PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

martes, 11 de abril de 2017

Guiso o estofado de ternera con macarrones.



Esta es una de esas comidas que gustan a todos en una casa.
A grandes y pequeños.
Los niños disfrutan mojando el pan en el caldito del guiso y como encima lleva pasta es una comida muy completa.
Si a esto añadimos que no es cara y que  la puede hacer hasta un principiante tenemos la comida perfecta.
Además no lleva muchos ingredientes y los que lleva los tenemos normalmente en casa por lo que si algún día tienes mucho trabajo, no tienes tiempo o ganas o quieres disfrutar del día, voilá...sin duda esta es.

Recuerdo que mi abuela la ha hecho toda la vida en mi casa.
En este caso yo la he hecho con ternera pero normalmente la hacíamos  con cordero, de todas formas con una carne o con otra está igual de rica.

Para cuatro personas bien comidas vamos a necesitar estos ingredientes:

  • 350 gramos de ternera o cordero cortado en trocitos.
  • 4 o 5 patatas medianas.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 cebolla picada.
  • Dos tomates rallados o cuatro cucharadas soperas de tomate triturado.
  • 150 gramos de macarrones o plumas del número 6, los hay más pequeños que también queda muy bien si los usamos.
  • 3 dientes  de ajos.
  • 6 o 7 bolitas de pimienta en grano o pimienta en polvo.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva.
  • 150 ml de vino tinto.
  • Una pastilla de caldo de carne.
  • 2 clavos.
  • Una cucharadita de café de azúcar.
  • Una porción de chocolate negro.
Lo he cocinado todo en la misma sartén guisera de TEFAL, con su tapadera y lo ancha que es, me resulta  muy cómoda y de esa manera no mancho casi nada. 

Vais a ver que fácil es elaborarlo:

Pochamos la cebolla picada en la sartén con el aceite, los dientes de ajo, las dos hojas de laurel,  un pellizco de sal y otro de  pimienta.
Separamos la cebolla a un lado de la sartén si es un poco grande o sacamos y reservamos.
Incorporamos la carne a trocitos y freímos, sin sal para que no se desangre, añadimos las bolitas de pimienta y los dos clavos.
Una vez fríta agregamos el tomate con un pellizco de azúcar para restar acidez y desmenuzamos la pastilla de caldo por encima.
Sofreimos todo junto.



Echamos el vino tinto, dejamos que evapore un poco e incorporamos  un litro y medio de agua, que hierva  a fuego fuerte. ( siempre podemos ir añadiendo agua si hace falta o si se va consumiendo) Añadimos también un poco de azafrán o colorante alimentario.
Una vez que hierva bajamos el fuego, tapamos la olla y cocemos unos 15- 20 minutos a fuego medio.


Mientras empieza a hervir el caldo pelamos las patatas y cortamos a trozos pero chascándolas ( esto quiere decir que las cortamos pero los trozos los rompemos para acabar de partirlos con el cuchillo, haciendo ese típico sonido de chasquido) con esto conseguimos que la patata  suelte su fécula y con ella espesar el caldo sin tener que usar harinas.
Si cuando el guiso esté acabado vemos que todavía lo queremos espesar un poco más cogemos dos o tres trozos de patata y los machacamos con un poco de caldo en un plato, agregándolo de nuevo al guiso.
Ya veréis que bien queda.

Que no se nos olvide si lo tenemos de echar la porción de chocolate negro, si, si, chocolate.
Siempre tengo en la cocina para los guisos y las carnes en salsa.
Este truco me lo enseño mi abuela Carmen y mi tía Teresa, ambas excelentes cocineras.
Le da un toque de sabor al guiso y un color precioso, un poco más oscuro que os encantará.


Mientras se va haciendo el estofado cocemos la pasta que podemos hacer de dos maneras.

La primera echándola directamente al caldo y que se haga con el resto del guiso, pero cuidado, si en el paquete pone que al dente y el tiempo de cocción son 7 minutos hay que echarla acabando el guiso, para que no se deshaga. Tampoco queda bien si encontramos la pasta echa una gacha.

La segunda manera es la que yo suelo hacer. Esto es, la hago como una pasta normal, en agua y sal, pero el tiempo que la tengo es justo la mitad que ponga en el paquete. La saco , escurro y la reservo para añadirla cuando este acabando de hacerse el guiso.
¿Porque hago esto?. Por que de esta manera no embebe tanto caldo pero coge el gusto del guiso.
De esta manera también calculamos mejor la pasta que echamos y no se nos queda el estofado seco.


Ya solo nos queda servirlo y disfrutar de el, pero eso si, que no se os olvide el pan, porque sobre todo los niños van a mojar en el caldito y van a repetir seguro.


Cuando les sirvais un plato a los niños, cuidado con las bolitas de  pimienta o los clavos, hay que quitárselos antes no se los vayan a comer y les estropeemos la comida.




Ya véis lo fácil que es, se tarda más en explicarlo que en hacerlo y espero que con el paso a paso os sea sencillo el elaborarlo.


Feliz Semana Santa.

4 comentarios:

  1. Que receta mas curiosa, no se me hubiese ocurrido nunca, hacer un guiso así, tendré que hacerlo porque seguro que esta muy rico.
    Un beso amiga

    ResponderEliminar
  2. Un plato muy rico y jugoso.Seguro que lo pongo.Bssss y buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Hola, te sigo en instagram y nunca te había comentado, hoy me he quedado como seguidora de tu Blog que está muy bien. Este guiso de ternera con macarrones lo encuentro muy original, felicidades por tu Blog. Besos. Seguiremos en contacto.

    ResponderEliminar
  4. un plato bien distinto¡¡ me parece que tiene que estar bien rico.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar

Gracias por entrar en mi cocina, por favor si os hacéis seguidores dejadme en el un comentario un mail o el blog al que pertenezcáis ya que no siempre lo puedo ver cuando pincho en los seguidores.
Agradezco de antemano vuestras sugerencias y comentarios.
Os visitaré lo antes posible.