viernes, 22 de enero de 2016

Albóndigas con salsa de tomate y canela




 

No es una receta más de albóndigas, es una super receta sencilla, económica y deliciosa.
Esta receta la he sacado de un libro que encontré en un rastro,
"Manual de cocina, recetario. Delegación nacional de la sección femenina.





La primera vez que probé las albóndigas con un suave gusto a canela fue en casa de mi amiga Catalina, tiene un blog maravilloso y quedé prendada de ellas.
Desde ese día he querido hacerlas y es hasta hace poco cuando me decidí pero sin saber bien el resultado que iba a obtener.
A la receta del libro le he añadido pocos ingredientes más, pero aún así es muy básica, sin dejar de sorprenderme el resultado.



INGREDIENTES:

Pasa las albóndigas:

  • Un kilo de carne picada de cerdo y ternera.
  • Dos huevos.
  • 2 cucharadas soperas de perejil picado.
  • 50 - 70 gramos de jamón picado fino con su tocino.
  • Un diente de ajo picado si es grandecito o dos pequeños.
  • Sal y pimienta molida.
  • Cuatro rebanadas de pan duro remojadas en leche.
  • Una pizca de nuez moscada, (optativo)
  • Dos cucharadas soperas de cebolla muy picada,(optativo)
  • 20 ml de vino blanco.
  • Harina para rebozar las albóndigas.
  • Aceite para freírlas.
Para la salsa:
  • Una cebolla picada.
  • 100 ml de tomate rallado natural si es posible.
  • Sal y pimienta.
  • Una pizca de azúcar.
  • Vino blanco.
  • Media cucharada sopera de perejil.
  • Un pizca de canela en polvo.
  • Agua para añadir a la salsa.



ELABORACIÓN:

Echamos a un bol las carnes picadas, el jamón serrano picado, los huevos, el perejil picado, el pan duro remojado en leche y escurrido, el ajo picado, la nuez moscada, la cebolla muy picada, el vino blanco,  la sal y la pimienta.
Mezclamos y amasamos con las manos. Tapamos con papel film el bol y dejamos media hora en la nevera, lo ideal es que esté más tiempo, así los sabores se acentúan y la mezcla se endurece un poco.
Nos mojamos las manos y cogemos porciones de la carne haciendo bolitas del tamaño que gusten en la casa.
Nota: las manos mojadas hace que la carne no se nos pegue a ellas, por eso es recomendable que las vayamos humedeciendo de vez en cuando.

Una vez estén todas formadas, las pasamos por harina y freímos hasta que estén doradas.

En una olla echamos un poco aceite y doramos la cebolla a medio fuego para que no se queme, con sal , pimienta.
Cuando esté dorada añadimos el tomate, con una pizca de azúcar y la punta del cuchillo de canela.
Os sorprenderá como el olor a canela inunda vuestra cocina, no penséis que va a echar un gusto excesivo a canela, nada más lejos de la realidad.
Una vez que el tomate esté frito añadimos las albóndigas fritas, el vino, el perejil, y agua hasta cubrir por la mitad  las albóndigas.
Dejamos hervir durante 20 minutos a fuego medio.
Podemos en este punto sacar las albóndigas y pasar la salsa por el chino o un colador, a mi me gusta dejarla tal cual.
Es el momento de rectificar de especias y sal y añadir un poco más de agua si queremos que la salsa sea menos espesa.



Nota: no le añado más harina a la salsa, en casa nos gusta así, pero si vosotros tenéis la costumbre antes de añadir un poco más de agua al final , se le añade una cucharada de café  de Maicena al agua y la batimos con el resto de la salsa.

A mi me ha sorprendido el toque de canela en esta receta, espero que a vosotros os guste lo mismo que a mi.

11 comentarios:

  1. Qué curioso el toque de la canela. te quedaron fantásticas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. que buenas con el sabor y olor a canela.

    ResponderEliminar
  3. La canela le da un gusto muy rico a los platos con carne , yo se lo pongo aun guiso de ternera y está delicios, me imagino que a estas albóndigas también. Bs.

    ResponderEliminar
  4. La canela le da un gusto muy rico a los platos con carne , yo se lo pongo aun guiso de ternera y está delicios, me imagino que a estas albóndigas también. Bs.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta! Lo de la canela en las carnes de un toque tremendo, me gusta muchísimo.

    ResponderEliminar
  6. Que buenas tienen que estar, me imagino el sabor con la canela, como tu dices la de Catalina estaban deliciosas, y estas tuyas estarán igual o mejor.
    Un beso muy fuerte MAESTRA

    ResponderEliminar
  7. En mi casa se hacen siempre con un toque de canela que Buenas. Vaya tesoro de receta tienes, tienen una pintaza increíble 😊😊😊
    Besos preciosa

    ResponderEliminar
  8. Cuanto tiempo sin pasar por tu blog y cuantas cosas ma he perdedo... llevo desaparecida del mundo bloguer casi dos años debido al negocio y a mi maternidad, me faltaban horas, y me apena haberme perdido tantas cosas maravillosas por aquí... Me alegra leerte de nuevo y ver que todo va tan bien y puedes deleitarnos con cosas preciosas y deliciosas. Yo poco a poco voy poniendo recetas que tenía pendientes...
    Esta receta tuya se ve y se siente deliciosa, me encanta la canela en la cocina, yo la uso para caramelizar la cebolla con miel!! Un fuerte abrazo!! Estefanía.

    ResponderEliminar
  9. Veo que no soy la unica que va por los rastrillos buscando libros de cocina y si son antiguos mejor.Estas albondigas tienen que estar deliciosas con ese toque de canela. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que receta mas sabrosa, me encanta.MUCHOS BESOS DE LAS RECETAS TRADICIONALES DE COCINA.

    ResponderEliminar
  11. Buen hallazgo ese libro, para que luego se diga de las recetas de antes. Las albóndigas, a juzgar por las fotos, e s p e c t a c u l a r e s
    ¡La proxima vez me invitas!

    B7ssss

    ResponderEliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.