domingo, 5 de diciembre de 2021

Solomillo Wellington, paso a paso , fácil y económico.




Tenía muchas, muchas ganas de hacer esta receta y para ello he visto mil recetas y videos.

Nadie nace enseñado y tiene algunos pasos son  imprescindibles para que quede medianamente bien y no se separe el relleno de la carne y del hojaldre.

Os voy a detallar con un paso a paso de esos rolleros míos como lo he hecho para facilitaros la elaboración y que no os volváis loquillos a la hora de hacerla.

Esta es la primera vez que lo hago y bueno, estoy bastante contenta con el resultado y con lo rica que está.

La preparé para el catálogo de Expert de este año, la fotografía es de David Santacruz Fontecha.

Para elaborarla podemos utilizar por supuesto un solomillo de ternera, cerdo, o también un buen redondo de ternera no muy grande, pero eso si, de un sitio de confianza para que sea tierno.

Aún así comradlo días antes y tenerlo envuelto en papel film en la zona cero ( no llega a congelarse) unos días, yo lo he tenido casi una semana.  ¿Porqué? para que la carne repose y quede más blanda. Id mirándola para ver su estado, pero se puede tener incluso más días, todo depende también de la nevera y lo llena que esté. Pero aún así miradla por si acaso y si no os fiais la congeláis y sacáis dos sías antes de cocinarla para que descongele en la nevera.

He dicho descongelar dos días antes porque es mejor hacerlo la vispera a que la comamos porque requiere tiempos de reposo en la nevera, no os preocupéis, la espera y el trabajo merecen la pena.

Hay que tener en cuenta que es una carne que se suele consumir en su punto .

INGREDIENTES:

  • 500 gramos de solomillo.
  • 1 lámina de hojaldre.
  • 100 gramos de jamón ibérico.
  • 60 gramos de mousse de foie de pato..
  • 200 gramos de champiñones..
  • 1 cebolla grandecita..
  • 100 gramos de jamón serrano en lonchas..
  • Mostaza..
  • Perejil picado.
  • Tomillo.
  • Sal y pimienta.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Un huevo.
  • Sal en escamas.



ELABORACIÓN:

En una sartén sellamos la carne que previamente habremos limpiado de toda la grasita que lleva por encima, sin sal para que los jugos no se le vayan y quede luego seca.


Este paso del sellado es muy importante, hará que la carne quede mucho más tierna y nos ayudará a que quede en su punto optimo junto con el tiempo de horneado del hojaldre.



Reservamos y dejamos reposar mientras preparamos el siguiente paso.


El próximo paso es sofreír en el aceite que ha quedado en la sartén y a fuego medio la cebolla y el champiñón muy picados junto con el un poco de tomillo y perejil picados, sal y pimienta.


Añadimos la mousse de pato o dependiendo de nuestra economía paté o incluso un poco de foie, desde luego cuanto más calidad tengan los ingredientes mejor y más rico quedará.



El paté tiene que integrarse completamente con la cebolla y los champiñones partidos formando una farsa que será una de las capas de la receta.


Pasamos a un cuenco y dejamos enfriar en la nevera.
Ha de estar bien fría para que se agarre bien a la carne cuando la pongamos por encima.




Extendemos una buena tira de papel film en la mesa de trabajo.

Tened en cuenta que hay que envolver por completo la carne con la farsa , yo lo extiendo  pero sin cortarlo, así una vez acabado este paso podemos ir enrollando para que quede bien envuelto.



Encima del papel film hacemos una capa con las tiras de jamón serrano, montadas unas encima de otras, como veis en la foto.


Encima del jamón ponemos una fina capa del sofrito, encima de este la carne sellada que untaremos con mostaza ayudándonos con un pincel.


Ponemos también una capa gruesa encima de la carne del resto del sofrito. 
La capa del sofrito tiene que ir bien pegada a la carne, la mostaza aparte de dar sabor hace como de pegamento, apretar el sofrito para que no queden huecos que afearán el resultado final.



Ayudándonos con el papel film vamos enrollando el jamón serrano por encima de la carne y el sofrito.
Hay que ir apretando para que no queden huecos.


Acabamos de enrollar y envolvemos bien, dando varias vueltas al papel film, formamos como un caramelo y metemos en la nevera por lo menos una hora.
Es por eso hacerlo un día antes, los pasos de enfriar son muy importantes.

El jamón serrano ayuda a que forme una barrera entre el sofrito y el hojaldre que pondremos en el siguiente paso y no coja humedad el hojaldre y quede bien cocinado.

Sacamos de la nevera y frío hacemos el siguiente paso.
Extendemos el hojaldre encima de otro papel film, igual que el anterior.
Quitamos el film de la carne y ponemos encima , bien centrado del hojaldre.
Enrollamos con el hojaldre el rollo de carne, ha quedar bien apretado para que cuando lo partamos una vez hecho no queden huecos, también por los extremos.
Cortad el hojaldre que sobre.
Enrollamos igual que la otra vez, el film bien apretado al hojaldre y metemos de nuevo en la nevera.
Enfriamos.


Hasta aquí podemos hacerlo el día antes,  bien enrollado y apretado en papel film y meterlo en la nevera hasta que un poco antes de la cena horneamos. 
Si no con media hora o una hora de frío serán suficientes.

Con este paso conseguimos que el hojaldre suba perfecto, que la carne quede muy jugosa y que los sabores se mezclen dentro del hojaldre.

El hojaldre tiene que estar siempre muy frío antes de hornear, recordadlo.



Quitamos el papel film y ponemos el rollo encima de la bandeja del horno con un papel de hornear.

Formamos el dibujo que prefiramos, yo he hecho algo muy simple para que veáis que incluso así queda de fábula.

Pincelamos todo el hojaldre con huevo batido.

Espolvoreo un poco de sal en escamas y horneamos con el horno precalentado a 200 grados.

CUIDADO: El horno ha de estar bien caliente para que el hojaldre suba.


Podemos poner la rejilla del horno en la parte superior del horno con otro papel film, esto hará que se cueza bien el hojaldre y no se queme arruinando toda la elaboración.

Lo quitamos cuando haya subido y doramos a nuestro gusto.

Veis el hojaldre queda perfecto aunque el papel de hornear se haya quemado.


Dejamos reposar unos minutos y añadimos algo más de sal en escamas y espolvoreamos con tomillo si es nuestro gusto.

Ponemos en una fuente o sacamos mejor en una tabla bonita de madera para ir cortando encima de la mesa, esto ya a gustos, pero dejad que los comensales vean el resultado final.


Aquí veis el corte , con la carne en el punto que se suele comer.


Podemos acompañar de una salsa y unas patatas en la sartén previamente horneadas y salteadas con un poco de mantequilla y perejil picado .


Espero que os guste y que todas las indicaciones os ayuden que el resultado final sea de vuestro agrado.

3 comentarios:

  1. Hola guapísima¡¡¡¡ Te ha quedado estupenda¡¡¡¡ da mucho respeto el preparar esta receta pero con los trucos adecuados puede quedar muy bien. Yo también tengo unos minis solomillos wellington de solomillo de ternera para el blog y también he hecho en versión grande/normal. Es un plato exquisito y delicioso.
    Nos has hecho un paso a paso genial, muy bien detallado. Y la fotografía es excepcional¡¡¡¡ Besos

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado en el punto perfecto.
    DELICIOSO.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Se ve delicioso, me encanta leer recetas así que por aquí me quedo.

    ResponderEliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.

Pot pie de pollo y verduras.

  Esta es una receta para el grupo de cocina DESAFÍO EN LA COCINA, y como muchas otras recetas  si no es por el grupo quizás hubiese tardado...