jueves, 14 de mayo de 2020

Costillar de cerdo fácil en wok, efecto horno.



Esta es de esas comidas que salen así, sin más.
Toda la mañana sin parar, lavadoras, limpiar, tender, etc... y sin tiempo para cocinar.
No quería encender el horno porque están haciendo unos días de calor y pensé en hacer la carne despacio en la olla wok a fuego lento, como si fuese efecto horno.

Los ingredientes, pocos y sencillos.
  1. Un trozo de costillar de cerdo con hueso. Así le da sabor y no queda reseco.
  2. Unas alcachofas peladas y partidas por la mitad. Las he puesto con agua y zumo de limón para no ennegrezcan antes de ponerlas en la sartén.
  3. Aceite de oliva, dos cucharadas soperas.
  4. Un poco de mantequilla.
  5. Sal y pimienta negra molida.
  6. Un poco de agua, sobre 40 ml. si hiciese falta.
  7. Unas patatas fritas.
Comenzamos dorando la pieza de carne en el aceite y la mantequilla. a fuego medio - fuerte.
Lo doramos por todos lados, así sellamos la carne y no perderá los jugos.
No le ponemos sal, así sella mejor.



Una vez sellada la carne añadimos las alcachofas y bajamos el fuego,  añadimos sal, pimienta y doramos, dándoles unas vueltas.
Dejamos el fuego bajo.
Mi vitrocerámica tiene del uno al diez y lo he puesto al cuatro.
Tapamos el wok, en mi caso, si lo hacéis en olla o sartén que tengan tapadera.
Lo dejamos que se haga lentamente, con el vapor que genere y va cayendo en la carne y las alcachofas haciendo su propio jugo.
Estamos pendientes y le damos la vuelta a todo de vez en cuando, tapamos y dejamos que se siga haciendo poco a poco.
Si vuestra vitro, fuego o inducción tiene más fuerza que la mía acomodar el fuego para que no se os queme ni la carne ni las alcachofas.
Yo a la hora le añadí el agua, ya os digo, unos 40 ml como mucho, si queréis vino blanco pero yo le puse  el agua, estaba riquísimo.







Seguimos con la sartén tapada y que el agua se mezcle con el jugo, la carne y las alcachofas.
Como vemos en el video hay bastante vapor en la olla, este cae a la carne de nuevo y no deja que se reseque generando jugo.



La he tenido a fuego bajo, entre el tres y el cuatro unos  20 -25 minutos más, muy despacito .

Una vez hecha, sacamos la carne, dejamos unos minutos encima de la tabla de cortar y la cortamos en filetes con su hueso.

Ya veis, después de casi una hora y media todavía la costilla está muy rosa, el resto perfecto.




Lo que he hecho ha sido partir la carne y darle una vuelta en el jugo, lo suficiente como para que se haga, en tres minutos perfecta.


Y así lo he servido, tampoco me ha dado mucho tiempo para grandes fotos.
Una comida sencilla pero jugosa y rica, os lo aseguro.
Y con el sellado del principio es como si la hubiésemos hecho al horno, no os parece?


La carne, las alcachofas, unas patatas fritas y el jugo de la carne por encima.

Os aseguro que la repetiré, estaba riquísima.


1 comentario:

  1. Hola María Teresa, a veces , así se han inventado los mejores platos , probando e inventando o improvisando. Mira por donde te ha quedado una carne suculenta, tierna y muy rica. Y con ese acompañamiento( las alcachofas) que me encantan. Un buen invento!!!! Un fuerte abrazo, sigue cuidándote, Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.

Timbal de alcachofas con jamón serrano y gambas.

  Este ti  de Este mes en el grupo Desafío en la cocina nos proponen elaborar una receta que sea presentada a modo de  timbal. En mi caso y ...