miércoles, 1 de agosto de 2012

Pescado al horno perfecto. ¿Cómo se hace?







Un pescado al horno, que no esté en su punto, que quede seco, es de los platos más horribles que hay, por lo menos en mi casa.
Para  conseguir que nos quede perfecto tampoco es muy difícil, con unos cuantos trucos os saldrá  jugoso, con la carne apretada y deliciosa.

Si lo queremos hacer entero, como por ejemplo estas doradas, hay que pedir al pescatero que no le quite las escamas, solo que lo limpie por dentro si no lo hacéis vosotros, de esta manera la piel tiene más grosor, evita que se seque menos y sale de casi una pieza , mucho mejor.

Muchas personas le hacen unos cortes a la piel para introducirles limón y que quede más mono, eso hace que lo reseque por ahí, yo os aconsejo que  se lo metáis  donde estaban las tripas o simplemente por encima.



Bueno, vamos a hacerlos.
Una vez limpios, cogemos papel para el horno, el que tenemos para hacer los bizcochos.
Cortamos un trozo igual de grande que la bandeja donde vamos a poner el pescado.



Ponemos los pescados encima del papel .
Yo en mi caso los aderezo con un chorro de aceite, sal y romero, y normalmente el romero dentro del pescado.


Volvemos a cortar otro trozo del mismo papel de hornear, lo arrugamos y lo mojamos bajo  el grifo, que se empape bien de agua, como si fuese un paño de cocina.
No preocuparos, queda muy maleable y no se rompe.
Así mojado es momento de ponerlo estirado encima el pescado.
Es como un papillote pero sin serlo, ya que el papel superior nos va a formar una tapadera que vamos a poder levantar con la mano, no nos va a quemar, (solo cuidado con el vapor que sale).
El pescado así va a mantener mejor su humedad quedando jugoso pero con la carne apretada.

El tiempo de horno dependerá del peso del pescado, pero esta forma nos dejará volver a ponerle el papel por encima y seguir si vemos que no está acabado.

Un truco para saber si está hecho es  mirando el ojo del pescado, si está blanco, está hecho.

Al sacarlo del horno,  con la punta de un cuchillo solo tenéis que levantar un poco la piel y luego  con los dedos estirar hacia arriba , saldrá sola.

Sólo os falta pasarlos a la fuente  y disfrutar del plato.

Si tenéis invitados y os retrasáis en sacarlo unos minutos, lo dejáis con la tapadera que ha formado el papel y  con el horno calentito, os aguantará mucho más en condiciones perfectas.



Si hacéis el pescado a la sal os saldrá igual, solo que así menos gasto, nos la ahorramos.
Espero que os haya gustado.

14 comentarios:

  1. Dívino todo de principio a fin, lo he he hecho muchas veces a la sal a si nunca.
    me parece una receta maravillosa un 10 total y matrícula de honor por la manera de explicarlo.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Me parece una idea sana, al horno es como mas nos gusta el pescado ademas de sano, tomo buena nota!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota de usar el papel del horno porque este pescado se ve muy jugoso.
    Y es que el pescado crudo es horrible, pero seco no vale nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que rico se ve, ese truco va para mi casa, gracias por compartirlo, un beso

    ResponderEliminar
  5. Esa foto tienta meterle mano a esas mollas....

    ResponderEliminar
  6. Pero como nunca me pase por aquí?Claro que con la cabeza que tengo..mañana tengo una dorada para mi, me la preparare de esta forma ni por asomo se me hubiera ocurrido lo del papel.Te la copio abrazos muaaaaa

    ResponderEliminar
  7. Pero como nunca me pase por aquí?Claro que con la cabeza que tengo..mañana tengo una dorada para mi, me la preparare de esta forma ni por asomo se me hubiera ocurrido lo del papel.Te la copio abrazos muaaaaa

    ResponderEliminar
  8. Pues que idea mas original,desde luego que nunca se me hubiera ocurrido hacerlo asi,felicidades porque te ha salido estupendo,un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la receta y por la explicación. Justamente porque no me gusta que se reseque en casa comemos o merluza hervida (con cebolla y patatas y aceite), o perca a la plancha, pero esta receta me encanta, la probaré.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por la receta.La he preparado con lubina trucha rellena unas patatas muy finas,cebolla y tomates partidos por la mitad,pimienta y sal.Estaba delicioso me gusta muchisimooooooo!!!!!gracias guapa

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias por los comentarios, ya vereis como con esta forma de hacer el pescado, da igual la receta, con y sin patatas o cebolla, con los ingredientes que prefiráis, no os quedará para nada reseco, ya me contareis.
    Graciassssssss

    ResponderEliminar
  12. Me parece un truco estupendo para que el pescado quede en su punto. Estoy de acuerdo contigo en que un pescado demasiado pasado es un estropajo... jajaaja
    Gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Te ha quedado en su punto, yo suelo hacerlo a la sal pero como bien dices así ahorramos. Me quedo desde ya como seguidora, vengo del facebook del grupo cocinillas valenciana, me han gustado mucho las recetas que te he visto asi a primera vista, tenemos gustos similares.
    Te invito a visitar mi blog y a compartir recetas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Bueno bueno bueno... María Teresa, prometo que mi próximo pescado lo haré al pie de la letra de lo que dices... me recomiendas que me encomiende a algún santo en particular? porque, yo meto pescados al horno, y éste me devuelve, literalmente suelas de zapatos...Gracias por tu maravilloso blog

    ResponderEliminar

Hace días que no puedo quitar la verificación de palabras, por eso os agradezco todavía más los comentarios que me dejáis, se lo molesto que es la dichosa verificación.
Gracias por pasaros por mi cocina, la hago con todo cariño y humildad sabiendo que con ello a alguien puedo ayudar y que visitando vuestros blog me ayudáis a mi también.