lunes, 20 de diciembre de 2021

Cinnamon roll, de lo que más os guste.

 



Para el desafío de este mes de Diciembre en el grupo DESAFÍO EN LA COCINA nos han propuesto elaborar CINNAMON ROLL , estos pastelitos tan famosos hechos con una masa parecida a la de brioche, extendida, rellena de mil sabores, eso ya a gusto de la casa donde se hagan, enrollado, cortado y horneado.
Se cubren con glasa, mermelada, de lo que más os apetezca, saldrán ricos se cubran o no, dependerá de lo golosos que seáis. 

No quería hacer mucha cantidad por las fechas en las que estamos y por todos los dulces que son típicos de estas fechas  por eso no quería pasar de 400 gramos de harina y aún así han salido bastantes y además grandecitos, es una masa que crece mucho.


Ingredientes:
  • 400 gramos de harina de fuerza.
  • 20 gramos de levadura fresca.
  • 50 ml de agua tibia o zumo de naranja.
  • 100 ml de leche tibia.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 1 huevo L
  • Una pizca de sal.
  • 80 gramos de azúcar.
  • Un sobre  de azúcar avainillado o un poco de la vinilla que soláis utilizar y a vuestro gusto.
Relleno:
  • Cuatro manzanas peladas y cortadas finas.
  • Un poco de mantequilla.
  • Azúcar y canela en polvo.

Elaboración:

Mezclamos primero el agua y el zumo tamplado junto con la levadura y el azúcar, removemos y reservamos.
En el bol de la amasadora echamos la harina, la sal, el huevo y la mezcla de la preparación anterior.
Mezclamos con el gancho de amasar pan hasta que tengamos bien unidos los ingredientes.


Es el momento de añadir la mantequilla en pomada y seguir amasando.
Al principio parece que no se une la mantequilla a la bola de masa pero ya veréis como al final todo queda bien mezclado.
Quedará una masa brillante y uniforme.



La dejamos levar unos quince minutos y la metemos al frigorífico toda la noche o para hornearlos por la mañana cuando nos levantemos o bien la dejamos levar del todo para hacerlos el mismo día.
El levado durará dependiendo de la temperatura que hay en la cocina, si es invierno o verano necesitará más tiempo para ello.



Pongo la  masa en un bol aeitado y lo cubro con papel film para introducirlo en la nevera y que leve ahí toda la noche.
Al día siguiente lo saco y dejo templar una media hora.
Lo echo a la mesa de trabajo con una chispa de harina espolvoerada por la mesa.
Lo extendemos con el rodillo hasta que formemos un rectángulo.


Las manzanas las habremos pelado y cortado en rodajas finas. Las hecho en la sartén con un poco de mantequilla, azúcar y canela ( en este caso no le puse).

He cortado la masa en dos partes para ponerles dos rellenos que me apetecízn.
En una mitad he extendido un poco de mantequilla y he acomodado los trozos de manzana.


He enrollado la masa como si fuese un brazo de gitano.



Cortamos el rollo en porciones de igual tamaño.


Disponemos las porciones en un molde o un recipiente cubierto con papel de horno.


Hacemos lo mismo con la otra mitad pero con el relleno de mermelada, en mi caso me encanta la de naranja amarga.


He untado primero la masa con mantequilla a temperatura ambiente y luego he extendido la mermelada.




Enrollamos y cortamos en porciones.


Las disponemos en otro molde.
IMPORTANTE:
Hay que dejar espacio entre las porciones porque crecen mucho, primero durante el levado y luego en el horno siguen creciendo.


Pincelamos con leche los rollitos, como veis sin escurrir la brocha, se llenan casi las coracolas con la leche.


Igual con las de manzana.


Bien cubiertos de leche.



Horneamos a 200 grados los primeros 10 minutos y bajamos a 180 otros cinco o diez minutos más, dependiendo del horno hasta que estén dorados.


No pasaros de tiempo de horno porque quedarán muy secas.




Con las caracolas todavía calientes si queremos hacemos una glasa:
  • Con zumo y azúcar glas.
  • Con leche y azúcar glas.
  • Mermelada por encima.
  • Con una glasa de queso de untar, un poco de leche y azúcar glas.
O sin ninguna glasa, no soy muy amante de ellas.



Os aseguro que desaparecerán en  un plis plas.


Quedan esponjosas y tiernas.


Estas nos las hemos comido con nata y chocolate rallado por encima.

Pichad en el logo para ver todos las propuestas de mis compañeras.






                                                     FELIZ NAVIDAD

miércoles, 15 de diciembre de 2021

Pasteles salados de gambas y aguacates.

 


Estos pastelitos salados son ideales para cualquier día festivo, en invierno o en verano, siempre gustan.

Teniendo los ingredientes preparados, tanto el relleno como el pan de molde por separado, se montan en unos minutos y servimos recién montados para que el pan no se ablande.

A los ingredientes del relleno le añadimos o quitamos el ingrediente que creamos conveniente o nos guste o disguste más en casa y así los adaptamos a nuestros gustos.

INGREDIENTES:

  • 3 patatas
  • 1 zanahoria.
  • 2 aguacates.
  • 2 latas de atún 
  • 1 bote de aceitunas.
  • 4 huevos cocidos.
  • 250 gramos de gambitas cocidas.
  • Rebanadas de pan de molde.
  • 4 pepinillos en vinagre.
  • 100 gramos de guisantes cocidos pequeños (bote).
  • Mayonesa.
  • Aro de emplatar.
ELABORACIÓN:

Cocemos las patatas con piel y las zanahorias hasta dejarlas cocidas pero al dente.

Las sacamos , las pelamos y las cortamos en cuadraditos pequeños.

Pasamos a un bol y añadimos los aguacates pelados y cortados también en cuadraditos pequeños.

Añadimos  los huevos cocidos picados menos dos de las yemas para adornar al final del montaje del plato.

Incorporamos los pepinillos y las aceitunas picadas ( dejando unas cuantas para adornar )junto con la mitad de las  gambas cocidas. (el resto es para adornar al final del emplatado.)

Añadimos los guisantes, el atún, un poco, pero poco de mayonesa  y mezclamos.

Probamos y rectificamos de sal.

Estiramos las rebanadas de pan de molde con un rodillo y cortamos con el aro de emplatar para darles una forma más bonita. En mi caso redondo pero esto ya a gustos o con el aro que tengamos.

Hasta aquí podemos tenerlo todo preparado con antelación hasta la hora de servir que emplataremos

Introducimos en el aro una rebanada de pan que untamos con mayonesa, poquita.
Ponemos una capa de la ensaladilla hecha, sobre esta otro disco de pan que también untamos con mayonesa y un poco más de ensaladilla.

Acabamos con otro disco de pan también untado con mayonesa.

Quitamos el aro y hacemos la misma operación con el resto de emplatados. 

Esta cantidad la hice para cuatro pero seguro que os sobra para alguno más, si sois más comensales añadir algo más de ingredientes.

Adornamos encima de cada pastelito con las yemas picadas, dos o tres gambitas cocidas ( si preferimos abiertas a lo largo ) y unas aceitunas partidas o a rodajas o por la mitad o muy picadas.


Mirad que vistosos y que bonitos quedan.

Adornar el plato con unos tomates cherry partidos o con algunos brotes de ensalada, eso ya a gustos y lo que tengamos.

Espero que os guste.

domingo, 5 de diciembre de 2021

Solomillo Wellington, paso a paso , fácil y económico.




Tenía muchas, muchas ganas de hacer esta receta y para ello he visto mil recetas y videos.

Nadie nace enseñado y tiene algunos pasos son  imprescindibles para que quede medianamente bien y no se separe el relleno de la carne y del hojaldre.

Os voy a detallar con un paso a paso de esos rolleros míos como lo he hecho para facilitaros la elaboración y que no os volváis loquillos a la hora de hacerla.

Esta es la primera vez que lo hago y bueno, estoy bastante contenta con el resultado y con lo rica que está.

La preparé para el catálogo de Expert de este año, la fotografía es de David Santacruz Fontecha.

Para elaborarla podemos utilizar por supuesto un solomillo de ternera, cerdo, o también un buen redondo de ternera no muy grande, pero eso si, de un sitio de confianza para que sea tierno.

Aún así comradlo días antes y tenerlo envuelto en papel film en la zona cero ( no llega a congelarse) unos días, yo lo he tenido casi una semana.  ¿Porqué? para que la carne repose y quede más blanda. Id mirándola para ver su estado, pero se puede tener incluso más días, todo depende también de la nevera y lo llena que esté. Pero aún así miradla por si acaso y si no os fiais la congeláis y sacáis dos sías antes de cocinarla para que descongele en la nevera.

He dicho descongelar dos días antes porque es mejor hacerlo la vispera a que la comamos porque requiere tiempos de reposo en la nevera, no os preocupéis, la espera y el trabajo merecen la pena.

Hay que tener en cuenta que es una carne que se suele consumir en su punto .

INGREDIENTES:

  • 500 gramos de solomillo.
  • 1 lámina de hojaldre.
  • 100 gramos de jamón ibérico.
  • 60 gramos de mousse de foie de pato..
  • 200 gramos de champiñones..
  • 1 cebolla grandecita..
  • 100 gramos de jamón serrano en lonchas..
  • Mostaza..
  • Perejil picado.
  • Tomillo.
  • Sal y pimienta.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Un huevo.
  • Sal en escamas.



ELABORACIÓN:

En una sartén sellamos la carne que previamente habremos limpiado de toda la grasita que lleva por encima, sin sal para que los jugos no se le vayan y quede luego seca.


Este paso del sellado es muy importante, hará que la carne quede mucho más tierna y nos ayudará a que quede en su punto optimo junto con el tiempo de horneado del hojaldre.



Reservamos y dejamos reposar mientras preparamos el siguiente paso.


El próximo paso es sofreír en el aceite que ha quedado en la sartén y a fuego medio la cebolla y el champiñón muy picados junto con el un poco de tomillo y perejil picados, sal y pimienta.


Añadimos la mousse de pato o dependiendo de nuestra economía paté o incluso un poco de foie, desde luego cuanto más calidad tengan los ingredientes mejor y más rico quedará.



El paté tiene que integrarse completamente con la cebolla y los champiñones partidos formando una farsa que será una de las capas de la receta.


Pasamos a un cuenco y dejamos enfriar en la nevera.
Ha de estar bien fría para que se agarre bien a la carne cuando la pongamos por encima.




Extendemos una buena tira de papel film en la mesa de trabajo.

Tened en cuenta que hay que envolver por completo la carne con la farsa , yo lo extiendo  pero sin cortarlo, así una vez acabado este paso podemos ir enrollando para que quede bien envuelto.



Encima del papel film hacemos una capa con las tiras de jamón serrano, montadas unas encima de otras, como veis en la foto.


Encima del jamón ponemos una fina capa del sofrito, encima de este la carne sellada que untaremos con mostaza ayudándonos con un pincel.


Ponemos también una capa gruesa encima de la carne del resto del sofrito. 
La capa del sofrito tiene que ir bien pegada a la carne, la mostaza aparte de dar sabor hace como de pegamento, apretar el sofrito para que no queden huecos que afearán el resultado final.



Ayudándonos con el papel film vamos enrollando el jamón serrano por encima de la carne y el sofrito.
Hay que ir apretando para que no queden huecos.


Acabamos de enrollar y envolvemos bien, dando varias vueltas al papel film, formamos como un caramelo y metemos en la nevera por lo menos una hora.
Es por eso hacerlo un día antes, los pasos de enfriar son muy importantes.

El jamón serrano ayuda a que forme una barrera entre el sofrito y el hojaldre que pondremos en el siguiente paso y no coja humedad el hojaldre y quede bien cocinado.

Sacamos de la nevera y frío hacemos el siguiente paso.
Extendemos el hojaldre encima de otro papel film, igual que el anterior.
Quitamos el film de la carne y ponemos encima , bien centrado del hojaldre.
Enrollamos con el hojaldre el rollo de carne, ha quedar bien apretado para que cuando lo partamos una vez hecho no queden huecos, también por los extremos.
Cortad el hojaldre que sobre.
Enrollamos igual que la otra vez, el film bien apretado al hojaldre y metemos de nuevo en la nevera.
Enfriamos.


Hasta aquí podemos hacerlo el día antes,  bien enrollado y apretado en papel film y meterlo en la nevera hasta que un poco antes de la cena horneamos. 
Si no con media hora o una hora de frío serán suficientes.

Con este paso conseguimos que el hojaldre suba perfecto, que la carne quede muy jugosa y que los sabores se mezclen dentro del hojaldre.

El hojaldre tiene que estar siempre muy frío antes de hornear, recordadlo.



Quitamos el papel film y ponemos el rollo encima de la bandeja del horno con un papel de hornear.

Formamos el dibujo que prefiramos, yo he hecho algo muy simple para que veáis que incluso así queda de fábula.

Pincelamos todo el hojaldre con huevo batido.

Espolvoreo un poco de sal en escamas y horneamos con el horno precalentado a 200 grados.

CUIDADO: El horno ha de estar bien caliente para que el hojaldre suba.


Podemos poner la rejilla del horno en la parte superior del horno con otro papel film, esto hará que se cueza bien el hojaldre y no se queme arruinando toda la elaboración.

Lo quitamos cuando haya subido y doramos a nuestro gusto.

Veis el hojaldre queda perfecto aunque el papel de hornear se haya quemado.


Dejamos reposar unos minutos y añadimos algo más de sal en escamas y espolvoreamos con tomillo si es nuestro gusto.

Ponemos en una fuente o sacamos mejor en una tabla bonita de madera para ir cortando encima de la mesa, esto ya a gustos, pero dejad que los comensales vean el resultado final.


Aquí veis el corte , con la carne en el punto que se suele comer.


Podemos acompañar de una salsa y unas patatas en la sartén previamente horneadas y salteadas con un poco de mantequilla y perejil picado .


Espero que os guste y que todas las indicaciones os ayuden que el resultado final sea de vuestro agrado.

sábado, 20 de noviembre de 2021

Timbal de alcachofas con jamón serrano y gambas.

 


Este ti
 de

Este mes en el grupo Desafío en la cocina nos proponen elaborar una receta que sea presentada a modo de  timbal.

En mi caso y como las fiestas navideñas están al caer he preparado este timbal que nos va a venir genial para las comidas o cenas que no van a ser pocas.

Como la temporada de las alcachofas empieza ahora que mejor que esta verdura para que forme parte del plato.

Es una receta muy sencilla, que podemos tener preparada en la nevera dentro de los aros y en el último momento calentar y acabar de presentar poniendo las gambas o langostinos en la parte superior para que quede más bonita la presentación.


Ingredientes: para 4 personas.

  • 10 alcachofas medianas. (Lo más tiernas posibles)
  • 5 lonchas  de jamón serrano, más bien grandecitas.
  • 14 gambas, de medianas a grandes, que no sean como una quisquilla , ese tamaño en muy pequeño.
  • 2 limones.
  • 50 gramos de almendra molida gruesa.
  • 1 cebolla grandecita.
  • 3 - 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • sal.
Para el polvo de jamón:
  • Dos lonchas de jamón serrano.
  • Papel de cocina.

Elaboración;

Pelamos las alcachofas y las cocemos enteras.

Podemos cocerlas con un poco de perejil y limón aunque también da resultado el perejil con un poco de harina normal disuelta en agua.

Cuanto más tiernas sean mejor, pero las dejaremos al dente, con cuidado que no se deshagan y nos arruine el timbal.


Las sacamos una vez estén tiernas y las reservamos en un plato con papel de cocina para que absorban el agua.
Es muy importante que queden bien escurridas, si sueltan agua arruinarán el plato.


Aquí os dejo el enlace para saber más como yo blanqueo, congelo y conservo las alcachofas, así me duran todo el año, incluso en verano que no hay.

Blanquear las alcachofas.

Pelamos las gambas y dejamos las 4 mejores cabezas para adornar.

Como veis en la foto quedan muy bonitas adornando el timbal con sus bigotes :)

Reservamos también 8 colas, las más bonitas y con los colores más vivos ya que cada timbal lleva dos en la parte superior.

Picamos la cebolla.

En una sartén con dos cucharadas de aceite sofreímos las cabezas que no están reservadas para el emplatado aplastándolas suavemente en la sartén para que suelten su jugo mientras se sofríen.

Las sacamos y cuando estén templadas las apretamos con la mano para que no quede nada de jugo en su interior echando ese jugo en la sartén.

En ese mismo aceite con el jugo pochamos a fuego suave la cebolla hasta que quede dorada.

Picamos dos alcachofas de las diez y las incorporamos la sofrito junto con una loncha de jamón serrano también picada.

Añadimos el resto de las colas de gambas picadas y la almendra molida.

Hasta ahora no le hemos puesto nada de sal, ahora es el momento pero antes probamos el sofrito para ver como está de salado por el jamón y las gambas y añadimos la sal que necesitemos.

Cortamos el resto de las alcachofas en láminas como de medio centímetro de grosor.

Hacemos tiras el jamón serrano y luego cortamos esas tiras en trozos de un centímetro y medio o dos.

Es el momento de coger el aro de emplatar.

En mi caso he usado uno redondo, pero usad el que más os guste a vosotros.

Emplatamos intercalando capas de alcachofas y jamón serrano dejando el hueco en el centro para poder rellenar con el sofrito.

Truco: Haced un aro con las alcachofas y el jamón solo, quitad el aro y ved como ha quedado por el exterior, si es de vuestro gusto o podíais haberlo hecho de otra manera. Tiene que quedar bonito a la vista.

Si está a vuestro gusto ya se puede acabar y continuar con los otros poniendo el relleno en el centro.

El relleno hay que apretarlo un poco con una cucharita, no mucho, desde luego el aro no se quita para que no se desmorone el timbal.


En este paso si no lo vamos a servir de inmediato lo podemos dejar dentro del aro de servir, los cuatro en el plato y todo tapado con papel film para que no coja gusto en la nevera de otros alimentos.

Cuando vayamos a servirlo solo hay que quitar los aros, calentar medio minuto o un minuto en el microondas y acabar de  decorar con las dos colas de gambas y una cabeza cada timbal.

Mirad la foto para ver como las he puesto yo, las colas ayudan a que la cabeza quede sujeta.

Pero la forma de adornar es a vuestro gusto, quedará bonito de la manera que escojáis.


He adornado el plato con polvo de jamón serrano que es muy fácil de elaborar.

Ponemos las lonchas de jamón entre dos servilletas de cocina de papel.

Metemos en el microondas y cocemos a golpes de 30 segundos.

Cada 30 segundos, sacamos, levantamos la servilleta y dejamos enfriar dando la vuelta a las lonchas.

Tapamos otra vez con la servilleta y otros 30 segundos.

Habrá que hacerlo seguramente sobre dos minutos, osea 4 veces 30 segundos o hasta que veamos las lonchas más tiesas que la pata de una silla.

Dejamos enfriar bien y las molemos o bien picándolas en el mortero o quien tenga un molinillo de café, las molemos ahí.

Me compré un molinillo para estas cosas entre otras.

También viene bien para picar otros ingredientes en poca cantidad.

Pues ese polvo de jamón se lo espolvoreamos por encima y un poco por el plato como veis en la foto.


Cuesta más de escribir la receta que de elaborarlo, os lo prometo.

Es sencillo, con pocos ingredientes , riquísimo y super resultón, verdad????


Estas son las propuestas de mis compañeras.

Pincha AQUÍ para verlas.

En el Corte Inglés todavía no es Navidad pero si en mi casa.


Cavity cake de fresas.

  Todo tiene un principio y un fin y este es el último desafío del grupo DESAFIO EN LA COCINA. Han sido diez años en los que yo he participa...