miércoles, 30 de diciembre de 2020

Huevos rellenos con salmón.

 


Estos huevos rellenos los vi en una de las muchísimas revistas  que tengo desde.... bueno, mucho tiempo.

Son fáciles y deliciosos y el salmón le da un punto fantástico con su ahumado.

Os dejo la foto de la revista con los ingredientes y la elaboración que la he hecho exactamente igual y no  he rectificado nada.

También en el paso dos podemos utilizar mitad de queso de untar y mitad de mayonesa, luego añadir las yemas, la mostaza y la salsa Perrins, mezclar todo y rellenar los huevos.

Incluso picar un poquito del salmón y añadirlo también al relleno aparte de poner una tirita por encima.

De cualquier manera están riquísimos.



Si no tenéis salmón usad bacalao ahumado, o trucha ahumada por ejemplo.

Mas fácil imposible, quien no ha sacado alguna vez una buena receta complicada o no de una revista?

La he querido publicar para que no se me pierda y por si os apetece hacerla.


Estos son otros que publiqué hace tiempo, riquísimos también y que van rellenos de atún pero en escabeche, comprado de lata.
Pincha AQUÍ  y os llevará a la receta.








                                FELIZ NAVIDAD Y  FELIZ 2021


domingo, 20 de diciembre de 2020

Popietas de salmón al vermouth

 

Este es el último desafío del año en el grupo Desafío en la cocina y lo acabamos con una propuesta digna de un fin de año, un año díficil, caótico, con muchas inseguridades y creo que todos deseamos que acabe.

No hay muchas ganas de blog pero también cuando cocinas, escribes la receta, fotos, etc... el blog necesita mucho trabajo te evades y no piensas en todo lo que acontece.

Siguiendo con el desafío este mes toca receta salada y desde luego va a ser un lujo de reto ya que tenemos que hacer  unas popietas o rollito relleno  con la carne o pescado que prefiramos.

Me he decidido por el salmón, muy apropiado para estas fiestas.

Espero que os guste.

INGREDIENTES:

  • 800 gramos de salmón fresco para rellenar, sin piel ni espinas.
  • Un calabacín.
  • Una cebolla pequeña. (es para la salsa no como guarnición).
  • 1/2 patata pequeña o dos trocitos no muy grandes, es para la salsa.
  • 2 vasos de caldo de pescado.
  • Un puñado de brotes y ensalada variada ( o espinacas)
  • 2 dientes de ajo pequeños.
  • Unos tallos de cebollino y un poco de perejil.
  • 50 cl de vino blanco.
  • 3 cucharadas de vermouth blanco o rojo.( yo blanco, me gusta la salsa más blanquita)
  • Un limón.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite y un poco de mantequilla.

ELABORACIÓN:

Le pedimos al pescatero que nos haga el salmón en lomos, que quite la espina central y deje los lomos, sin piel.
 Yo de un salmón grande he sacado los lomos y con una parte de  uno he hecho la receta, pero depende de los comensales que se sea.
Como veis es la parte de la cabeza hasta la mitad, era un salmón grandecito, pero si compráis porciones que suelen ser bastante igualadas solo tenéis que abrir un poco más para dejarla más lisa y grandecita para poder rellenarla y enrollarla.
Si lo hacéis así ya tendréis las porciones hechas sin necesidad de partirlas como yo una vez horneado.
De este lomo he sacado cuatro popietas o rollitos de salmón.
El lomo lo he abierto un poco más, nos ayudamos de un buen cuchillo y de la parte más gordita lo cortamos del centro hacía afuera dejándolo más ancho y más fino para poder enrollarlo, si no os atrevéis se lo pedís al pescatero.


Le damos la vuelta para que la parte bonita y lisa quede a la vista cuando lo enrollemos.


Doramos el ajo y la cebolla picada con sal y pimienta en una sartén con un poco de aceite.

Lo sacamos y reservamos.

Cortamos el calabacín a rodajas finas y en la misma sartén  doramos un poco.

Aparte picamos el cebollino, el otro ajo, el perejil y un poco de la piel de un limón, reservamos.


Disponemos el salmón en una hoja de papel de horno para luego poderlo enrollar sobre él.

Salpimentamos el salmón y espolvoreamos la mezcla de cebollino, perejil, ajo y limón.

Extendemos la cebolla pochada y encima de esta disponemos el calabacín por toda la superficie del salmón.


En la última capa de relleno he puesto la ensalada variada pero podéis poner un poco de espinacas rehogadas o lo que prefiráis.


Enrollamos el salmón ayudándonos con el papel de horno, como si fuese un brazo de gitano.

Con cuidado de no romper el salmón para que no se nos salga el relleno.


Precalentamos el horno a 180 º

Una vez enrollado le doblamos hacia adentro los extremos del papel para formar un  paquete. 


Disponemos el paquete con el salmón en la bandeja de horno con otro papel de horno.


Echamos el vino por encima , cerramos un poco el otro papel de horno y horneamos durante 25 minutos. El papel se humedece con el vino y el salmón coge su sabor.

El segundo papel de horno donde hemos puesto el paquete con el salmón lo podemos sustituir por un recipiente donde quepa el salmón, yo no lo tenía y lo he hecho así.

Si usáis el recipiente taparlo con papel para que no se evapore todo el líquido que nos hará falta para la salsa.


Mientras se hornea pelamos la mitad  de la patata y la troceamos. Yo solo he puesto dos o tres trocitos de la patata, es para que la salsa ligue más pero podemos sustituirlo por un poco de maicena.

En un cazo echamos el caldo de pescado y la patata, la hervimos a fuego bajo, no queremos que nos quedemos sin caldo.

Añadimos una vez hervida el vermouth  dos o tres minutos, incorporamos el zumo de limón y trituramos la patata o la machamos bien en la salsa.

Sacamos el pescado y reservamos caliente.

Incorporamos a la salsa el caldo que ha quedado en la bandeja del horno, añadimos mantequilla y cocemos dos minutos para que todo ligue.

Cortamos el salmón en los trozos que creamos oportunos, yo he sacado cuatro.


Picamos un poco más de cebollino y piel de limón.

Emplatamos las popietas o rollitos de salmón con el cebollino, el limón por encima y la salsa.

Adornamos con unas rodajas finas de limón.

Para ver las recetas de mis compañeras pinchar AQUÍ.



                                                 FELIZ NAVIDAD

jueves, 10 de diciembre de 2020

Tarta Karpatka.

 


He de decir que desde que vi esta tarta me llamó mucho la atención, no solo por lo bonita que queda sino también por la combinación de la pasta choux y la crema pastelera en tarta.

Si ya sé, no es nada del otro mundo la combinación, los profiteroles ya los hacemos así y el Paris Brest queda fantástico también con este relleno pero esta se la vi a Esbieta por primera vez y la verdad es que me ha encantado. He cambiado alguna cosita pero básicamente es su receta.

Es un postre que se ha de comer frío o sacado unos 15 minutos antes de comer de la nevera, sobre todo en invierno como es el caso, en verano bien frio es ideal.

La decoración a vuestro gusto, solo con azúcar glas, con algo de chocolate tibio por encima, una buena mermelada, frutos rojos...como más os guste.

Vamos con la receta:

INGREDIENTES:

Para la masa choux:

  • 120 ml de leche
  • 120 ml de agua
  • 150 g de harina de trigo
  • 4 huevos
  • 1/2 cdta. de sal
  • 1 cdta. de azúcar
  • 80 g de mantequilla                            
  • Para la crema pastelera:

    • 2 huevos
    • 120-150 g de azúcar Yo solo he puesto 110 gramos y todavía me sobraban 10, pero esto es a gustos.
    • 50 g de almidón de maíz o maicena
    • 500 ml de leche.
    • 8 g de azúcar de vainilla
    • Cáscara de naranja (para darle sabor a la leche)
    • 130 gramos de mantequilla a temperatura ambiente ( para añadir al final de la crema, una vez fría , para que tenga más cuerpo la crema.

    ELBORACIÓN:


    Comenzamos haciendo la crema pastelera

    Calentamos la leche con la piel de la naranja, la dejamos templar para que coja todo el sabor posible, la sacamos ( ya no la vamos a utlizar)


    Mezclo el azúcar, la maicena y el sobre de azúcar con vainilla. Remuevo para que la maicena se integre bien con los azúcares, así no hará grumos.


    Bato los huevos y mezclo con la mezcla de maicena y azúcares.


    Veis queda todo totalmente integrado, sin grumos.

    Incorporamos esta mezcla a la leche caliente y removemos continuamente hasta que la mezcla espese.



    No dejar de remover, con el fuego medio para que no se nos agarre al fondo.

    Una vez espeso, pasamos a un bol que cubrimos con papel film pegado a la crema para que no se forme costra.


    Dejamos enfriar, cuando esté tibia metemos a la nevera para que enfríe un poco más mientras hacemos la masa  choux.

    MASA CHOUX:

    Precalentamos el horno a 210º

    Echamos a una olla el agua, la leche y la mantequilla, dejando que la mantequilla se derrita y se mezclen los tres ingredientes.


    Incorporamos la harina de una sola vez y removemos hasta que se forme una bola que se despega de las paredes y suelo de la olla.

    Bajamos el fuego y con una espátula de madera vamos aplastando la masa contra la olla para que se con el calor se le vaya el sabor a crudo unos minutos. Este paso es muy importante, ella no lo dice pero si no se cuece la masa aplastándola contra la olla sabrá como he dicho mucho a crudo, quiero recalcarlo bien.

    Sacamos del fuego y dejamos enfriar.

    Yo he pasado la masa a mi robot de cocina y con la varilla de amasar o con la de amasar el pan vamos echando los huevos uno a uno, hasta que un huevo no está incorporado a la masa no se hecha el siguiente.

    Si no tenéis estas máquinas se hace a mano, en la misma olla y con una espátula o cuchara de madera, así lo he hecho yo hasta hace poco, se tarda un poco más pero el resultado es el mismo.


    Va quedando una masa delicada, brillante pero no líquida, no añadir más huevos y estos han de ser medianos.


    Una vez que tenemos la masa lista la dividimos en dos partes, con hacer una bola con la espátula y señalar por la mitad es suficiente.

    En un molde desmontable de 22 cm le pongo por encima una hoja de papel de horno, la ajustamos bien al molde. y repartimos bien primero una mitad de la masa, luego solo hay que darle un poco forma tosca para que quede más bonita al hornearla.


    Introducimos en el horno que ya teníamos precalentado a 210º durante 15 minutos, luego bajamos el horno a 180º durante 15 ó 20 minutos más.


    He de decir que es la primera vez que hago esta masa en este horno y tendría que haberla dejado 5 minutos más, tapada con un papel de horno o de aluminio para que cociese un poco más y no se quemase, pero no ha quedado mal del todo. 

    Los  tiempos varían  para  cada horno , yo el mío no lo conozco del todo a lo mejor os hace falta un poco más del indicado en la receta..


    Repetimos la operación poniendo otro papel de horno en el molde y horneando la otra mitad de la masa de la misma manera.


    Ya tenemos las dos masas horneadas y listas para acabar el pastel.


    Vamos a terminar el relleno de la tarta.

    Con el bol perfectamente limpio de la otra masa echamos la crema pastelera que estará fría, un poco más de temperatura ambiente más la mantequilla, esta si a temperatura ambiente, nunca derretida ni acabada de sacar a la nevera.



    Batimos hasta que tengamos una masa uniforme y brillante, sin que se note la mantequilla.


    MONTAJE DE LA TARTA:

    En el mismo molde con un papel de horno ponemos en la base una de las dos masas, ajustamos bien a la base.

    Repartimos bien por toda la superficie de la masa el relleno, haciendo una capa más bien gordita, en este molde de 22 cm nos permite que sea así, que quede uniforme y cubriendo si hace falta algún hueco que tenga la otra masa que pondremos encima, hueco que irá por supuesto de cara a la crema, la parte superior de la tarta ha de quedar sin crema.

    Ponemos la otra lámina de masa por encima, apretamos una chispa y metemos en la nevera para que enfríe por lo menos dos horas.


    Una vez fría la sacamos, desmoldamos y la tenemos lista para pasar a una fuente de emplatar y adornar como más nos guste.


    Me gusta mucho cuando las capas se distinguen bien, gruesa la del relleno, queda luego mucho más bonita para la presentación y el corte.



    No me digáis que no es resultona?

    Adornarla con azúcar glas solo, con frutas, con chocolate caliente tiene que ser un escándalo, por supuesto puesto en el último momento, de la manera que decidáis va a quedar preciosa.

    viernes, 20 de noviembre de 2020

    Cookies brownie de chocolate y nueces


     Este mes el grupo DESAFIO EN LA COCINA nos propone una receta bien dulce y riquísima, los famosos BROWNIE, 
    En la versión que prefiramos y que más nos guste y yo me he decidido por unas galletas de chocolate y nueces, de lo más típico y rico.
    Sequitas por fuera y tiernas por dentro con esos trocitos de nueces que te gusta encontrar entre ellas.
    Si no puedes comer nueces escoges otro fruto seco incluso arándanos, pasas, fruta confitada, todo está rico, usa la imaginación y tus preferencias.


    INGREDIENTES:

    • 165 gramos de azúcar moreno o panela, la próxima vez pondré menos, para mi gusto muy dulces.
    • 3 huevos.
    • 300 gramos de chocolate, el mío con un 70 % de cacao, me gusta fuerte.
    • 60 gramos de mantequilla.
    • 60 gramos de harina.
    • Un poquito, media cucharada de café de vainilla liquída. (optativo) no soy muchos de vainillas.
    • Un buen puñado de nueces para triturar y otras más enteras para adornar cada galleta.

    ELABORACIÓN:

    Derretimos el chocolate hecho trozos junto con la mantequilla en el microondas, primero un minutos, removemos y luego otros 30 segundos más.
    Al remover de nuevo vemos que se hace una crema de chocolate, si hace falta y según el microondas le daríamos 15 segundos más, dependendiendo de la potencia de cada uno.
    El mío tiene más años que el castillo de Santa Barbará de Alicante y no pasa de 800 w.
    Cuidado que no se queme, es mejor ir a poquitos.


    Así queda, una cremita de chocolate.


    Reservamos el chocolate.
    En el bol mezclamos los huevos, el azúcar y la vainilla si nos apetece incluirla en la receta.


    Una vez todo bien mezclado añadimos el chocolate con la mantequilla todo derretido y un poco templado para que no cuaje nada del huevo.
    O si está muy caliente todavía lo añadimos en hilo para que vaya enfriando.


    Una vez esté bien mezclado añadimos la harina tamizada, así no habrán grumos y removemos, nos ayudamos de una espátula de silicona por si hay que bajar la harina que queda pegada en los laterales del bol.


    Añadimos las nueces picadas del tamaño que prefiramos.


    Mezclamos con la espátula y con una cuchara de servir helado como medida vamos dejándolo caer al papel de horno, nos ayudamos con una cuchara también porque es una masa que se pega un poco a la cuchara de servir helado.
    Los ponemos con una separación de cinco centímetros porque cuando se hacen se esparcen un  poco.
    Los adornamos con media nuez pelada que ponemos encima de cada galleta.


    Con el horno precalentado a 180 º horneamos durante 12 minutos, yo los he tenido catorce porque nos gustan más sequitos pero aún así son tiernos por dentro.


    He hecho dos tandas porque han de estar separados para que al hornear no se junten.
    Sacamos del horno, pasamos a una rejilla y dejamos enfriar.



    Así de fáciles y así de ricas.
    Mirad el corte que tienen, ya os digo si os gustan más húmedas por dentro todavía las dejáis 11 u 12 minutos de horno.


    He disfrutado mucho con este desafío.



    Espero que os hayan gustado a vosotros también, merece la pena hacerlas, fáciles y riquísimas.
    La receta es de MJ. siempre clava las recetas solo que para mi gusto menos azúcar.


    Timbal de alcachofas con jamón serrano y gambas.

      Este ti  de Este mes en el grupo Desafío en la cocina nos proponen elaborar una receta que sea presentada a modo de  timbal. En mi caso y ...