sábado, 20 de julio de 2019

Tarta mousse de arroz con leche



Con esta receta participo en desafío del mes de Julio de Desafío en la cocina.
Los meses de julio y agosto participamos solo los que queremos conseguir  un comodín por si luego fallamos en alguna ocasión cuando llegue el nuevo curso, jeje.



Mi receta dulce de este mes es una tarta mousse de arroz con leche.
Es ideal para comerla en verano, fresquita.

INGREDIENTES:

Base:
  • 200 gramos de galletas, en mi caso variadas, de chocolate y normales.
  • 100 gramos de mantequilla en pomada.
  • 1/2 cucharada de café de canela molida.
Relleno:
  • 1 litro de leche.
  • 200 ml de nata para montar bien fría.
  • 140 gramos de arroz.
  • 150 gramos de azúcar blanquilla.
  • 8 láminas de gelatina.
  • La piel de una naranja.
  • Canela en rama y en polvo.
  • Sal, una pizca.
  • Molde desmoldable de 20 cm.
  • Papel de horno.
ELABORACIÓN:

Calentar la leche unos minutos con un palo de canela y la piel de naranja.
Apagar el fuego y dejar que la leche coja su sabor unos minutos, sacar la canela y la piel de naranja.


Lavar el arroz en un colador y volver a poner la leche en el fuego con el arroz.
Ir removiendo de vez en cuando para que no se pegue y el arroz haya embebido la mitad de la leche y añadir el azúcar.
En este momento hay que estar muy pendiente del arroz para que no se nos pegue a la olla. Siempre ha de estar a fuego medio.
Poner las hojas de gelatina en agua muy fría o agua con unos cubitos de hielo hasta que la gelatina se ablande y quede maleable.


Una vez hecho el arroz con leche que ha de quedar meloso, no seco, añadimos en caliente las hojas de gelatina sacadas del agua y escurridas.
Mezclamos bien con el arroz con leche para que queden bien integradas y luego cuaje todo por igual.
Montamos la nata que tendremos bien fría de la nevera y añadirla al arroz con leche con una espátula, con movimientos envolventes para que baje la nata lo menos posible.

Mientras trituramos las galletas, las mezclamos con la mantequilla y la canela y lo mezclamos todo bien.


Ponemos un papel de horno en la base del molde y le ponemos el aro asegurándonos que esté bien cerrado.
Yo he puesto dentro del aro y para que luego sea más fácil desmoldar y que las paredes de la tarta queden uniformes dos rectángulos de acetato, un plástico que impedirá que la mezcla de arroz con leche quede pegada al aro del molde.
Ponemos la mezcla que hemos hecho con las galletas en la base del molde apretando un poco para que quede uniforme.


Echamos encima la mezcla de arroz con leche y nata.


Le daremos al molde con el relleno unos golpes suaves sobre el banco de cocina para que se iguale todo bien y no quede por un lado más alta que otra, también esto nos ayuda a que no queden burbujas de aire dentro de la tarta.
Metemos al frigorífico mejor durante toda la noche, asentará la tarta, enfriará y cogerá mas gusto.
Sacar y adornar con la canela.


Yo he puesto una blonda de papel.
Mide el diámetro del molde y busca una del mismo diámetro o que sobre a malas penas para que el dibujo quede lo más bonito posible. , he echado por encima la canela y luego la he quitado con cuidado para que quedase el dibujo lo más definido posible.


Veis, sobra a malas penas y no va a afectar el dibujo de la blonda.
Al final busqué un poco más y encontré una que cabía dentro del molde, menos mal.


Esta tarta lo bueno que tiene es que la puedes hacer con varios días de antelación a comerla, yo la hice tres días antes y me permitió buscar una blonda un poco más pequeña.



Viene bien tener hecho un postre así con antelación, te permite ir más relajada cuando tienes invitados o sin tenerlos.

Servir frío.




1 comentario:

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.