viernes, 20 de diciembre de 2019

Mantecados de almendra.


El último DESAFÍO EN LA COCINA del año, dulce, fácil y fantástico.

Carolina es quien nos ha desafiado con Mantecados o Polvorones, no podía ser de otra manera.
Nos encontramos en Navidad y no hay nada más navideño.

La verdad es que hay muchas  recetas en la red, en libros, instagram no sabía cual escoger, no los había hecho nunca.
Hablando con una amiga del grupo, Catina del blog La cocina de Catina , me dió la receta de su madre, la que se hacía siempre en su casa y por supuesto no me la podía perder.

He de decir que no he sido nunca muy fan de estos dulces, hastaaaaaaaaa........ahora, porque están deliciosos, ricos, crujientes, con un sabor fabuloso. 
La receta es fácil y salen si o si, este año desde luego no compro hechos, los hago yo.

Tengo que agradecerle que sin haberlos puesto ella en su blog me la haya dado, pero así es ella, generosa y buena persona.

La receta:
  • 250 gramos de manteca de cerdo a temperatura ambiente, no derretida.
  • 2 yemas de huevo.
  • 500 gramos de harina
  • 200 gramos de azúcar.
  • 150 gramos de almendra molida
  • Ralladura de limón grandecito o dos pequeños.
  • Azúcar glas y canela para espolvorear cuando salgan del horno.
ELABORACIÓN:

He de decir que cuando fuí a hacerlos no tenía la suficiente manteca e hice la mitad de los ingredientes y tuve que poner 120 gramos de manteca de cerdo y 30 de mantequilla.

1er. paso: 
Ponemos la harina en una bandeja de horno sobre un papel de horno, esparcida  con el horno a 90º lo tenemos una hora, no se va a quemar a esta temperatura, solo removerla de vez en cuando un poco.
Así  secaremos la harina aunque sigue quedando blanca que es lo que queremos.
No es un paso que nos cueste trabajo y no hace falta estar pendiente de ella.
Dejamos enfriar fuera del horno.

2º paso:
Pesamos y mezclamos todos los ingredientes a mano o con las palas de la amasadora, no tiene ningún trabajo.
Que la masa quede bien mezclada sin ninguna traza de harina.
En otras recetas mezclan primero la manteca con el azúcar, añaden huevos y luego el resto de ingredientes. Yo lo he puesto todo en la amasadora y ha quedado una masa genial sin ninguna traza de harina.


3er paso: 
Hacemos una bola con la masa y la ponemos entre dos papeles de horno para estirarla, nos resultará más fácil de esta manera.



4º paso:
Le he dado un grosor de medio centímetro y con un cortapastas los he cortado.
No preocuparos de lo sobrante, hacemos otra bola, lo estiramos de nuevo y seguimos cortando más mantecados, así hasta acabar la masa.


5º paso:
Ya veis, es una masa brillante y fantástica. 
Los ponemos en un papel de horno de los que hemos utilizado para estirar la masa sobre una bandeja y los metemos en el frigorífico por lo menos media hora, que enfríen.
Mientras precalentamos el horno a 180º.


6º paso:
Pasamos el papel con los mantecados a la bandeja del horno y cocemos a 180º calor arriba y abajo sin aire durante 12 minutos, como mucho 15.
Yo los he tenido 12 minutos con este grosor, si los hacéis más gorditos tenedlos algún minutos más.


Sacamos del horno en cuanto los veamos doraditos por los extremos.
Como vemos sin ninguna grieta, lisos y preciosos.
Es una masa con unas proporciones perfectas, como debe ser.


Una vez sacados del horno y fríos espolvoreamos con una mezcla de azúcar glas y canela.



Para ver las propuestas del resto del grupo pinchad en el logo del grupo, vais a quedar encantados, querréis hacerlas todas.



jueves, 19 de diciembre de 2019

Fiambre de pavo fácil.




Tenía muchas ganas de hacer un fiambre de pavo y esta navidad me han regalado un señor pavo de casi 8 kilos, enterito, casi me da algo cuando he tenido que partirlo pero como no iba a poder el conmigo pues aquí estoy yo, con mis cuchillos y mis ganas de cocinar.


Aquí el señor Pavo, 7.886 gramos, casi nada.


Esta receta de pechuga de pavo que también puede ser de pollo es muy fácil de hacer.
, no tiene casi elaboración, la puedes hacer en olla, en máquina o en el horno, solo hay que llevar cuidado con la temperatura si es en olla.

Yo he comenzado sacando la pechuguita, jejeje, del pavo.


Vosotros comprarla, es una carne económica y sanísima, de las mejores que hay.


 Vamos a necesitar muy pocos ingredientes y podéis cambiarlos por los que más os gusten.
En mi caso:

  • Tres-cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra,
  • Una cucharada sopera rasa de pimentón de la vera dulce.
  • Una cucharada sopera rasa de hierbas provenzales.
  • Sal y pimienta.
  • Una bolsa para cerrar con zip, de estas que son para congelados o si tienes máquina de vacío de las que suelas usar.
Si lo hacemos en una olla, necesitamos aparte de la bolsa, un termómetro de cocina, son muy económicos y los encuentras en muchos sitios.

Limpiamos la pechuga de alguna posible grasa, no tiene casi nada, solo algo en los extremos.
Mezclamos en un bol todos los ingredientes.





Ponemos la pechuga entera, sin partir en el bol y la untamos bien con una brocha o con las manos con la mezcla que hemos hecho.
Metemos la pechuga embadurnada con todo el marinado y la cerramos bien, si es al vacío lo hacemos con la máquina.
Metemos la pechuga una - unas horas en la nevera, depende del tiempo que tengamos, en mi caso solo una, tenía prisa, para que coja bien el gusto de todas las especias.



Una vez que lo hemos sacado de la nevera, lo dejamos que esté a temperatura ambiente, y lo metemos en la olla  o como en mi caso en la máquina.Yo tengo la Kenwood Cooking Chef, pero igual si es thermomix, Cecotec, o cualquier otra marca que podemos programar temperatura y tiempo.


Cubrimos con agua, aquí está sin acabar de cubrir, pero que cubra la carne del todo.
Para olla u otras máquinas, no en la Kenwood hay que poner un peso encima para que la carne quede sumergida totalmente en el agua, y programamos 1 hora y 30 minutos a 65 - 70 grados.
Si es en olla normal igualmente, le ponemos un peso encima, por ejemplo una pequeña fuente de barro,donde servimos las natillas, o lo que queramos, le damos calor hasta que alcance la temperatura y vemos que el termómetro llegue a 65- 70 grados, así la hora y media, si hace falta le vamos añadiendo agua.

Para horno lo mejor es meter la pechuga en una bolsa de horno con todo el marinado, horno a 80 grados precalentado una hora y media.


En mi caso y en la Kenwood he puesto encima  el accesorio que tenemos para hacer al vapor dejando que sobresalga por los lados la bolsa,así no se sumergirá en el agua.
He puesto la tapadera en la máquina y programado igual, 65 -70 grados, Una hora y media.


Las máquinas nos avisan y con la olla y el horno os aconsejo poner un reloj que nos avise cuando haya pasado el tiempo.



Así queda una vez finalizado el tiempo.



Sacamos de la bolsa en cualquier caso.
 Podemos dejar enfriar así mismo y comer a lonchas finas o bien dorarlo en el horno.
Meter al horno encima de una papel sobre la bandeja y dorar un poco.


La próxima vez lo ataré con hilo de bramante para darle forma, la verdad es que pensé hacerlo y luego ni me acordé.
Es solo  una cuestión de estética.


Lo podemos hacer con las especias que más nos gusten.
Comerlo frío o pasadas las lonchas un poco por la sartén para quitarles el frío.
En ensalada, bocadillo, montaditos, aperitivos o tentempié.
Esta forma de cocinarlo lo he visto en las recetas de MJ y lo he adaptado a mi gusto y a mi máquina.

Ha costado más de publicar la entrada que en hacerlo.
Espero que os haya gustado.
El próximo con otro adobo, no os lo perdáis.
¿Que adobo le pondríais vosotros?

sábado, 30 de noviembre de 2019

Codornices escabechadas, receta de Simone Ortega.



Esta receta me recuerda a mi padre, le volvían loco las codornices en escabeche , pero no se hacían en casa, las compraban ya hechas como algo especial.

Para elaborar este plato he visto dos recetas y la verdad es que son casi iguales y cada cual mejor.
 Una de Simone Ortega que sale bien si o si y la otra de Dani García, en su programa de televisión  de TVE, todo lo que hago de él queda exquisito.

Con la misma receta podemos hacer tanto las codornices como las perdices, dependiendo de la cantidad iremos añadiendo proporcionalmente más cantidad de los ingredientes.

INGREDIENTES:
  • 3 - 4 codornices.
  • Un vaso de los de vino de aceite de oliva. En mi caso he puesto 150 ml.
  • Un vaso de los de vino de vinagre , de manzana o de vino blanco pero bueno. En mi caso he puesto 150 ml. 
  • Un vaso de los de vino de vino blanco. 150 ml.
  • Una zanahoria no muy gruesa.
  • Una cebolleta mediana, es un poco más dulce y más fina que la cebolla normal.
  • 2 dientes de ajo.
  • Una ramita de romero
  • Dos hojas de laurel.
  • Dos o tres ramitas de tomillo.
  • Una ramita de perejil.
  • 8- 10 granos de pimienta.
  • Una ramita pequeña de apio, Simone Ortega le pone, Dani García no le pone en su receta. Yo en este caso no le puse porque no tenía.
  • Agua o caldo de ave.
Si no tenéis romero y tomillo fresco poned del seco, una cucharadita de café de cada uno.

ELABORACIÓN:


Comenzamos poniendo en la olla el aceite, la mitad de lo que pone en la receta junto con  los ajos partidos.
Cuando esté caliente añadimos las codornices salpimientadas y las doramos por todos lados.


Sacamos las perdices y reservamos.
En la misma olla  añadimos las cebolla cortada en juliana, esto es a lo largo y que se note, no muy fina.
La zanahoria raspada su piel y cortada a rodajas, el romero, el tomillo, el laurel, la pimienta en grano y la sal.


Dejamos que se rehoguen un poco pero no mucho, que ni transparente la cebolla a fuego medio-bajo unos cinco minutos.
A continuación subimos el fuego y añadimos el vino blanco dejando evaporar un poco.

Incorporamos el vinagre y el resto del aceite.

Tapamos la olla y cocemos a fuego medio durante 10 minutos.


Destapamos, añadimos agua o caldo de ave hasta casi cubrir las codornices y cocemos, primero a fuego medio hasta que empiece a hervir, luego lo bajamos y seguimos cociendo durante 20- 25 minutos o hasta que las veamos tiernas pero no mucho más, no queremos que se nos deshagan.


Les habremos dado la vuelta a mitad de cocción para que se hagan por todos lados.
Finalizada la cocción dejamos que enfríen su misma salsa.

Podemos comer templadas o a temperatura ambiente.
Si fuese verano frías están deliciosas también.

Es mejor comerlas unos días después de su elaboración, el sabor se habrá asentado y nos quedarán deliciosas.

Las podemos envasar en tarros de cristal cubiertas con el escabeche, bien enteras o bien partidas por la mitad o en cuartos.

Una muestra de ensalada, rápida y sin ninguna dificultad.
Una codorniz templada, partidos los muslos y desmenuzadas las pechugas.
Lechugas variadas, Un tomate partido, remolacha en vinagre agridulce, un poco de la cebolla y zanahoria del escabeche y un aliño de aceite, unas gotas de vinagre de módena y un poco de la salsa del escabeche, sal y pimienta.
Le he puesto por encima una sal al romero de la marca Carmencita.



Os dejo otras elaboraciones hechas con codornices a cada cual más rica y distinta.
El éxito está asegurado.

Pinchando en la foto os lleva directas al enlace del blog.

CODORNICES ESTOFADAS.     
Para un aperitivo, en unas tostas, con un buen vinito ahora en invierno.



CODORNICES CON UVAS Y JEREZ.

Para un entrante y quedar de lujo.
Hechas con antelación solo nos queda calentar, jamás en el microondas ya que la piel se rompería, en un caso u olla del tamaño adecuado y a fuego bajo, despacito.



Espero que os haya gustado u os hayan gustado las recetas.


                                                  FELIZ NAVIDAD!!






miércoles, 20 de noviembre de 2019

Runzas de pollo.



Como todos los 20 de cada mes llega la receta de Desafío en la cocina, esta vez directo de Estados Unidos, en concreto de Nebraska.
Un bocadillo como decimos aquí relleno de carne, cebolla, col y alguna cosa más que es una delicia y que se llaman RUNZAS.

¿Lo habías visto, oído o probado alguna vez? yo no y ha sido toda una sorpresa como muchos de los desafíos que elaboramos en el grupo.

Los podemos encontrar con otros nombres, como BIEROCK, kRAUTBURGUER, y algún otro difícil de escribir y más difícil de pronunciar y que ya provienen de Europa.

Pero nos centramos en Nebraska que es de donde proviene nuestro desafío.

Un bocadillo que se sirve por la Nebraska Society of Whasington D.C. y la Nebraska Society of New York.  para sus eventos Tasted of Nebraska.

Hay una cadena de restaurantes llamado Runza que se fundó en 1949 repartido por todo el estado y que todavía existe dirigido por el nieto de su creadora, Sally Everett que a su vez fué la creadora de la runza moderna.
En wilkipedia encontraréis  la historia completa de  este sándwich o como queramos llamarlo que podemos hacer en forma de bocadillo, media luna, cuadrado..... eso ya va a gustos.
Lo que si os digo es que si los hacéis una vez no será la última, os van a encantar.

En el grupo nos han dado libertad para el relleno, con la carne que prefiramos o tengamos y yo he decidido probarlos con pollo, pero ya os digo que lo haré con otras carne, quedan geniales y tenerlos listo para nuestras reuniones con amigos o familia es todo un acierto.

He hecho un relleno con pollo y el relleno clásico que le ponen en Nebraska , allí también les suelen poner queso , las hacen con o sin queso aunque yo no le he puesto porque no tenía .
 pero las próximas van a ser un poco más españolas, con algo de tomate, queso y alguna cosilla más.
Estos bocadillitos los podemos rellenar con la carne que prefiramos y los ingredientes que tengamos en la nevera o que prefiramos.

Pinchando en el logo del grupo os dirige a las propuestas de mis compañeras, cada cual más rica.

La receta se divide en dos partes, el pan y el relleno.

Un pan tierno estilo brioche , suave, una pizca dulce, hace contraste con el relleno y queda una mezcla genial.

Para el pan he escogido una receta que ya tengo en el blog, el pan de hamburguesa , solo que esta vez la he amasado muy bien, con amasadora  unos 10-12 minutos, con la varilla para pan.

INGREDIENTES:
  • Una cebolla picada.
  • 300 gr. de col cortada muy fina.
  • Una pechuga de pollo partida muy pequeña o picada.
  • Sal, pimienta.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 1 huevo para pintar la masa cuando vayamos a hornearlas.
            El enlace os lleva hasta la receta con un paso a paso pero os pongo los ingredientes:
  • 325 gramos de harina de fuerza.
  • 155 gramos de leche tibia.
  • 5 gramos de levadura de panadero.
  • 1 huevo M
  • 10 gramos de azúcar.
  • 5 gramos de sal.
  • 15 ml de aceite.



ELABORACIÓN:

Picamos la col fina y la cebolla un poco más gruesa, queremos que se note.


En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite y echamos 200 gramos de  col y la cebolla con sal y pimienta.
Doramos a fuego medio para que nos quede transparente, podemos taparla mientras se va haciendo e ir removiendo de vez en cuando.



Una vez pochada o sofrita la apartamos en la  misma sartén y añadimos el pollo picado pequeño salpimentado, que no quede soso.
Echamos si hace falta un poco más de aceite, queremos que se fría no que cueza.


Cuando está bien dorado añadimos los 100 últimos gramos de col, la dejamos que se haga pero no del todo y reservamos todo el sofrito.



¿Porque hago la col en dos tandas??
La primera le da jugosidad y la segunda le va a dar jugosidad también pero a la vez se va a notar más cuando nos comamos la runza, va a quedar hecha pero con más cuerpo.
Este truco lo suelo hacer en muchos platos cuando quiero que cierta verdura adquiera un poco más de protagonismo.



Reservamos mientras se hace el pan.

Para el pan seguimos las instrucciones de la receta, pero es tan fácil como amasar todos los ingredientes, sin ningún orden.
Para esta receta he amasado bien, unos 10-12 minutos en amasadora, con la varilla o varillas para el pan, dejamos reposar hasta que doble el volumen , en mi caso un poco más, estaba haciendo cosas y lo dejé más tiempo, casi triplicó el volumen.



Sacamos la masa del bol y desgasificamos amasando un poco, enharinamos la mesa de trabajo si hace falta pero como lleva aceite la masa casi no hace falta.



Dividimos la bola de masa en porciones de unos 100 gramos, estiramos con el rodillo  cada porción haciendo un rectángulo ayudándonos con los dedos y estirando un poco para darle la forma.



Batimos el huevo en un bol y pincelamos los bordes de la masa para que al doblarla y hacerla en el horno no se nos abra.
Le ponemos una buena porción de relleno pero sin pasarnos , estiramos un poco la masa de un extremo con las manos hasta un poco más de la mitad y con el otro extremo hacemos lo mismo , este que monte en el primero, apretamos un poco las dos masas para que cierre bien.


Doblamos los bordes de los otros extremos apretando un poquito la masa hasta que veamos que quedan bien cerrados.


Vamos haciendo todos bocadillitos o runzas y ponemos en una bandeja de horno sobre un papel de hornear con los pliegues hacía abajo.
Pincelamos por encima con el huevo batido, esto les dará un color dorado precioso y muy apetecible.


Metemos en horno precalentado a 180 grados durante 20 o 25 minutos con el horno arriba y abajo, o hasta que veáis que están hechos y doraditos.
Con la luz de la cocina no se ven muy dorados pero en la foto de abajo con luz más natural ya vemos lo dorados y bonitos que quedan.



Han salido cinco runzas con un tamaño muy bueno, para uno por persona es suficiente y si los comemos templados quedan fantásticos.
Se pueden congelar una vez sacados del horno y fríos individualmente.



Ya veis el corte, un pan tierno y esponjoso y se nota el relleno.
Ya tenemos otra receta más para una noche televisión u una reunión con familia o amigos.



miércoles, 23 de octubre de 2019

Codornices estofadas, receta de Simone Ortega.


Me encantan las codornices y más cuando te regalan una caja llena de ellas, bien ordenadas y con una piel y aspecto perfectos.


En esta receta he hecho tres de ellas , el resto las he congeladas por separado bien envueltas en papel film.
Para cocinar estas tres he escogido una receta de Simone Ortega.
Tengo muchos de sus libros y tengo que decir que nunca, jamás fallan sus recetas.
Si acaso podéis adaptarlas un poco o variar alguno de sus pasos pero algo insignificante y siempre porque se adapata mejor a nuestro gusto.

INGREDIENTES:
  • 3 codornices enteras.
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1/ 2 vaso de vino de vino blanco.
  • Una cebolla picada.
  • Un tomate pequeño pelado y picado.
  • Una cucharada de café de mantequilla.
  • Un cuarto de cucharada de café de pimentón dulce.
  • Una pizca de canela (optativo)
  • Una cucharada de café de mostaza , yo he puesto mostaza antigua.
  • Una rebanada de pan, pequeña.
  • Una cucharada sopera de vinagre.
  • 2 dientes de ajo.
  • Una ramita de romero y otra de tomillo o un poco de romero y tomillo seco.
  • Sal y pimienta molida.
  • Nuez moscada.
  • Una pizca de orégano.

ELABORACIÓN:

Lavar y limpiar de restos de plumas las codornices si las hubiera.


Machacar los ajos partidos con sal.
En una sartén dorar la cebolla con el aceite, la mantequilla y los ajos machacados.

Poner encima de la cebolla las codornices, el tomillo y el romero , salpimentándolas por encima.


Dorarlas por todos lados con cuidado de no romper la piel.

Nota: al dorar las codornices encima de la cebolla nos aseguramos que no se rompa la piel , son muy delicadas. 


Añadir una vez doradas la mostaza, el tomate picado, la pizca de canela, la nuez moscada, el orégano y el pimentón.
Añadimos el vino.

Dejar que cueza con la cazuela tapada a fuego lento, dándole la vuelta de vez en cuando con cuidado.
Las tendremos unos 20 minutos.



Freímos la rebana de pan,(no mucho, solo hay tres codornices) en un poco de aceite por ambos lados.
Sacamos y todavía caliente le echamos por encima la cucharada de vinagre para que empape.
Añadimos a la cazuela seguimos cociendo unos minutos más añadiendo un poco de agua si hiciese falta hasta que se deshaga en la salsa y la haga espesar.


Probamos y rectificamos de sal la salsa. Dejamos unos cinco minutos más y ya lo tenemos listo.



Dejamos reposar unos minutos, sacamos las codornices y las troceamos a nuestro gusto.
Yo he separado los muslos y luego las pechugas con cada alita, con carcasa y todo.
Hay mucha gente como a mi que nos gustan hasta sacarle todo el jugo y sabor y los huesos.


Ya solo nos queda emplatar y disfrutar comiéndolo.






Acompañarlo con un vinito y que no se os olvide el pan.