PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Galletas de avena y aceite de oliva.



Si os gustan las galletas estas os van a encantar.
Sanas, riquísimas, pocos ingredientes y fáciles  de elaborar.

Los que sois de Alicante o pasáis alguna temporada por aquí y habéis probado la coca de mollitas enseguida vais a reconocer el sabor.
La única diferencia es que la coca de mollitas ( si queréis saber como se hace pinchad AQUÍ) se hace con harina de trigo y estas galletas las hago con avena. 

Son ideales como tentempié, aperitivo ( ya que son saladas) para dietas, deportistas o simplemente porque están riquísimas y crujientes.

Perfectas para los que empiezan en la cocina, vais a ver lo sencillas que son.

INGREDIENTES:
  • 250 gramos de copos de avena o harina de avena ( yo he preferido los copos)
  • 70 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 130 ml de agua templada.
  • Una cucharadita de sal.
  • Una cucharadita de levadura de repostería.



Precalentamos el horno a 180º

Para elaborarlas mezclamos todos los ingredientes con una  paleta de silicona.
Poco a poco la avena se va hidratando con los líquidos hasta que queda como una pasta.

También se puede triturar la avena y mezclarlo de igual manera.
Yo he preferido la avena de copo grande y sin triturar pero con la avena de copo pequeño será más fácil de manejar

Una vez que está todo bien mezclado, lo ponemos sobre una hoja de papel de horno.



Lo vamos aplastando con las manos y dando forma cuadrada, no se tarda mucho tiempo, ya veréis.



Hasta que obtengamos una plancha fina, os he puesto la paleta de silicona para que os deis una idea, medio centímetro más o menos, depende del vuestro gusto.

Yo he hecho una plancha casi cuadrada.

Es un estilo a unas galletas crakers.


He puesto un poco de copos de avena por encima, apretándolos una pizca para que queden bien pegados.
O bien pincelamos la superficie con un poco de agua y echamos los copos, apretándolos con los dedos.
Le hacemos unos cortes con un cuchillo para que una vez horneadas se partan con facilidad.



Horneamos a 200 grados durante 20 minutos.
El tiempo dependerá del grosor de las galletas pero no mucho más, sino quedarán muy duras cuando se enfríen.
En la foto donde se ve el horno, veis que he puesto un papel sulfurizado en la parrilla de arriba. Mi horno es antiguo, sin aire y he puesto el calor arriba y abajo, por eso el papel, para que no se doren demasiado antes de que estén hechas.



Solo nos queda sacarlas, que enfríen en una rejilla para que no cojan humedad y partirlas con las manos.



A la receta se le pueden añadir las semillas que más os gusten, chocolate rallado o en perlas, etc...esta es la receta  básica y a partir de aquí ya es cuestión de gustos.
Ya están listas para guardar en un tarro de galletas o de cristal, así aguantarán varios días aunque ya os digo yo que os las vais a comer antes.


Espero que os hayan gustado, ya me contaréis.

Si las hacéis y queréis que os ponga vuestra foto me la pasáis a mi facebook por mensaje privado, aunque me falla mucho hay momentos del día que me va bien, la puedo ver y pasarla aquí.
Si tenéis blog pasarme también el enlace para redirigirlo a él, aunque no las hayáis puesto por lo menos que os conozcan.

Estas son las de Patricia Martinez, no las tiene todavía en su blog pero no dejéis de visitarlo.
                                        De sucre y sal.
Mirad que ricas las ha hecho, a estas le ha añadido semillas.


Y a estas otras unas gotas de chocolate, vamos que me las comía todas.

Y Marineus en su blog La cocina de Marineus las ha publicado, mirad que buenas.
Otro blog para tener a mano.



Me mandáis la vuestra??

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mermelada de cerezas con pectina natural de manzana.



Ha llegado Septiembre y empiezan los colegios, a refrescar un poco y una nueva temporada de.......... DESAFÍO EN LA COCINA.

Comenzamos el curso con María Antonia desafiando, que nos tenía asustadísisisisisimassssssss y al final ha sido buena, buenisisisisismaaaaaaaa.
Este desafío consiste en hacer una mermelada que puede ser de fruta o de verdura.
Aquí están todas las recetas de mis compañeras, a cada cual más rica.
Pinchad en el logo y os lleva a ellas.

Tengo unas cerezas que me regalaron y congelé porque fueron dos cajas muy maduras que estaban y están de escándalo.


No daba tiempo a comerlas todas y decidí congelarlas y ha sido todo un acierto.
Os comento como lo he hecho por si os pasa lo mismo en alguna ocasión.




Se lavan las cerezas, las ponemos en un recipiente sin que se amontonen aunque sea en varias tandas, así al congelarse quedarán sueltas.

Tengo que decir que las he congelado con hueso y todo, muchas con su rabito también. Al no saber el uso que les voy a dar prefiero tenerlas así.

Una vez se van congelando, tardan unas dos o tres horas en estarlo, las pasamos a una bolsa y en mi caso al ser muchas repito la operación varias veces.



Como veis en la foto cuando las saco para la mermelada están perfectas.
He sacado un kilo doscientos gramos para la mermelada, el resto en su bolsa al congelador para otros usos.

Vamos con la receta que es super sencilla.

INGREDIENTES:


  • 1.200 gramos de cerezas, deshuesadas.
  • 70 ml de PECTINA DE MANZANA.
  • 200 gramos de panela en mi caso, se puede elaborar también con azúcar blanca, azúcar moreno, miel, lo que más os guste.
NOTA:
 Ya se que es muy poca panela pero las cerezas estaban tan dulces y ricas que no le ha hecho falta más.
Además, nos estamos acostumbrando a endulzar muy poco las mermeladas y dulces en general.
Pero como todo, si a vosotros os gusta más dulce es solo cuestión de añadir más, la receta sigue siento la misma.
Si no tenéis la PECTINA NATURAL DE MANZANA, pinchando en el nombre os llevo a su receta, añadís el zumo de medio limón.




ELABORACIÓN:

En una olla ponemos las cerezas deshuesadas junto con la PECTINA NATURAL DE MANZANA.
Cocemos unos diez minutos.


Las cerezas con la pectina.

Añadimos la panela y continuamos cociendo unos 15 minutos más, removiendo de vez en cuando.



A las cerezas no les he quitado la piel ( en alguna receta he visto que si lo hacen, menudo trabajo) , nunca lo hago con la fruta porque en ella van muchas vitaminas y al no notarse luego no hace falta.


Iremos viendo conforme se deshacen las cerezas que  se va gelificando el caldito que han soltado las cerezas.

Separamos del fuego y trituramos un poco con una minipimer o lo que tengamos a mano hasta dejarlo a nuestro gusto.
A mi me encanta que queden trozos de fruta mezclados con la mermelada.




Aquí podéis ver el vídeo, aún con la mermelada caliente.
En cuanto enfríe todavía espesará un poco más.

Y ya la tenemos lista para envasar en tarros esterilizados.
Los llenamos y cocemos al baño María si habéis hecho mucha durante 20 minutos.
Sacamos y enfriamos,



Os aseguro que el resultado es simplemente delicioso y natural.




Al ser las cerezas muy maduras no estaban rojas sino granates, además la panela le aporta también color y por eso se ve tan oscurita la mermelada.

No dejéis de visitar las recetas de mis compañeras.


viernes, 15 de septiembre de 2017

FRICANDÓ de ternera con setas.


Llevaba mucho tiempo queriendo elaborar esta receta.
Las carnes en salsa nos dan un juego increíble y esta no solo está deliciosa, nos dejará tiempo libre si la hacemos el día antes de una reunión con amigos por ejemplo y saldrán todos encantados y satisfechos.
La acompañamos de un arroz blanco, un poco de pasta salteada con setas y espárragos o un buen puré de patatas casero.
Al principio pensé  que eran demasiadas especias las que llevaba la receta pero nada más lejos de la realidad, no sobra ni una, en su justa medida el sabor es una maravilla y el tiempo de cocción y el de reposo le dan a la carne un sabor y una textura delicada y sabrosa.

Normalmente esta receta se hace  con setas llamadas moixernons o con perrechicos, de temporada o deshidratadas ( que por cierto no son nada baratas).Si hacéis la receta con este tipo de setass hay que ponerlas a remojo y una vez hidratadas usar ese agua para añadir a la cocción de la carne junto con el caldo de verduras.

Yo he escogido las setas que he encontrado en el mercado, frescas y os tengo que decir que ha quedado un resultado fantástico.

Estos son los INGREDIENTES:
  • Un kilo de ternera de guisar en filetes finos.
  • Dos cebollas.
  • Dos tomates maduros.
  • 400 gramos de setas variadas ( normalmente se le ponen perrechicos o moixernons si es la temporada)
  • 400 ml de caldo de verduras, en mi caso CALDO NATURAL ANETO DE VERDURAS.
  • Dos hojas de laurel.
  • 3 clavos de olor.
  • Nuez moscada.
  • Un poco de hierbas provenzales.
  • Una ramita de romero o romero en polvo
  • Una ramita de tomillo o tomillo en polvo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y  pimienta en polvo.
  • Harina para enharinar la carne.
  • Un vaso de vino blanco.
  • Una cucharada sopera de vinagre.( si la carne no fuese muy tierna)
  • 50 ml de coñac.
Para la picada:
  • Dos galletas María o dos rebanadas de pan del día anterior.
  • Dos ajos
  • 10 avellanas o almendras.
  • Perejil.

Mezclamos tres o cuatro cucharadas soperas de harina con un poco de sal y pimienta.
Comenzamos pasando la carne ligeramente por esta mezcla de harina,  la sacudimos para que no sea una capa gruesa.
En una sartén ancha ponemos unas cucharadas de aceite, incororamos el romero, el laurel y el clavo para que le de gusto y freímos vuelta y vuelta  los filetes, solo queremos sellarlos, han de quedar crudos por dentro.


Ya tenemos toda la carne sofrita y reservada en una fuente.
Pasamos al siguiente paso.




Picamos la cebolla y sofreímos con unos dientes de ajos partidos por la mitad, el laurel, los clavos y el romero que teníamos con la carne junto con un poco de sal y pimienta.
Sacamos los dientes de ajo para añadirlos más tarde a la picada del mortero.
Añadimos el tomate también picado con un poco más de sal y una pizca de azúcar. Dejamos que se sofría todo bien. Sacamos y reservamos.
Limpiamos las setas pasándoles un paño seco por encima por si hay restos de tierra, no deben mojarse en agua.


Cortamos las setas como nos guste encontrarlas en el plato y las hacemos un poco en la sartén con un poco de nuez moscada  y una pizca de hierbas provenzales.


Añadimos todo lo reservado en la sartén-olla, echamos un buen chorro de coñac, brandy o lo que tengamos por casa y flambeamos hasta que se apague en fuego.
Añadimos el vino y dejamos reducir dos o tres minutos.
Cubrimos con caldo ( en mi caso he usado CALDO NATURAL DE VERDURAS ANETO) , como vemos en la foto el color es fantástico y el sabor una maravilla.
Podemos usar también caldo casero o agua con una pastilla de caldo.
Tapamos la olla y dejamos que vaya cociendo a fuego medio mientras hacemos la  picada.



Ahora es el momento de la picada o el majado.
En una sartén con unas gotas de aceite freímos las avellanas o las almendras ( lo que tengamos o prefiramos)
Añadimos las galletas maría, le damos unas vueltas para que queden crujientes y sacamos.



Hacemos la picada machacando las avellanas o almendras con un poco de sal ( ayudará a que se piquen mejor) , añadimos los dientes de ajo sin piel que teníamos reservados, las galletas María y por último el perejil picado.
El dulzor de este tipo de galletas le va muy bien a este plato.


Este es el resultado.
Añadimos a la olla con el resto de ingredientes. Removemos y dejamos cocer sobre una hora o un poco más a fuego bajo, despacito para que la carne se haga, quedando tierna y la salsita ligada.


TRUCO:
Si la carne que habéis comprado es un poco dura, le añadimos una cucharada de vinagre, esto hará que se ablande, no se nota luego en el resultado final, os lo aseguro.

Pasado este tiempo ya la tenemos lista para servir o guardar hasta el día siguiente que estará todavía más rica.



Este es el resultado, una carne jugosa, con una textura que se deshace en la boca y una salsa que está para mojar una barra de pan, os lo aseguro.


Espero que os haya gustado tanto como a mi y os animéis a hacerla.




sábado, 9 de septiembre de 2017

PECTINA natural de manzana.




Esta es una receta que tenía muchas ganas de preparar.
Me encanta cada vez más cocinar lo más sano posible  y cuanto más naturales sean los ingredientes que echemos a las elaboraciones mucho mejor.
Vi hace mucho tiempo en el blog "La mesa de garnacha"como hacía  la pectina natural con manzanas.
Mas tarde mi querida Conchi del Puchero de la Bruja lo comentó, ella también había visto la receta y desde entonces no hemos dejado de pensar que teníamos que incluirla en los blogs.
Esta es su receta, AQUÍ.

La pectina se usa para espesar en este caso las mermeladas.
Se pueden  encontrar en supermercados y grandes superficies, en polvo, de varias marcas pero nada puede compararse a la casera y con ingredientes tan naturales y saludables como las manzanas.

La pectina natural de manzana la usaremos para aquellas frutas que no la contengan o lo hagan en poca cantidad como son las fresas, las cerezas, los melocotones, fresones, frambuesas,....

Y por el contrario hay frutas que la contienen en mayor cantidad, entonces no hará falta o usaremos solo un poco para que gelifique nuestra mermelada.
Las frutas con gran cantidad de pectina son los cítricos como las naranjas, limones, mandarinas, pomelos y también otras como los albaricoques, manzanas, moras, arándanos, plátanos, ciruelas, etc.. eso si, se encuentra sobre todo  en las pieles.

Las manzanas contienen una proporción de 0.50 gramos de pectina por cada 100 gramos de fruta.

En otra ocasión veremos las verduras que también la contienen.

Vamos a ver su elaboración que aunque es muy sencilla la he querido hacer con un paso a paso.


INGREDIENTES:
  • Un kilo de manzanas, Granny Smith lo más ácidas y  verdes posibles. En la fruta madura la pectina se encuentra en menor cantidad.
  • Agua para cubrir las manzanas.
  • Un paño de algodón o una gasa grande
  • Un colador.



Labaremos las manzanas muy bien ya que hay que hacerlas con su piel.




Cortamos las manzanas sin quitarles ni la piel ni las semillas.
Las ponemos en una olla y llenamos con agua sin llegar a cubrir.


Cocemos a fuego medio durante una hora, con la olla tapada casi del todo para que el agua que evapore vuelva a la olla, aún así algo se evapora siempre.



Después de la hora dejamos enfriar.
 Echamos las manzanas encima de un paño de algodón o una gasa (yo prefiero un paño) que habremos puesto encima de un colador y este dentro de una fuente honda para que escurra el líquido.



Le daremos vueltas al paño para ayudar a escurrir las manzanas todo lo posible, al final se queda en menos de la cuarta parte.
Lo podemos dejar si no hace mucho calor fuera de la nevera para que escurra durante unas horas o toda la noche pero entonces meter en el frigo.



Al final este es el resultado, un liquido de un color precioso y que podremos congelar en porciones para usar cada vez que vayamos a hacer una mermelada.
Pero también podemos beberla, nos ayudará a limpiar nuestro organismo de toxinas.

Me ha salido un litro de pectina que podemos congelar en bolsas o tarros con unos 60-70 ml en cada uno.
Esta será la medida por kilo de fruta.
Yo he usado flaneras que es la medida exacta, luego un vez congeladas he sacado y guardado en una bolsa todas juntas, son como  cubitos de hielo.

Pero la pectina no solo podemos usarla para este fin, también nos ayudara a desintoxicar el organismo de una manera sana y natural.
También juega un papel importante en la eliminación del colesterol nocivo.
Si queréis saber más os dejo un enlace para que obtengáis mayor información. AQUÍ.



La manzana que ha sobrado hecha papilla la podemos usar para añadirla a un bizcocho, un pan o unas galletas.
Tendrás que colarla eso si, para quitarle las pepitas.
La ponemos en un colador y con la ayuda de una cuchara la vamos pasando para que las semillas queden en el.

En breve pondré una mermelada hecha con ella, la ha dejado con un espesor fantástico y sin añadirle ningún componente químico.

Espero que la pongáis en practica, ya veréis el buen resultado que da.