miércoles, 20 de mayo de 2020

Tarta OREO, fácil.


Después de estos días tan horribles, llenos de incertidumbre y temor parece que todo va volviendo poco a poco a la normalidad, una normalidad extraña y llena de cuidados de todo tipo, cuidado de no acercarte demasiado a nadie, cuidado por donde vas, cuidado de no contagiarte. Cuidado, precaución y sobre todo responsabilidad.
Este desafío va dedicado a todos los médicos y enfermeras y resto del personal sanitario que han estado al píe del cañón, sin escatimar esfuerzos, amor por su trabajo pero sobre todo amor por las personas que cuidaban y siguen atendiendo. 

Varias son las personas del grupo que son sanitarios, una de ellas es nuestra amiga M Luz, del blog Trasteando en mi cocina.

Creo que nunca sabremos de verdad todo lo que les debemos, no hemos estado en una UCI, ni hospital, solo nos pedían estar en casa mientras ellos han estado cada día dejándose la piel.
Por eso GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Cada aniversario del grupo hacemos una fiesta preparando algo dulce para celebrarlo y en el octavo no podía ser menos y más cuando hay tanto que agradecer.

El desafío es una tarta helada, ese es el único requisito, como la hiciésemos, ingredientes o tamaño era de nuestra elección y en mi casa ha sido la tarta Oreo.
En mi casa teníamos muchas ganas de comerla y buscaba una buena excusa para prepararla, así que aquí está.

La receta es de una buena amiga, Mari Carmen, alicantina como yo y con un blog precioso, Rico no Ricote,  os lo aconsejo. Su receta  es estupenda, yo solo he puesto 300 gramos de queso crema porque me equivoqué y solo compre una tarrina, pero quedo muy bien.

Los Ingredientes:

Para la base de galleta.
  • 250 gramos de galletas Oreo.
  • 80 gramos de mantequilla.
Para la mousse:
  • 180 gramos de galletas Oreo.
  • 170 gramos de azúcar blanquilla.
  • 300 gramos de queso crema. Ella 500 gramos. 
  • 400 gramos de nata para montar. 
Para adornar la tarta alguna galleta más, según vuestro gusto.
Un molde desmoldable de 20 cm.
Unas hojas de acetato para darle más altura a la tarta y sea más fácil desmoldarla.
Una hoja de papel parafinado para el fondo de la tarta.


Comenzamos derritiendo la mantequilla en el microondas.


Machacamos las galletas de la base de la tarta en una bolsa con un rodillo o como nos sea más cómodo.



Una vez triturada, no demasiado fino, mezclamos con la mantequilla hasta que quede bien integrado.


Forramos el fondo del molde con el papel parafinado y forramos también o con papel parafinado o con el acetato las paredes del molde.
Cubrimos el fondo del molde con la mezcla de galleta y mantequilla dejándola prieta , nos ayudaremos con una espátula.


Metemos el molde en la nevera mientras hacemos la mezcla de la mousse.


Batimos el queso con la mitad del azúcar hasta que quede cremoso.


Batimos la nata con el resto del azúcar hasta que monte, se puede hacer junto con el queso ya batido pero he preferido hacerlo aparte, una vez lo he intentado junto y no se porque no me ha salido, prefiero no volverlo a intentar, o por lo menos no en esta ocasión que no puedo salir a comprar de nuevo por el confinamiento.



Una vez está la nata montada añadimos el queso y batimos un poco más.


Machacamos las galletas reservadas para la mousse del tamaño que queramos encontrarlas dentro y mezclamos poco a poco y con movimientos envolventes en la mezcla de nata, queso y azúcar.


Sacamos el molde de la nevera y echamos la mezcla cuidando que no nos queden burbujas de aire para que no quede fea al cortarla una vez acabada.
Presionaremos un poco con la espátula mientras la rellenamos y alisamos la superficie todo lo posible.
A mi me gusta un poco irregular y así la he dejado.


Metemos en el congelador por lo menos unas horas, hasta que esté consistente sin adornar por encima.



Yo con unas galletas machacadas y dos enteras he adornado un poco la superficie, dicen que menos es más y como es a gusto de mi hijo así nos ha quedado.





He de decir que esta tarta, si os gustan las galletas Oreo es todo un acierto, en la proporción de cantidades y el gusto fantástico que tiene. No es para nada pesada, eso si, hay que sacarla un poco antes de comerla para que no esté congelada, eso le dará más sabor.


Aquí os dejo las propuestas de mis compañeras, a cada cual mejor.



6 comentarios:

  1. bueno bueno, esta es de las fáciles y a la vez exquisitas, además les encantará a los niños!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena pinta! Me encanta todo lo que lleve oreo, tomo nota para cuando tenga que hacer un postre rico

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, vengo de pasearme por ese surtido tan espectacular de tartas heladas, todas están divinas. Esta que nos has presentado es una de las más populares ya las galletas oreo gustan mucho . Te ha quedado preciosas, bien redondita y equilibrados los ingredientes. Te felicito. Un fuerte abrazo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola! No consigo que me cuaje bien, se le puede añadir gelatina o cuajada? En caso afirmativo sabes cantidades? Un saludooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, si haces la receta tal cual mole hace falta gelatina, es como una mousse, no se se quedará bien con la gelatina pero disuelve 6 hojas en un poco de la nata y se la añades al resto y montas. Pero ya te digo que para esta receta no le hace falta. Ponla en el congelador y 20 minutos antes de comerla la sacas. Espero haberte ayudado. Un abrazo

      Eliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.