martes, 23 de junio de 2015

Tarta de queso con leche condensada



   
  • INGREDIENTES:
  • De un bote de leche condensada de 750 gramos he puesto 500 gramos. El mio era de la marca del Lidl y me parece que endulza menos que el de marca de toda la vida.
  • 4 huevos medianos.
  • Una terrina de 250 gramos de queso de untar, marca Hacendado.
  • 3 cucharadas de harina bizcochona, ya lleva levadura, sino añadir una cucharada de café de levadura en polvo Royal o similar.
  • 2 cucharadas de harina de maíz.
  • 2 cucharadas de café de esencia de vainilla.( primero puse una, probé y puse otra, ya me gustó más.
  • Mermelada de fresas para adornar.
  • Mantequilla para untar el molde.
ELABORACIÓN:


Separamos las claras de las yemas.
Batimos las claras a punto de nieve y vamos incorporando el resto de los ingredientes.
Depende de la marca de la leche condensada os diría que la echéis por partes, probando la mezcla , ya que dependiendo de la marca son unas mas dulces que otras.
Haremos lo mismo con la vainilla, primero una cucharada, probamos y añadimos otra o media dependiendo de nuestro gusto.

A un molde desmoldable de tartas le ponemos un papel de hornear en el fondo y lo cogemos con la parte que se desmonta, así no se pegará al fondo y saldrán las porciones perfectas.

Untamos tanto el fondo del molde que le hemos puesto el papel como las paredes del molde con mantequilla.

Echamos la mezcla del pastel en el molde y metemos al horno que lo habremos precalentado a 180 grados.

El tiempo va a depender del tamaño del recipiente que escojamos, con el que yo he hecho han sido como Libia, entre 20 ó 30 minutos.
Para saber que está pinchamos con un palillo y si sale limpio ya está.
Tened en cuenta que es una tarta húmeda, no es un bizcocho seco.
Dejamos enfriar y metemos en la nevera por lo menos una noche.


Le pasamos un cuchillo por el borde entre el recipiente y la tarta para separarla y que no se rompa, abrimos el molde y ya la tenemos lista para ponerle la mermelada que escojamos por encima o como más nos guste adornarla.
Incluso sola esta perfecta, como dice mi marido, para mi no le hace falta nada más.

martes, 9 de junio de 2015

SHORTBREAD, galletas de mantequilla escocesas.



¿En que casa no se ha comprado la típica lata de galletas de mantequilla?

Recuerdo cuando mi madre la compraba y no tardábamos ni un día en comérnoslas y lo útiles que eran esas cajas metálicas en aquellos tiempos.
Ahora donde hay tanto de todo no hacemos mucho caso de esas cosas pero antes a esas cajas le encontrábamos una utilidad enseguida.

Si miráis por la red hay muchas recetas, varía la cantidad de mantequilla que aunque no es poca la que se le pone en algunos casos para mi gusto resulta excesiva, un poco empalagosa y no es así como las recuerdo.

Según he leído los ingredientes tradicionales son tres, azúcar, harina y mantequilla, en algunos casos le añaden un poco de sal, en otros hacen una mezcla de varias harinas, mezclando la de trigo, con la de maíz o incluso con una mezcla de tres harinas, incluyendo la de arroz.


Esta es la receta que más se asemeja a lo que yo recuerdo.

INGREDIENTES:
  • 110 gramos de azúcar glas.
  • 225 gramos de harina de trigo.
  • 100 gramos de harina de maíz o Maicena.
  • 225 gramos de mantequilla temperatura ambiente.
  • Una pizca de sal

ELBORACIÓN:

Mezclamos el azúcar , la sal , la harina de maíz y la harina de trigo tamizada.
Añadimos la mantequilla y trabajamos con las manos hasta formar una bola.
No hay que amasarla mucho, pero si vemos que se nos queda la masa muy seca podemos añadirle una cucharada de agua para que no se resquebraje.
Hay que tener en cuenta que al llevar mucha mantequilla con el calor de las manos se puede volver un poco pegajosa, podemos añadir un poco más de harina, pero muy poca.
Tapar la bola de masa con papel film y meterla en la nevera por lo menos media hora, así nos será más fácil de trabajar.
 Para darle forma a las galletas si queremos hacerlas individuales espolvoreamos el mármol con harina poniendo encima la bola y aplanándola  con el rodillo, dejando la masa con un grosor de un centímetro.
Cortaremos las galletas con un vaso, con cortadores de galletas o con el utensilio que prefiramos.
Ponedlas encima de un papel sulfurizado en la bandeja del horno y pincharlas con un tenedor.
En mi caso he puesto la masa en un molde de quiche untado con mantequilla, muy poca y con ayuda de un papel film la he extendido hasta cubrir el molde.



Con cuidado dejamos la superficie lisa y la pinchamos con un tenedor.
Introducimos la galleta o las galletas en el horno a 170 grados, 
El tiempo de cocción sera de unos 10 minutos si son pequeñas y el doble si es una grande, pero esto os lo dice la galleta, ya que se puede abrir el horno las veces que haga para comprobando.



Si la hacemos grande como en mi caso hay que cortar las porciones cuando aún esté caliente, sino luego se nos resquebrajará y solo tendremos migas.

Como nos cuenta el blog del que he cogido la receta podemos darle gusto a nuestras galletas con el sabor que prefiramos con ralladura de limón o naranja, canela, alguna especia o incluso sabor a café, vainilla.



Este es el blog en el que me he basado MÁS EDIMBURGO pinchando en el titulo del blog os lleva a su receta.

Angie nos da todo tipo de consejos y variaciones para que nos salgan unas galletas perfectas.



Volveré a hacerlas, con otro sabor y otras formas.
Son perfectas para llevar en una caja de regalo a una reunión de amigas y se pueden tener hechas con anterioridad ya que se conservan varios días perfectamente.


viernes, 29 de mayo de 2015

Puding de pan y manzana



Estos puding dulces son una maravilla de sabor, además de económicos.
Aprovechamos de esta forma ese pan que va quedando duro, o magdalenas, bollos, lo que haya y además esa fruta que está económica en ese momento o que tengamos madura y se va arrinconando en la nevera o en la alacena.
Esta vez lo he hecho en un molde redondo con hueco, pero eso es lo de menos, es solo estética, con cualquiera sale igual.
Este tipo de puding ha de cocerse al baño María, por eso al escoger el molde tenemos que tener la precaución de que nos quepa dentro del que contenga el agua.

Para mi gusto es imprescindible que untemos el molde con caramelo líquido, tanto el color como el sabor que le aporta es único, aunque nos pasemos con las calorías un día es un día.

Suelo cortar el pan que sobra en rebanadas finas de un centímetro o un poco menos, unas veces las tuesto en el horno para comer en el desayuno o acompañando a la comida o como en este caso para hacer puding.

INGREDIENTES:


Rebanadas de pan de días anteriores.
Tres cuartos de litro de leche.
Cuatro huevos
Tres manzanas o peras sin piel y partidas finas.
Una cucharada sopera de mantequilla.
Una cucharada de café de vainilla líquida.
Azúcar.
Una cucharada de café rasa de canela en polvo.
Caramelo líquido.
Uvas pasas, ciruelas secas, frambuesas, etc... cualquier fruta deshidratada que tengamos (optativo)

ELABORACIÓN:


Echamos en un bol los huevos y los batimos con unas cucharadas de azúcar, a nuestro gusto.
Incorporamos la leche, la cucharada de vainilla  y batimos de nuevo.
Echamos el pan para que se empape de la leche.
En una sartén hacemos unos minutos la fruta pelada y cortada con la mantequilla, un poco de azúcar o sacarina y un poco de canela, la cantidad es a nuestro gusto por eso no pongo cantidades.
Untamos el molde con el caramelo líquido, si está muy frío no lo podremos esparcir por todo el molde, es mejor calentarlo un poco en el microondas y así se distribuye mejor por todo el recipiente.



Ponemos una capa del pan remojado, la manzana con los frutas deshidratadas si queremos mezcladas y otra capa del pan.



Vamos intercalando capas hasta llenar el recipiente, echando si sobra por encima del todo el liquido sobrante del bol.




Metemos el recipiente dentro de otro más grande al que le pondremos agua, como tres o cuatro dedos , metemos al horno y cocemos durante 45 minutos como mínimo.
Suelo poner en el agua del baño María unas cascarás de los huevos que hemos puesto rotas, esto impide que el agua salpique nuestro puding.
Sabremos que esta hecho cuando metamos un palillo y lo saquemos limpio.


Dejamos que se temple y damos la vuelta al recipiente en una fuente bonita, con cuidado que no se nos caiga el caramelo líquido.
Comer tibio o frío.







No hace falta gastar mucho dinero para tener un postre para los domingos.




Un postre nada empalagoso, nosotros decidimos cuanta azúcar poner o en la mezcla del pan en vez de azúcar echarle sacarina, siempre a pocos, ya que no hace falta mucha, os aconsejo ir probando la mezcla antes de añadir más.
Un postre perfecto para principiantes por su sencillez.
Espero que os haya gustado.

martes, 26 de mayo de 2015

Berenjenas rellenas de verdura.




Hay días que no  apetece comer ni carne ni pescado.
El cuerpo es muy sabio y nos lo indica, solo hay que hacerle caso.
Si además las cocinamos poco y de la forma más natural posible mucho mejor ya que guardarán la mayor parte de sus propiedades, vitaminas y minerales.

Hoy os propongo unas berenjenas rellenas con verduras, crujientes gracias a la combinación de verdura cruda con otras hechas al dente.
Solo por el colorido ya entran por los ojos y os aseguro que el sabor no se queda atrás.


INGREDIENTES:

  • Dos berenjenas, en este caso las ralladas que se dan ya en esta época.
  • Dos cebollas pequeñas, picadas.
  • Dos zanahorias ralladas.
  • Un tomate maduro pero con carne prieta.
  • Un tomate maduro rallado para freír.
  • Medio pimiento rojo partido en dados pequeños.
  • Un chorrito de vino blanco.
  • Perejil  muy picado.
  • Unas hojas de albahaca picadas.
  • Un diente de ajo picado.
  • Tres cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal  y pimienta.



ELABORACIÓN:

 Lavamos las berenjenas, sin quitarles ni el rabito ni las hojas que lo unen a la mata, en este caso lo he dejado para que adorne el plato.

NOTA: se le puede quitar el amargor si las sumergimos unos minutos con agua fría y sal.


Las he cortado en la forma que veis en la foto, dejando la parte más lisa hacía abajo para que apoye luego bien en el plato, sino cortamos un poco haciendo una base pero llevando cuidado a la hora de vaciarlas para que quede algo de fondo.

Le hacemos unos cortes a la molla, untamos con un poco de aceite y metemos al horno unos 10 - 15 minutos hasta que este un poco tierna.

Una vez hechas en el horno vaciamos dejando alrededor una pared fina para poder rellenarlas.
En una sartén echamos dos cucharadas de aceite,el ajo picado, una cebolla picada, el pimiento picado, una zanahoria rallada, la carne de la berenjena picada y medio tomate picado.
Aderezamos con sal, pimienta, perejil picado.
Hacemos la verdura a fuego lento hasta que quede al dente.
Reservamos en un bol y mezclamos con la otra cebolla picada cruda, la zanahoria rallada cruda y el medio tomate picado que nos quedaba.
Mezclamos y rectificamos de sal, picamos la albahaca picada y mezclamos.
En la misma sartén freímos el tomate rallado, con un poco de azúcar, sal y pimienta.
Rellenamos las berenjenas con la mezcla del bol, introducimos en la sartén donde hemos hecho el tomate y añadimos un poco de vino blanco y una chispa de agua.
Dejamos cocer  durante cinco minutos



Emplatamos poniendo un fondo de tomate, las berenjenas encima, aderezamos si se quiere con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, perejil y albahaca picada y un poco de zanahoria rallada a modo de ensalada.



Espero que os guste esta propuesta sin carne.
Esta es una buena propuesta para  después de un paseo,  algo ligero y sano.


miércoles, 20 de mayo de 2015

Tortillitas rellenas de ensalada.




Llegar por la noche y no tener ganas de hacer nada, pero con hambre, apeteciendo algo ligero y rápido.
Yo creo que todos estamos en esta misma situación muchas veces.
Pues con esta receta te soluciono en un periquete el problema.
Además, los ingredientes no pueden ser más sencillos, económicos y que tenemos en todas las neveras.
Y con unos ingredientes tan económicos no puede salir un plato más vistoso y lleno de sabor.

Es una receta que a los principiantes les viene de maravilla, estudiantes y los que no tenemos ganas de mover un dedo muchas veces.
Ya veréis que completa y que rica es esta receta.

INGREDIENTES: los ingredientes son para una persona.

Para la tortillita.

  • Un huevo.
  • Una cucharada sopera de harina rasa, (optativo) 
  • Un poco de perejil picado.
  • Un chorrito de leche.
  • Sal y pimienta negra o blanca.
  • Un poquito de mantequilla para poner en la sartén o un poco de aceite.


ELABORACIÓN:

Echar en un bol todos los ingredientes y batirlos con un tenedor o unas barillas hasta que no queden grumos de la harina.
Poner en la sartén un poco de mantequilla o aceite, calentar y echar la mezcla de la tortilla.



Dejamos que cuaje por un lado y cuando vemos que la podemos volver sin que se rompa le damos la vuelta.
Que quede dorada, eso si, queda mucho más vistosa a la hora de emplatar.
Una vez hecha, sacamos a un plato y reservamos.

RELLENO:

  • Un tomate partido en daditos y las semillas de otro para adornar.
  • Un puñado de lechuga partida muy fina.
  • Dos pepinillos en vinagre picados.
  • Una lata de atún, (optativo)
  • Dos cucharadas de mayonesa.
  • Una cucharada de yogurt blanco o queso fresco.
  • Sal y pimienta.
Se le puede poner si hay aguacate, maíz, zanahoria rallada, admite lo que nos guste y lo que tengamos en ese momento.

ELABORACIÓN :



Mezclamos en un bol todos los ingredientes de la ensalada.
Batimos la mayonesa junto con el yogurt o el queso fresco salpimentado.
Lo añadimos a la ensalada y con todo ello rellenamos la tortilla, solo en un extremos.
Que quede con altura el relleno, así se verá más bonita luego al cortarla.


Rellenamos y enrollamos.




Ya solo queda cortarla en trozos gruesos para que no se desmorone con un cuchillo bien afilado.
Mejor antes de cortar meterla unos minutos en la nevera, para que el relleno esté frío y el corte quede mejor.



Disponemos los trozos en el plato adornándolo con un poco de pepinillo en rodajas y semillas del tomate por encima, le dará un toque de color que lo hará si cabe más apetecible.
Si os apetece y tenéis le ponéis un poco de cebollino por encima.




Ya habéis visto el resultado, ¿fácil, verdad?
Y vistoso.
No tengo tiempo para cocinar mucho, publico cuando puedo y la verdad cuando tengo ánimo que no es siempre.
Por eso os pido disculpas si voy un poco a salto de mata ahora con el blog.
Un abrazo y sigo viendo vuestros blogs siempre que puedo.

sábado, 16 de mayo de 2015

Pastel de lubina y gambas


Hace tiempo que me apetecía hacer un pastel o terrina de pescado.
He visto muchas recetas en revistas, internet, etc... pero al ver de nuevo la receta de Catalina, Cocina con Catalina y la de Conchi, El puchero de la bruja me decidí a hacerla.

Los ingredientes son parecidos, al pescado escogido, normalmente se le añade gambas , Catalina le añade también  los palitos de surimi, que aportan mucho sabor junto con el tomate, la nata, que Catalina sustituye por queso fresco, todo un acierto y pocos ingredientes más.
Conchi escoge el cabracho, hervido en agua con laurel y cebolla. El sabor de este pescado es intenso y al hacerlo de esta manera conseguimos dos cosas, que nos quede un rico fume de pescado y que el pescado quede muy jugoso para el pastel.
En cuanto al pescado, cualquier pescado blanco con bastante molla y con las menos espinas posibles no hará más fácil el separar las mollas de la piel y espinas.
La elaboración no puede ser más sencilla y el resultado muy vistoso y con un gran sabor.
Se sirve bien frío y se acompaña en forma de montaditos, junto con ensalada que le aporta frescor o con pan untado con mayonesa y pepinillos en vinagre o algún brote de rábano picante.

Esta es mi receta.

INGREDIENTES:
  • Una lubina de ración para dos personas.
  • Una bolsa de colas de gambones congelados de 350 gramos.
  • 12- 14 palitos de surimi.
  • 150 gramos de queso fresco.
  • 50 ml de nata o leche evaporada.
  • 5 huevos talla M.
  • Sal y pimienta blanca o negra.
ELABORACIÓN:



Calentamos el horno a 180 - 200 grados mientras preparamos la terrina.
Mezclamos el queso, los huevos, la leche evaporada junto con la sal y la pimienta.
Como hace Catalina de una manera rápida y sencilla cocemos el pescado en el microondas el pescado con un poco de sal en un plato tapado con papel film dejando un hueco para que salga el vapor durante cinco minutos.
Dejamos enfriar.
Pasamos las colas de gambas por una sartén , si fuese necesario  añadimos a malas penas un poco de aceite y una pizca de sal.
Descongelamos y picamos finamente o como queramos encontrar luego el surimi.



Desmenuzamos el pescado al que hemos separado de piel y espinas, junto con el surimi y las colas de gambas  partidas.
Echamos al bol donde hemos mezclado los huevos, queso, etc...
Forramos un molde con papel de horno sulfirizado y echamos en el toda la mezcla del bol.


He usado toda la hoja de papel sulfurizado para que luego lo sobrante de los extremos lo podamos doblar y quede por encima, así evitaremos que se nos queme por encima  o dore demasiado y no nos entre agua del baño maría.




Metemos el molde en un repiciente mayor al que le añadimos unos dedos de agua.
Introducimos en el la terrina y si hace falta añadimos algo más de agua al primer recipiente, ha de llegar el agua a la mitad de la terrina.

Dejamos cocer durante 45 minutos, en ese momento pinchamos con un palillo la terrina para comprobar que sale limpio, sino fuese así seguimos unos minutos más hasta ver que está hecho.
Si no lo dejamos el tiempo suficiente quedará poco hecho y al intentar partirlo se nos rompería.



En mi pastel no se ve uniforme al partirlo y es porque lleva muchos tropezones.
Si queremos que quede el interior más homogéneo triturar por ejemplo el pescado y el surimi  dejando solo las gambas a trozos.
Yo lo haré en la próxima ocasión.
Esperamos a que enfríe para desmoldarlo.


Una vez fuera del molde podemos adornarlo como más nos guste, con algo de lechuga, mayonesa, lactonesa, salsa de rábano picante, etc...

Se conserva varios días envuelto en papel film en la nevera, siendo ideal para una comida de amigos o familia.




viernes, 17 de abril de 2015

Pollo de corral con salsa ¨Escaldums¨



La salsa Escaldums proviene de Las islas Baleares, de Mallorca en concreto.
Forma parte normalmente de un guiso de ave, unas veces de pollo, otras de pavo o de la que se suela emplear en cada casa o nos apetezca en ese momento.
Pero también se utiliza para patatas o verduras o como en este caso acompañando a un pollo al horno.
Como muchas recetas cada maestrillo tiene su librillo, por eso hay variantes de la misma receta, pero ¿en que receta tradicional no pasa eso?
Se caracteriza por el majado de almendras y ajo que incorporamos al final de la salsa.
Se suele hacer en guiso,  introduciendo el ave una vez frita en la salsa pero en mi casa cuando hago algo por primera vez y más siendo un sabor potente he preferido hacer el pollo asado, muy sencillo por un lado y la salsa aparte, así nos serviremos cada uno a nuestro gusto.
En muchas recetas veremos que lleva pasas y piñones, en mi receta no las he puesto pero si lo hacemos añadirlas  al final, pudiendo dividir la salsa una vez cocinada en dos y  echarlas en una de ellas, teniendo así dos versiones de la misma.

Os cuento como la he hecho.

INGREDIENTES:
Para el pollo al horno:
Un pollo de corral.
Sal.
Una hoja de laurel.
Un chorro de vino blanco.
Medio vaso de agua.

Para la salsa ¨Escaldums¨:
10 almendras.
Un diente de ajo.
Una yema de huevo duro.
Aceite de oliva.
Medio puerro picado
Media cebolla picada.
Un tomate maduro picado sin piel.
Una hoja de laurel.
Un poco de vino oloroso. o vino blanco.
1/2 litro de caldo de pollo o agua con una pastilla de caldo.
Sal y pimienta.
Una pizca de azúcar.

ELABORACIÓN:

Untamos el pollo con aceite, salamos y lo introducimos en una cazuela para el horno.
Echamos una hoja de laurel, el vino y el agua.
Tapamos el pollo y la cazuela con papel de aluminio y dejamos asar a 150 grados 3/4 de hora.
Subimos la temperatura del horno a 200 grados hasta que el pollo este hecho, quitando el papel de aluminio los últimos diez minutos para que coja un color más dorado.
Para hacer la salsa:
En una sartén doramos con un poco de aceite las almendras y el diente de ajo.
Sacamos  y picamos en el mortero con un poco de sal primeramente las almendras y después añadimos el ajo sin piel, añadimos al final la yema de huevo.
En la misma sartén doramos a fuego bajo el puerro, la cebolla y la hoja de laurel con un poco de sal y pimienta.
Añadimos el tomate con un poco de azúcar y dejamos que fría todo junto.
Incorporamos el vino dejando que reduzca un poco y echamos el caldo de pollo.
Por ultimo agregamos el majado a la salsa.
La salsa se ligará con el majado y reducirá, cuando esté  a nuestro gusto rectificamos de sal si hiciese falta y trituramos.
Servimos el pollo con la salsa.

Podemos acompañar el pollo con unas patatas fritas o con verdura a la plancha que con esta salsa por encima queda muy gustosa.
Si no queremos hacer el pollo al horno podemos trocearlo y freírlo antes de hacer la salsa.
Lo reservamos  y cuando la salsa esté acabada lo incorporamos a ella dejando que se impregne de su sabor.


Hecho en guiso o al horno es una receta que estoy segura repetiréis.