PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

jueves, 31 de agosto de 2017

Bizcocho de almendra y canela.



Que mejor que acabar Agosto de forma dulce y con una receta a la que le tengo un cariño muy especial.
Un bizcocho típico de Alicante, más en concreto en la Vega Baja que es donde son mi madre , mi abuela y mi tía.
También es típico de Alcoy y sus alrededores.
Ya os he contado en algunas ocasiones que mi madre no cocinaba mucho, eran mi abuela y mi tía las que lo hacían, pero cuando tenía tiempo o era un día especial si lo hacía.
Este bizcocho lo horneaba para los cumpleañós o para cuando habían invitados, siempre gustaba y se sorprendían porque no llevaba ningúna harina de trigo, que era lo que se estilaba antes, era todo almendra y de la mejor, "la marcona".
No solo está riquísimo sino que además es super fácil de elaborar, ya lo veréis.
Con este bizcocho se hace la tortada típica de Alicante, a la que se añade su merengue y almíbar pero esa ya os la haré en otra ocasión.

Para este bizcocho suelo comprar la harina molida con grano grueso, a veces la mezclo, grueso y medio, me gusta que se note cuando la comes.
En las grandes superficies encontramos el grano muy fino, a mi no me gusta tanto pero también podemos usarla.


Si queréis también podéis picarla en la batidora  y dejarla a vuestro gusto, incluso los hay que la pican con piel y todo, queda divina.

Os cuento como la hago y las cantidades que ponía mi madre.

INGREDIENTES:

  • 300 gramos de harina de almendra o almendra picada.
  • 7 huevos
  • 300 gramos de azúcar blanquilla. Cuando es para la tortada menos cantidad porque lleva el almíbar
           Ultimamente echo menos azúcar, en este caso 175 gramos y dos o tres cucharadas de miel.
            La próxima la haré con panela, seguro que está igual de rica y le aportará un poco más de color.
  • Una cucharada de café rasa de canela en polvo.
  • Un sobre de levadura Royal o de postre.
  • Una pizca de sal.
  • La ralladura de un limón o una naranja.
  • Un molde , en mi caso desmoldable de 23 cm de diámetro. Podeís usar el molde que prefiráis, pero llevad cuidado si el molde es más grande el tiempo de horno será menor.
  • Una hoja de papel de horno o sulfurizado.
  • Una chispa de mantequilla y harina para las paredes del molde.


ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º
Separamos las claras de las yemas.
Montamos las claras a punto de nieve con la pizca de sal
Añadimos el azúcar y la canela.
Incorporamos las yemas.



A continuación, la almendra molida, la levadura, la ralladura de limón y la miel.



Ya tenemos la masa preparada .


Ponemos en la base del molde un papel de horno, encima la pared circular del molde y cerramos para que así quede cogido, no os preocupeís no se cae. Si lo deseamos podemos recortar lo que sobra alrededor.
Si no tenéis el molde desmoldable, cortamos un circulo del papel usando como plantilla el mismo molde.
Engrasamos las paredes con mantequilla y enharinamos ligeramente.



Echamos la masa en el molde y le damos unos golpes para que no queden burbujas de aire.


Horneamos durante 45 minutos a 180º




Cuando pinchemos el bizcocho con una brocheta y veamos que sale limpia ya lo tenemos hecho.
Es un bizcocho que cuando lo partamos quedará un poco húmedo por la almendra.
Dejamos con el horno apagado unos 5 minutos.
Puede que baje un  poco por el peso de la almendra pero es normal y queda igual de rico.
Se puede sustituir parte de la almendra por harina, de trigo, de avena, la que más os guste.



Y este es el resultado, que os parece??
Lista para comer tal cual o para mojarlo con un poco de almíbar.
Yo prefiero hacer un almíbar de naranja que queda muy bueno.






















Es una receta que tenía muchas ganas de incluir en el blog y va dedicada a Sabrina. Ella sabe porque y lo que la quiero.

Aunque es una receta muy sencilla de elaborar me gusta poner un paso a paso, hay muchos  cocinillas que empiezan  y de esta manera no les queda ninguna duda a la hora de hacerlo, pero si aún así las tienes, no dudes en escribirlas en  un comentario, enseguida te las intento solucionar.

Sabes que también me encuentras en facebook, Pincha AQUÍ  y te lleva directo a mi página.





















Muchas gracias por visitar mi cocina.

domingo, 20 de agosto de 2017

Pan de centeno y muesli.





Este mes de  Agosto la verdad es que está siendo muy  caluroso pero eso no me impide encender el horno si es  por una buena razón.
La primera es un buen pan, de centeno y muesli, perfecto para desayunar con una buena mermelada casera.





La segunda ganarme un comodín para el grupo DESAFÍO EN LA COCINA.



Los meses de Julio y Agosto no es obligatorio hacer ninguna receta, son los meses de vacaciones, pero si queremos tener algún comodín que nos sirva por si en el resto de los meses fallamos o por cualquier motivo no hacemos el desafío que se nos proponga tenemos estos comodines para poder permanecer en el grupo,

Bueno explicado esto más o menos aquí estoy yo en pleno mes de Agosto, con el calorazo que hace encendiendo el horno de buena mañana.

Creo que merece la pena si el resultado es este, no os parece?

Este pan no puede ser más fácil.
En este caso lo haremos con harina panificable de las que venden en las grandes superficies o los  supermercados.
No nos vamos a complicar la vida con largos amasados, ni masas madre, ni prefermentos, queremos un pan rápido, que lo tengamos listo en unas tres horas que podamos disfrutar de él en el mismo día.

Esta en concreto es del Lidl, la harina de centeno pero cualquier marca nos va a servir exactamente igual.
La he mezclado con un poco de harina de fuerza, pero no mucha y le he añadido un poco de levadura de panadero, pero en poca cantidad ya que las harinas panificables la llevan incorporada.

Para este pan vamos a necesitar:
  • 300 gramos de harina de centeno panificable.
  • 75 gramos de harina de fuerza.
  • un pellizco de sal
  • un pellizoc de azúcar.
  • 5 gramos de levadura de panadero.
  • 190 ml de agua.
  • Un buen puñado de muesli. el que más os guste. 
  • Un huevo

Comenzamos echando en un bol el agua y disolvemos en ella la levadura de panadero.
Como hace calor no caliento un  poco el agua para que quede tibia, recordar que eso es solo cuando hace frio para activar la levadura.
Incorporo las harinas tamizadas, el azúcar y la sal.
Mezclo bien hasta hacer una bola.
Tapo el bol con un paño y lo meto en el horno apagado para que doble el volumen. Este proceso dura más o menos una hora, depende del calor que haga.
Lo suelo meter ahí porque no hay corrientes de aire.





Una vez que ha doblado el volumén lo sacamos y trabajamos un poco la masa.
Echamos un poco de harina en el banco de trabajo y la amasamos hasta que quede elástica y no se nos pegue a los dedos.
Si hace falta añadir un poco más de harina se va cogiendo a poquitos.
Para poder darle forma mejor nos untamos las manos con un poco de aceite, esto impedirá que la masa se nos pegue a las manos y pongamos harina de más.
Recordar, cuanta más harina más densa será la masa.
Formamos como una barrra de pan y lo dividimos en seis porciones si queréis darle la misma forma que yo.




Hacemos bolas con cada trozo.de masa y las ponemos en el molde engrasado y enharinado




Batimos el huevo y pincelamos todas las bolas, que se impregnen bien de huevo.
Echamos el muesli por encima y lo apretamos un poco con cuidado contra la masa para que se fije bien y al desmoldar no se caiga.
Metemos en un sitio donde no hayan corrientes de aire para que doble el volumen.



Una vez que haya doblado el volumen como vemos en la foto metemos al horno que tenemos precalentado a 200º



Hornearemos durante 20 minutos a 200º bajando el horno a 180º y horneando durante unos 15 minutos más.
El tiempo dependerá de cada horno.
Si pensamos que el pan está hecho, lo sacamos sin miedo y lo golpeamos un poco.
Si parece que suena a  hueco ya lo tenemos listo.
Sacamos del molde poniendolo boca abajo y caera casi sin esfuerzo.



Lo ponemos en una rejilla para que no se humedezca y quede blando por el vapor que suelta.
Dejamos enfriar para partirlo.

Como vemos la molla es ligera, desde luego con panes con prefermento o masa madre todavía está más hueca, ero de verdad que para lo que ha durado ha quedado perfecto.

Podemos también antes de formar las bolas de masa, añadirle un poco de muesli si queremos encontrarlo por dentro del pan, os va a encantar.

Espero que os haya gustado.


                                                  FELIZ VERANO