sábado, 25 de mayo de 2019

Coca Cuatro Cuartos mallorquina


Este es un bizcocho o coca típica de Mallorca, le llaman  cuatro cuartos o coca de cuarto.

Es perfecto para invierno acompañado de un buen chocolate caliente o para el verano  de un buena bola del helado que más nos guste.
Cuando vi la receta en un grupo de facebook me pareció tan sencilla y tan rica que no me lo pensé dos veces, dicho y hecho.

Sin grasas, solo un poco de mantequilla para engrasar el molde y con solo 100 gramos de harina de maíz o maicena, huevos y azúcar glas, esos son todos los ingredientes para elaborar este esponjoso bizcocho que os va a sorprender. Además lleva truco la receta y uno que te deja con la boca abierta y que te piensas el hacerlo o no, pero hacerlo, así no se bajará y mantendrá su esponjosidad.


No he hecho el paso a paso porque lo hice casi sin tiempo pero es tan sencillo que tampoco hace mucha falta.




Estos son los ingredientes.

INGREDIENTES:
  • 6 huevos M
  • 100 gramos de azúcar glas
  • 100 gramos de maicena.
ELABORACIÓN:

  • Precalentamos el horno a 150 grados
  • Separamos las yemas de las claras de los huevos que han de estar a temperatura ambiente.
  • Montamos las claras a punto de nieve con la batidora, que queden bien firmes.
  • En otro bol batimos o mezclamos las yemas con el azúcar hasta que doblen de volumen y añadimos la harina, seguimos batiendo hasta que quede bien integrada.
  • Añadimos la mezcla de las yemas a la de las claras montadas a punto de nieve poco a poco con movimientos envolventes, no queremos que baje.
  • Engrasamos un molde desmoldable de 23 cm y ponemos en el fondo un papel de hornear
  • Echamos la masa al molde.
  • Le damos unos golpecitos a la base del molde contra la encimera así no nos quedarán burgujas de  aire entre la masa y el molde.
  • Horneamos a 150 grados durante 30 minutos o hasta que veamos que el palillo sale limpio.


Una vez hecho, sacamos del horno y es en este momento donde viene el TRUCO:

Os va a parecer una broma pero de verdad se hace así y además surte efecto.
El bizcocho con el molde por supuesto, recién sacado del horno, lo dejamos caer al suelo, si, si, lo que leeis, desde más o menos un poco más arriba de las rodillas, lo dejamos caer. Dará un golpe fuerte y seco y esto conseguimos  que no se baje, queda perfecto, os lo aseguro.


Como veis recién salido del horno y cuando lo he desmoldado no ha bajado ni un milimetro.

Una  vez hecho esto y dejado enfriar, desmoldamos y decoramos.



En mi caso lo he espolvoreado con azúcar glas.



Esta es la receta base.
Podemos aromatizar el bizcocho con ralladuras de cítricos, empaparlo en almibar una vez hecho o rellenarlo si es nuestro gusto, lo que si os digo es que si lo hacéis os sorprenderá por lo rico que está y lo super esponjoso que queda.

2 comentarios:

  1. Que esponjoso se ve, solo le falta añadir un cafe o un chocolate calentito.

    ResponderEliminar
  2. madre mía, se ve sensacional, estos bizcochos de siempre me vuelven loca

    ResponderEliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.