sábado, 16 de marzo de 2019

Torta Pascualina o Pasqualina.


Esta es una receta que tenía muchas ganas de hacer y por fin os la muestro con un paso a paso, algo que he  creído necesario ya que la primera que cocine no salió muy bien, los ingredientes no eran los correctos y como muchos de nosotros si no es de nuestro agrado no lo publicamos.
Como dice Su de Webos Fritos nadie nace enseñado, ¿verdad?

Esta ya no solo salió muy rica, también muy bonita y con un corte que lo dice todo, por eso con el paso a paso os muestro también unos trucos para que quede así de lucida.

El molde que he empleado es de 23 cm desmoldable. ¿Porqué este tamaño? podemos hacerla con un molde más pequeño pero si queremos como en mi caso poner cuatro huevos y que queden centrados este es el tamaño ideal.
Si paseáis por la red, veréis que a veces ponen los huevos ya duros, pero la verdad, no me agrada mucho cocerlos dos veces así que prefiero ponerlos crudos y para eso han de ser muy frescos para que quede la yema centrada y que no se os rompa la yema cuando los acomodemos en la masa.
Con las cantidades que os pongo en la receta queda una torta alta, jugosa y con un corte así de bonito.

La Torta Pascualina o Pasqualina es una torta salada y cocida al horno típica de la época Pascual de ahí su nombre.
Como nos cuenta Wilkipedía proviene de Italia, en concreto de Liguría aunque se hace en otras localidades italianas, cada una a su estilo, incluso las hay dulces.
También la encontramos en Uruguay, Paraguay, Chile y Argentina debido a la inmigración italiana que llegó a estos países.

El relleno suele ser con acelga, espinaca o  alcachofa pero esta última se ponía menos debido a su alto precio, la que escojamos salteadas con ajo.
Tampoco debe faltar los huevos, queso tanto parmesano rallado como  ricotta o un buen queso freco que desmenuzaremos, nuez moscada, orégano, sal y pimienta.

Para envolverla se empleaban hojas finas de masa pero en la actualidad se puede usar la masa filo, el hojaldre o la masa quebrada.


INGREDIENTES:
  • 3 paquetes de masa quebrada.
  • 300 gramos de hojas de espinacas hervidas y escurridas. 500 gramos de hoja fresca.
  • 400 gramos de hojas de acelgas hervidas y escurridas. 500 gramos de hoja fresca.
  • 2 cebollas medianas picadas.
  • Un diente de ajo picado.
  • 7 huevos M.
  • 400 gramos de queso ricotta.
  • 150 gramos de queso parmesano rallado.
  • Sal y pimienta.
  • Orégano seco.
  • Nuez moscada.
  • Cuatro cucharadas soperas de pan rallado.
  • Tres cucharadas soperas de mostaza.
  • Dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • Un molde desmoldable de 23 centímetros redondo.
  • Una hoja de papel sulfurizado.

ELABORACIÓN:

Doramos en una sartén con el aceite el ajo picado y las cebollas picadas a fuego medio-bajo para que no se nos quemen y queden transparentes.
Tanto las acelgas como las espinacas las hervimos con una chispa de agua y sal, con unos pocos minutos es suficiente.  Una vez hechas las escurrimos bien, apretándolas si fuese necesario ( no queremos que suelten líquidos una vez hecho el pastel).
Las espinacas las podemos añadir al sofrito sin hervir, ya que enseguida se vuelven maleables y de esta manera no sueltan nada de agua.
Añadimos las acelgas y las espinacas bien escurridas al sofrito del la cebolla y el ajo con sal, pimienta, orégano al gusto y un poco de nuez moscada.



Desmenuzamos el queso ricotta en un bol y le añadimos un poco de sal y pimienta, el orégano y la nuez moscada, removemos.


Echamos el sofrito que tenemos reservado al bol del queso ricotta y mezclamos bien, no hace falta que quede hecho una pasta, queda más bonito que se diferencien los dos colores, el blanco del queso y el verde de la acelga y la espinaca.



Añadimos dos huevos enteros y la mitad del queso rallado con un poco más de sal.
Removemos para que se integren bien, cogemos un poco y lo probamos para ver si nos hace falta más sal o alguna especia.
Ya tenemos la farsa del relleno hecha.
Reservamos.


Forramos el fondo del molde desmoldable con una hoja de papel sulfurizado para horno.
Acomodamos dos de las tres masas por el fondo del molde y las paredes dejando que sobre un poco por encima ya que al hornear suele encoger la masa y no quedaría  bien.

Pinchamos toda la superficie con un tenedor, tanto el fondo como las paredes.


Pincelamos el fondo y las paredes de la masa con las cucharadas de mostaza, esto le dará más sabor, pero si no os gusta no lo pongáis.
Espolvoreamos igualmente fondo y paredes de la masa con parte del pan rallado.
¿Para que es esto? Al hacerlo así el relleno quedará más adherido a la masa, se asentará mejor y no formará huecos al hornearse.


Echamos el relleno y con una cuchara lo distribuimos bien y aplastamos un para que no nos quede ningún hueco y que el corte nos quede perfecto.

Hacemos cuatro cavidades en el relleno con la parte de abajo de una cuchara sopera, así podremos acomodar ahí los huevos  y que no esparzan por todo el relleno.


Dejamos caer 4 de los huevos sin cáscara por supuesto en cada hueco.
Todavía nos sobra un huevo, este hay que reservarlo para el final.


Por encima echamos el resto del queso rallado y  después el resto del pan rallado que teníamos reservado.

Al hacer estos dos últimos pasos conseguiremos que la tapa de masa que pondremos ahora no se infle encima del relleno al hornearse y nos deje huecos.

Antes de poner la última masa que hace de tapadera, señalaremos los huevos poniendo unos palillos entre la masa y el molde, como veis en la foto de abajo.
Con los palillos también indicaremos el centro del huevo, así cortaremos la primera porción justo por el centro del huevo.
Esto lo hacemos solamente si queremos lucirnos con el primer corte.
También podemos señalarlo con un adorno especial que nosotros sepamos y nos indique donde esta el huevo.



Batimos el último huevo.
Con un pincel untamos con huevo todo el borde de la masa donde hemos puesto el relleno para que haga de pegamento con la que cubriremos la torta.
Ponemos la última masa cubridiendo todo el relleno.
Dejaremos que sobre un poco a los lados para que poderla unir a lo que sobraba de las paredes.
Yo la he doblado una sobre otra y con un tenedor las he unido haciendo surcos.
Adornamos con la masa restante como más nos guste haciendo  en el centro  un hueco que nos servirá de chimenea, así por ella escapará el vapor que se forme dentro y no se nos agrietará.


Horneamos con el horno precalentado a 180 grados durante 55 minutos, calor arriba y abajo.


Un truco, pongo la rejilla del horno en la parte superior con un papel de hornear que quito casi al final para que dore ya a mi gusto, así no se nos quemará la superficie en exceso.
Como veis la masa queda casi despegada de las paredes al acabar de hornearla y los palillos nos indicarán donde pusimos los huevos.

Dejamos enfriar o por lo menos que este templada antes de sacar y cortar para servir.


Fijaos que bonito ha quedado el corte con el huevo bien centrado, ¿Merece la pena, verdad?


Espero que os haya gustado y que con estas explicaciones os aventuréis a hacerla, os aseguro que merece la pena.




viernes, 22 de febrero de 2019

Sushi fácil, sin pescado crudo.



Este mes de Febrero Desafío en la cocina nos lleva a Japón, ahí es nada.
Rocío nos ha propuesto hacer Sushi en la versión que más nos guste o que prefiramos.

Debíamos hacer o escoger entre los Makis, Urimaki, Nigiri o California Rolls.

Cualquiera de ellas no son difíciles de elaborar, por supuesto para comerlos en casa aunque no nos salgan perfectos nos van a gustar ya que llevan los ingredientes que escojamos y el sabor va a resultar rico aunque no esté el arroz bien apretadito o nos quedemos un poco cortos con el relleno.
En cualquier caso solo hay que seguir las instrucciones que se dan en las recetas y luego ponerle mucho cariño, ese es el ingrediente principal.

Para mi es la primera vez que los hago pero no será la última.
Estos desafíos es lo que tienen, que algo que no habría pensado hacer acabamos haciéndolo y no una sola vez.

Tengo que decir que no quería hacerlos con pescado crudo así que puse salmón marinado y anchoas pero también podéis poner gambas hervidas o palitos de cangrejo o incluso pollo.

Comenzamos con el arroz de sushi, igual para  cualquiera de las elaboraciónes.

INGREDIENTES de arroz para SUSHI:
Los ingredientes los encontramos en cualquier supermercado o gran superficie.


  • 250 gramos de arroz para sushi. 
  • 6 cucharadas soperas de vinagre de arroz 
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • 3/4 de cucharadita de azúcar.
  • Un trozo de alga Nori.
INGREDIENTES PARA ELABORAR EL SUSHI:
  • Alga Nori, En mi caso un paquete pequeño, unas seis hojas.
  • 150 gramos de salmón marinado .
  • Una lata de anchoas en aceite de oliva.
  • Un pepino.
  • Cuatro cucharadas soperas de mayonesa.
  • Salsa de soja.
  • Un aguacate maduro.
  • Unas hojas de lechuga.
  • Sésamo.
  • Una esterilla para enrollar
Echamos el arroz dentro de un colador y este en un recipiente lo suficientemente grande para que quepa dentro.
Llenamos de agua el recipiente hasta que cubra el arroz, removemos y veremos como el agua queda blanquecina. 
Tiramos ese agua y seguimos lavando el arroz hasta que el agua salga clara.
Yo lo tuve que hacer unas siete veces.
 Para cocerlo ponemos el arroz en una olla y le echamos el doble de agua y el trozo de alga Nori (el alga es algo optativo).

Cocemos primero a fuego fuerte durante dos minutos, y sobre 15 minutos a fuego suave durante 15 minutos o hasta que se haya consumido el agua. Quitamos del fuego y tapamos.

Mientras reposa el arroz ponemos en un cazo el vinagre y calentamos.
Una vez caliente añadimos  la sal y  el azúcar, removemos hasta que se disuelva los dos ingredientes en el vinagre.
Echamos el arroz en una fuente grande esparciéndolo bien y le vamos echando el aliño de vinagre por todo el arroz, removiéndolo con mucho cuidado para que no se apelmace ni se rompa abanicándolo si hace falta para que enfríe antes. Reservamos.


ELABORACIÓN:

Forramos la esterilla con papel film, así no se manchará ni se meterá nada entre los huecos.
Ponemos una hoja de alga nori sobre la esterilla con la parte rugosa hacía arriba.

Lavamos bien el pepino, le quitamos la piel pero solo en parte y lo partimos en tiras finas.
Podemos hacer esto unas horas antes y ponerlo a marinar en vinagre de arroz para que coja sabor.

Pelamos y partimos el aguacate a láminas.
Partimos también a tiras finas el salmón marinado.
Sacamos las anchoas del envase y separamos.

Comenzamos haciendo el Sushi:

Cogemos un alga y le cortamos una tercera parte, sino el sushi sería muy gordo, no de un bocado.


Comenzamos esparciendo encima del alga una parte del arroz, fomando una capa fina por casi toda el alga pero sin llegar hasta el final ya que al enrollar el arroz se va desplazando y de esta manera no se nos saldrá.

Encima del arroz ponemos una o dos cucharadas de mayonesa.


Encima de la mayonesa disponemos los ingredientes que queramos que nos sirvan de relleno.
En mi caso, pepino a tiras, aguacate y salmón.


Vamos enrollando con ayuda de la esterilla el alga con el relleno, dándole forma cuadrada, apretando con los dedos con suavidad.


Asi, vamos enrollando hasta que llegamos casi al final.
Mojaremos el sobrante del alga que queda al final con un poco de agua para que el borde quede pegado al resto del rollito.


Enrollamos el rollo en papel film como si fuese un caramelo para guardarlo en la nevera , mejor hacerlos unas horas antes, así cogerán firmeza y sabor antes de partirlos.



Cuando queramos partirlos, primero hay que hacerlos en dos mitades y luego hacer mitades otra vez así hasta que los tengamos a la medida de un bocado.



Este es el corte que ha quedado, la verdad tenía que haber puesto un poco más de relleno pero no me quejo, estaban buenísimos y son una monada, verdad?


Vamos a por los siguientes, esta vez quedará el arroz por fuera, ya veréis que sencillo es también.

Ponemos otra alga encima de la esterilla forrada con papel film.
Esparcimos el arroz mojándonos las manos con agua, acordaros, sino se nos quedará pegado a ellas.
Esparcimos por encima del arroz un poco de sésamo.


Picamos muy, muy fino unas tiras de pepino y lo esparcimos también por encima del arroz.


Apretamos con la mano suavemente para que tanto el pepino como el sésamo quede fijado al arroz.

Damos la vuelta al alga con un poco de rapidez para que quede el arroz tocando el papel film y el alga hacía arriba.



He untado un poco el alga con mayonesa y encima he puesto lechuga, pepino y anchoas.
Esta foto no la tengo, sorry.

Enrollamos de igual manera que el anterior y vemos que el arroz queda por fuera.

Lo envolvemos en papel film como el anterior y dejamos también en la nevera.


Yo tuve los rollitos hasta el día siguiente, los saqué partí en las porciones y serví con salsa de soja y una mayonesa con pepino, sal , pimienta.


Si os gusta el picante podéis usar el wasabi, pero la verdad es que a mi no me gusta, es demasiado fuerte.

Estos son mis promeros sushis, pero desde luego no los últimos.
Mis compañeras han hecho una variedad increíble de ellos y desde luego yo voy a ser la primera en aprender de ellos.
Pinchad en el logo y vais a todas esas recetas que os llevarán derechitas a Japón.








viernes, 25 de enero de 2019

Cocido lebaniego. Liébana, Cantabria.



El cocido lebaniego es un cocido típico de Cantábria, de la comarca de Líebana.
Un plato potente, con un gran aporte calórico. Perfecto para soportar el frío y el trabajo duro.

Con todo lo que lleva desde luego es un plato único, si acaso un poco de ensalada como es costumbre en muchas casas, sea de la parte de España que sea.

Se comienza por la sopa en la que podemos incluir los rellenos o comerlos luego con los garbanzos, la berza o el repollo que dependerá de lo que encontremos en el mercado y las carnes junto con el compango, lo que aquí llamamos embutidos.



INGREDIENTES:
  • 200 gramos de panceta.
  • 400 gramos de morcillo o garreta.
  • 200 gramos de cecina.
  • Una punta de jamón serrano.
  • 150 gramos de chorizos.
  • 2 morcillas.
  • Un hueso de ternera.
  • 2 muslos de pollo o medio pollo.
  • 200 gramos de verduras de cocido, entre nabo, chiribía, puerro y zanahoria. (optativo, no suele llevarlo pero yo se lo he puesto.
  • 500 gramos de garbanzos en remojo la noche anterior.
  • 6 - 7 patatas.
  • 400 gramos de berza o col hervida y escurrida.
  • 3 huevos.
  • 100 gramos de fideos.
Para los rellenos:
  • 3 dientes de ajo.
  • Perejil picado.
  • 2 huevos M
  • 200 gramos de pan remojado en leche y escurrido.
  • Aceite de oliva y una cucharada de pimentón de la Vera.


ELABORACIÓN:

En una olla metemos los garbanzos que tendremos a remojo desde la noche antes.
Echamos en la olla unos tres litros de agua y ponemos a cocer a fuego fuerte, cuando este hirviendo bajamos un poco y los tenemos sobre 45 minutos.
Añadimos las carnes, el hueso de ternera, las morcillas, los chorizos, las verduras y sal.
Añadimos agua fría  unos 4 dedos por encima de todo y seguimos cociendo durante dos horas.
Cocemos tres huevos en una cazo aparte cubiertos de agua hasta que estén hechos, unos doce minutos  a partir de cuando empieza a hervir, enfriamos bajo el grifo y los metemos en la nevera para que enfríen.


Pelamos las patatas dejándolas enteras, las añadimos al cocido  pasadas las dos horas. y seguimos cociendo media hora más, hasta que estén hechas.
Si le hace falta añadir agua al cocido este es el momento, por supuesto fría.


Mientras se cocina el cocido hacemos los rellenos.
Ponemos el pan a remojo con un poco de leche.
Cuando esté el pan blando lo escurrimos apretándolo con la mano. Reservamos.
Sacamos de la olla un poco de chorizo y de panceta, lo ponemos en un plato y lo troceamos o lo picamos muy bien.
En un bol echamos la miga de pan reservada, dos huevos, perejil picado, el chorizo y el tocino picado.
Hacemos como unas croquetas ovaladas y las freímos en abundante aceite dándoles la vuelta para que se frían por todos lados, sacamos y reservamos en papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

La berza o el repollo se cuecen en una cazuela con agua y sal unos 20 minutos, hasta que veamos que está tierna, escurrimos bien y reservamos.

En una sartén con unas tres cucharadas soperas de aceite de oliva se fríen tres dientes de ajo picado o en láminas, se añade un poco de pimentón, a gusto de cada uno ( rápido para que no se requeme), se le da una unas vueltas con una cuchara y se añade este refrito por encima de la berza. Se mezcla un poco para que toda ella coja el sabor del refrito. Se reserva caliente.



En una olla dependiendo de cuantos seamos se hecha caldo del cocido pasado por un colador si queremos, y se hacen los fideos finos.

Una vez hechos se sirven los fideos con dos o tres rellenos y un poco de los huevos duros picados y un poco de jamón picado o cecina que habremos sacado del cocido.

En una fuente, serviremos a continuación, los garbanzos, las carnes, el compango o los chorizos, morcilla y jamón junto con el resto de los rellenos ( si sobran) la berza con el refrito, las patatas y algo de las verduras del cocido si os gusta .



Como habéis visto es una comida perfecta para combatir el frío y de la que no podemos hacer poca cantidad, pero eso nos viene muy bien ya que luego podemos congelar el caldo en porciones y el resto cada cosa por separado para ir cogiendo la cantidad que nos apetezca.
Aguanta muy bien en la nevera de 4 a 5 días en el lugar más frío y bien tapado el recipiente que os aconsejo que sea de cristal con plástico film.


viernes, 18 de enero de 2019

Puding de arroz con leche y melocotones


Si sois fan del arroz con leche como yo este es vuestro postre.

Lo hice este verano y no había podido publicarlo hasta ahora pero la verdad que aunque haga frío es igual de apetecible .

Es un postre que podemos preparar con antelación, es más debemos hacerlo así porque su sabor será más intenso y también al estar más tiempo al frío podremos cortarlo con más facilidad.

Sencillo a rabiar, tanto que lo pueden hacer los principiantes en la cocina.

Un truco es que si os gusta el arroz con leche pero no queréis encontrar los granos del arroz podemos triturarlo una vez hecho, antes de mezclarlo con los huevos batidos.



INGREDIENTES:
  • 800 ml de leche, en mi caso entera.
  • 100 gramos de arroz rendondo normal, no bomba, hace falta más leche.
  • Un palo de canela.
  • Piel de naranja y de limón.
  • 4 huevos.
  • De 6 a 8 cucharadas soperas de azúcar, depende de tu gusto.
  • Caramelo líquido.
  • Un bote de melocotón en almíbar de 840 gramos
  • Unos trozos de bizcocho, toña, magdalenas, cruasanes que nos hayan quedado duros.Opcional.


Elaboración:

Hacemos el arroz con leche calentando la leche con las pieles de naranja y limón y el palo de canela.
Dejamos que infusione unos 15 minutos, después sacamos el limón, la naranja y la canela.
Ponemos la leche a calentar de nuevo y añadimos el arroz, vamos removiendo para que no se pegue y cuando veamos que ha absorvido el arroz casi por completo la leche añadimos el azúcar y seguimos removiendo hasta que lo tengamos listo.

El arroz tiene que quedar blando y cremoso. Dejamos que enfríe.

Mientras untamos el molde con el caramelo líquido que ha de estar un poco caliente por el fondo y paredes del molde.

Aparte en un bol batimos los huevos y añadimos el arroz con leche que ya tenemos templado.
(No añadimos el arroz con leche caliente porque cuajaríamos los huevos batidos.)


Disponemos en el fondo del molde ya untado con el caramelo líquido los trozos de madalenas, bizcocho, o lo que queramos, aunque también podemos no poner nada.


Partimos dos o tres mitades de melocotón en trozos y los repartimos encima de la capa de bizcocho.


Cubrimos con la mezcla de huevo batido y arroz con leche.
Me quedó un poco espeso porque lo dejé enfriar demasiado pero le añadí un poco más de leche.



Horneamos a 170º - 180º  durante 30 minutos.
Para saber si está solo hay que meter una brocheta de madera o lo que solamos utilizar en el centro del puding y si sale limpio ya lo podemos sacar.

Una vez frío lo mentemos en la nevera durante unas tres horas o un poco más antes de  desmoldarlo.
El frío hace que sea más fácil y más firme a la hora de cortarlo.



Una vez frío lo desmoldamos y lo adornamos con unas rodajas de melocotón y unas guindas pero esto ya es a gustos.
También podéis adornarlo con un poco de nata montada.


¿Y  este es el corte, no me digáis que no es apetecible??
¿Queréis un trocito?


También os dejo este otro postre con arroz con leche, una tarta que aunque más complicada de elaborar está riquísima.
Un bizcocho de almendras con un relleno de arroz con leche y una cobertura de toffe y melocotón.
Si pincháis en la foto os lleva directamente a la receta.




viernes, 28 de diciembre de 2018

Ensalada de marisco en piña.


¿Que os parece esta presentación para vuestro coctel de marisco o una ensalada de fiesta?

Receta para el calendario Expert de este año.
Fotografía de David Santacruz Fontecha.

Queda precioso como veis, se puede preparar una mitad para cada dos o tres personas  y con la piña que nos sobra al vaciarla tenemos un buen postre como un helado de piña, o un pastel frío o una sencilla y rica macedonia.

Es tan sencillo que no necesita más presentación solo adaptarlo a vuestro gusto y lo que encontréis en el mercado.
Los ingredientes están puestos por persona, así os será más fácil calcular según los comensales que seáis.

De la piña utilizaremos una parte, el resto nos queda para hacer otras preparaciones, como carnes o postres.


INGREDIENTES: 

  • 1/2 piña, el único ingredientes compartido para dos o tres personas, el resto para el postre.
  • 100 gramos de hojas variadas de ensalada.
  • 8 tomates cherry.
  • Medio aguacate.
  • 6 langostinos cocidos con cabeza.
  • 10 ó 12 arándanos frescos.
Vinagreta:
  • El zumo de una naranja.
  • Una cucharadita de miel.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Una cucharada de vinagre.
  • El jugo de las cabezas de los langostinos.

ELABORACIÓN:

Conmenzamos con la vinagreta.
Sacamos el jugo de las cabezas de los langostinos apretandolas con los dedos y dejando caer su sustancia en un bol,cuidando que no nos caiga nada de su carcasa.
Mezclamos en otro bol el aceite, el vinagre, la sal, la pimienta, la miel y el jugo de los langostinos.
Añadimos poco a poco el zumo de naranja hasta que esté a nuestro gusto, seguramente no lo gastaremos todo.
Rectificamos de sal y pimienta.

Partimos la piña por la mitad cuidando de no dañar ni la piel ni las hojas.
Vaciamos  y ponemos la pulpa en un bol en trocitos pequeños.

Rellenamos la mitad de la  piña con las hojas de ensalada, los tomates cherry partidos, la carne del aguacate a trozos, una chispa de sal,  las colas de los langostinos partidos, los arándanos y los  trozos de piña que queramos.
Seguramente nos sobrará piña que usaremos para algún postre.

Hasta aquí podemos tenerlo hecho con unas dos o tres horas de antelación y conservarla con papel film para que no se reseque en la nevera.





Aliñamos con la vinagreta justo antes de servir.

Solo hay que ver el color del aliño para saber lo riquísima que está.





                                   Feliz Navidad y feliz 2019  
                       _______________________


jueves, 20 de diciembre de 2018

Hojaldre de berenjena y queso de cabra.



Y aquí tenemos el último desafío del año.
Esta vez la propuesta es de Carolina y no podía habernos dado más facilidades.
El desafío son los aperitivos navideños.

El mío es muy sencillo y se hace en pocos minutos.

INGREDIENTES:
  • Una lámina de masa de hojaldre. 
  • Una berenjena
  • Uno o dos tomates maduros pero firmes
  • Un rulo de queso de cabra.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Orégano.
  • Un huevo.




ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 200 grados.

Cortamos la berenjena en rodajas de medio centímetro más o menos.
Las ponemos a remojos unos diez minutos en agua fría con sal para que suelten todo el amargor.
Veréis como se vuelve el agua oscurita, se tira, se enjuagan las rodajas de berenjena  y se secan con papel de cocina.

En una sartén con un poco de aceite se hacen por ambos lados, no del todo, ya se acabarán en el horno. Sacamos y reservamos. No le he puesto sal porque ya la llevaba el agua de remojo y el queso de cabra ya le aporta gusto, pero esto ya a gustos.

Cortamos los tomates en rodajas finas.

Extendemos la lámina de hojaldre y la cortamos con forma cuadrada o redonda con un cuchillo, aro de emplatar o un cortador de galletas como es mi caso.

Ponemos el hojaldre cortado en una bandeja de horno con papel sulfurizado.
Pintamos los hojaldres con huevo batido ( a mi se me olvidó, upsssssss)

Hacemos capas con las rodajas de berenjena que tenemos reservadas y tomate.
Yo he puesto encima de la masa de hojaldre, una de berenjena, una de tomate, otra de berenjena y por último una de queso de cabra.


Como veis en la foto.
Se me ha olvidado pincelar primero la masa de hojaldre con el huevo batido, hubiese quedado más apetecible.

Por último un poquito de aceite de oliva y los espolvoreamos con orégano.

Solo queda meter la bandeja en el horno con calor arriba y abajo para que el grill dore el queso. y esperar que suba el hojaldre.



Ya lo tenemos listo.

Servimos caliente o templado .

Podemos tenerlo preparado, incluso montado en la nevera porque el hojaldre es mejor meterlo al horno frío.
Los hornearemos diez minutos antes de comerlos, con ese tiempo es suficiente.

¿Que os parece? sencillo ¿ verdad?


Si pincháis en el logo navideño del grupo podréis ver todas las propuestas de mis compañeras.
Seguro que entre todas os solucionamos los aperitivos de estas fiestas o porque no, una comida o cena de picoteo  para cualquier  reunión de amigos o familiares.



Agradeceros a todos los que os pasáis por mi cocina las visitas, comentarios y muchas veces mensajes privados por facebook o instagram para preguntarme dudas o simplemente saludarme.

Un blog lleva mucho trabajo. Muchos lo hacemos para tener nuestras recetas como si de un libro de cocina se tratase pero compartido con todos los que queráis verlo, por eso es de agradecer que os paséis y si tenéis un minuto comentéis.

                                          GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.