PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

viernes, 8 de junio de 2018

Bizcocho de MANGO y cardamomo.



Este bizcocho os va a sorprender por lo rico y lo fácil que es.

Cada vez uso más la HARINA DE ESPELTA , por su sabor, la humedad que le da a los bizcochos, panes y resto de masas y por la cantidad de propiedades que tiene.
Esta harina aporta menos calorías  y un valor nutricional superior al de el trigo.
Además  tiene propiedades anti-inflamatorias y facilita la digestión.
La espelta contiene los ocho aminoácidos "esenciales"que necesita el cuerpo y que no puede producir por si solo.
Contiene las vitaminas B, E y A. y los minerales magnesio, fósforo, hierro y zinc.
La fibra de la espelta es sobre todo fibra soluble, lo que retrasa la absorción de los hidratos de carbono resultando mucho más beneficiosa, sobre todo para los diabéticos.

Digerimos mucho mejor la espelta que el trigo y esto es debido a que su gluten  tiene una composición molecular diferente lo que también hace que sea más soluble en el agua.

Estas y otras propiedades hacen que cada vez consuma más la harina de espelta dejando a un lado la de trigo.


Investigad un poco y veréis como a vosotros os convence también.

Vamos con la receta, la clásica de yogurt, que si, que ya se que hay muchas recetas de bizcocho, pero cuando hay prisas esta receta siempre sale bien y resulta deliciosa.
Solo un buen bizcocho y fruta, en este caso MANGO que tenía maduro en casa al que le he añadido CARDAMOMO.
Os puedo asegurar que el resultado es sorprendente y  riquísimo.
Además esta harina lo hace mucho más esponjoso y húmedo, con ese toque que tiene la harina como a nuez que me vuelve loquilla.

INGREDIENTES:
  • Un yogurt griego natural.
  • Tres cuartos de medida (siempre la del yogurt) de azúcar blanquilla. Suelo poner panela pero no tenía. 
  • Medio yogurt de sirope de arce o miel o sirope de ágave . Para mi con esta cantidad de azúcar y sirope de arce estaba bien dulce, mejor probar la masa y si lo creéis conveniente añadid más.
  • Una medida de aceite de girasol o de oliva.
  • Tres medidas de harina de espelta.
  • Un sobre de levadura de panadería.
  • Cuatro huevos M
  • Una cucharada sopera rasa de canela de buena calidad o ponedle al vuestro gusto.
  • Un mango.
  • Ralladura de un limón.
  • Tres o cuatro semillas de cardamomo, peladas y machacadas en el mortero o un poco ya molido.
  • Una chispa de mantequilla para hacer un poco el mango en la sartén.
  • Un molde desmoldable redondo de 23 cm.
  • Papel sulfurizado para horno.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Pelamos y cortamos el mango a rodajas, como gajos de manzana.
Ponemos en la sartén un poco de mantequilla y doramos el cardamomo en ella, así va cogiendo gusto.
Echamos el mango partido y un poco del azúcar del bizcocho y lo hacemos un poco para que coja gusto y se reblandezca.
El mango que yo puse estaba muy maduro y le hizo falta poco tiempo.
Reservamos.


En un bol echamos los huevos con el azúcar y batimos hasta que doblen el tamaño.
Añadimos la ralladura de limón y seguimos batiendo.


Incorporamos el yogurt, el aceite y el sirope hasta que todo quede mezclado.



Acabamos la masa echando la canela, la harina y la levadura.
Batimos hasta que quede una masa sin grumos y todos los ingredientes incorporado.



Cogemos el molde y le ponemos el papel sulfurizado en la base, cogiéndolo con las paredes del molde.
Untamos las paredes y la base del molde con mantequilla y lo espolvoreamos con un poco de harina tirando el sobrante, de esta manera se desmoldará facilmente.

Distribuimos primero la fruta por el fondo del molde. ( los puntitos que veis en la fruta es el cardamomo.


Encima de la fruta echamos la masa y si ha quedado algo de la fruta.
Incluso he raspado con un cuchillo las paredes del hueso, toda la pulpa del mango que había en el,  no se desaprovecha nada.


Le damos unos golpecitos al molde sobre la encimera para que no queden burbujas, aunque os tengo que decir que con esta harina queda tan esponjoso que más que un bizcocho parece un pan.

Yo le he puesto un poco de azúcar por encima antes de meterlo al horno.

Horneamos durante 35 minutos, con calor arriba y abajo a 180 grados.

Comprobamos pinchándolo con una brocheta de madera o un palillo, si este sale seco es que ya lo tenemos.


Ya veis lo bien que ha quedado, uniforme, un poquito abierto pero crujiente por arriba.

Eso es gracias al azúcar que le hemos puesto encima de la masa antes de hornearla.


Aún así he pensado en ver como quedaría dándole la vuelta, como si fuese una tarta Tatin, pero con bizcocho en vez de hojaldre.


Y así queda.
No esta mal verdad?


Y si os gusta el aspecto que tiene os aseguro que el sabor es todavía mejor.

No tenéis mango? pues ahora mismo estamos en temporada de melocotones, nectarias, albaricoques....usad la imaginación y la fruta que veáis de temporada madura y llena de sabor.

Recordar, que si cogemos la fruta madura hará falta menos azúcar y será mucho mejor para nuestra dieta.


Espero que os haya gustado, si tenéis alguna duda o queréis mostrarme como os ha salido, podéis mandarme una foto y vuestro comentario a mthere@hotmail.com
o a un privado a facebook....

o a un privado en instagram.w.instagram.com/maritecocinasp/http s://ww.....

Estaré encantada de incluir vuestras fotos a este post asi como el enlace que me mandéis, si os apetece...