida de aceite de girasol.
  • Dos medidas de azúcar moreno o panela. ( se puede sustituir por azúcar blanquilla o una medida de azúcar y otra de miel)
  • Tres medidas de harina de espelta en mi caso, queda más esponjoso y con un sabor más delicado que la harina normal, pero también la podemos poner.
  • Ralladura de un limón.
  • Un sobre de levadura de repostería.
  • Un poco de licor, el que más os guste, Cointreau, Licor de manzana, de pera, un vermouth rojo le va genial, mirad lo que hay en casa. Esto claro si no hay niños.
  • Dos manzanas enteras, la variedad que más os gusten.
  • Una cucharada de postre de canela.
  • Una pizca de sal.
  • Un molde de cake de 22 cm. Si lo cogéis más grande os quedará más bajito el bizcocho.
  • Una hoja de papel de horno parafinado.
Almíbar de licor: Optativo.
  • Un vaso de agua.
  • Un vaso de azúcar blanquilla, si le ponemos azúcar morena le daremos color y algo de sabor.
  • 40 ml del licor que hayamos escogido.
ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar y la ralladura del limón hasta que doblen su volumen.



Incorporamos el resto de ingredientes, la harina recordar que queda mucho mejor si la pasamos por un colador.
En la foto parece que haya dos harinas pero al tamizar la espelta siempre queda la parte integral que es más gruesa y no pasa, pero aún así lo hago, queda más esponjosa.
Batimos hasta que quede una mezcla homogénea y sin grumos.



Forramos el molde con el papel de horno estirándolo para que quede una pared por encima del molde,así cuando el bizcocho suba no se nos desbordará.
Tened en cuenta que las manzanas ocupan un volumen y este hará que el bizcocho ocupe también más sitio y en este caso como queremos que quede alto será hacia arriba porque el molde es de 
22 cm.


Ponemos en el fondo del molde una capa de unos dos dedos de masa.
Metemos las dos manzanas, si pongo una más el molde tendría que haber sido mayor, y continuamos incorporando masa con cuidado, entre las dos manzanas, que se vaya repartiendo bien por todo el molde.


Horneamos a 180 grados durante 45 minutos calor arriba y abajo y si tenéis aire también, yo lo tengo y mirad como ha quedado.
El tiempo puede ser más o menos dependiendo del horno, lo mejor es ir pinchándolo cuando falten 10 minutos con una brocheta y si sale limpia ya lo tenemos. 






Si no queremos ponerle el almíbar lo dejamos enfriar en el molde y con el mismo papel lo sacamos una vez frío.
Ya lo tenemos listo para cortar y servir.


Si deseamos añadirle el almíbar ponemos los líquidos en un cazo y calentamos hasta que nos quede un jarabe fino, no muy espeso.
Con el bizcocho todavía caliente lo vamos rociando por encima para que vaya empape, si fuese necesario lo pinchamos con la brocheta para que se moje por todos lados.


Es hora de servirlo y disfrutar de el.