PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Ossobuco de ternera.


El ossobuco es un guiso originario de Milan, Osso buco que quiere decir hueso hueco.

Para esta receta usaremos el jarrete de ternera cortado con su hueso y sin quitar el tuétano que lleva dentro por supuesto.

De esta receta se han hecho muchas versiones, muchas preparadas como en mi caso con un poco de tomate, pero la verdadera no los lleva, es el auténtico Ossobuco a la milanese.

Para mi gusto le da junto con la cebolla jugosidad, haciendo que la carne se hablande y se cocine perfectamente.
Se aromatiza con el vino blanco, el resto de verduras y especias, acabando con un toque de limón rallado, perejil y si es vuestro gusto un poco de ajo picado.

También es importante en esta receta el grosor de los trozos de carne.
Lo ideal es que tengan entre 2-3 centímetros sin quitarle la telilla que lo recubre por los bordes. Esto hará que la carne no se deshaga y quede con su forma la mayoría de las veces.

La cocción es preferible hacerla a fuego lento, como todas las caseras y sobre todo las que llevan carne es primordial para que la carne quede tierna, lo cual no quiere decir que no podamos usar una olla express y acortar ese tiempo.
El tiempo en olla normal será entre hora y media a dos horas incluso un poco más.
En olla express  entre 30 a 45 minutos, dependiendo de la calidad de la carne.

Una característica de esta receta es el picado de perejil, limón rallado o muy finamente picado y ajo también picado llamado gremolata que le aporta aroma y sabor.



Si algún trozo no lleva esa telilla o no parecen muy compactas podemos atar con hilo de cocina la pieza de carne como veis en la foto, pero si no lo hacéis no pasa nada, no es algo imprescindible.


Vamos con la receta y con los ingredientes:

INGREDIENTES: Para cuatro personas.
  • 4 trozos de jarretes de ternera con su hueso.
  • 1 cebolla grande en juliana.
  • 2 zanahorias cortadas en rodajas.
  • 1 rama de apio no muy grande picada.
  • 2 tomates pelados y cortados en cubitos (opcional)
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de harina normal.
  • 1 hoja de laurel
  • Ralladura de medio limón y un poco de la corteza del otro medio.
  • un poco de corteza de canela, cuidado, no queremos que solo sepa a canela.
  • 200 ml de vino blanco.
  • 200ml de caldo de carne o agua y una pastilla de caldo.(Mejor lo primero)
  • 40 ml de aceite de oliva
  • 50 gramos de mantequilla.
  • Sal y pimienta negra o un poco de molinillo de varias pimientas.
Gremolata:
  • Perejil picado.
  • Medio limón rallado o picada la piel muy pequeña.
  • Medio ajo muy picado.
ELABORACIÓN:

Echamos en una olla o sartén alta el aceite, la mantequilla, los dientes de ajo un poco partidos y la carne enharinada y salpimentada.
Sellamos por ambos lados, sacamos  y reservamos.


En la misma sartén doramos la cebolla, las zanahorias, el apio picado...


el laurel, un poco de corteza de canela en rama y unos trozos de piel de limón, sal y pimienta.



Una vez pochado añadimos el tomate pelado y cortado pequeño con un poco de azúcar para rebajar la acidez.


Una vez sofrito el tomate añadimos la carne reservada



Añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore un poco y que la carne se impregne de su aroma y poco después el caldo hasta cubrir la carne con un poco de perejil picado.


















Tapamos la olla y dejamos cocer a fuego lento durante hora y media a dos horas mirando y moviendo un poco la olla de vez en cuando para que no se pegue la carne a la olla.

Como acompañamiento un arroz blanco, setas, patatas, pasta o si os gusta un risotto a la milanesa.

Servimos espolvoreando por encima un poco de la gremolata.





jueves, 9 de noviembre de 2017

Cordero al horno con sobrasada y miel.



Esta es una receta para hacerla un fin de semana o para las fiestas que tendremos dentro de poco.
No porque sea complicada, sino por poder disfrutarla sin prisas, con buena compañía  y  comerla saboreando  un buen vino.
Esta es una de las recetas con la que he colaborado otro año más en el calendario de cocina Expert 2017.
Pertenece al mes de Diciembre.
Fotografía de David Santacruz Fontecha, como siempre increíble.

Una receta típica de las Islas Baleares.
Uno de los ingredientes principales es la sobrasada, no escatimar en su calidad, poned una buena, tampoco es tan cara.
La suelo comprar en las carnicerías del barrio, tienen un género  excelente y mucho más económico que las compradas en las grandes superficies al igual que las carnes.

Siento no poner fotos del paso a paso pero para esta ocasión me resultó imposible.
De todas maneras es tan sencillo que no os va a hacer falta.


Estos son los INGREDIENTES: (4 personas)
  • Una pierna de cordero en trozos.
  • 3-4 patatas pequeñas por persona.
  • Unas ramitas de romero y tomillo.
  • Un diente de ajo.
  • 100 gramos de sobrasada de calidad.
  • 4-5 cucharadas soperas de miel.
  • 2 cucharadas de café de vinagre balsámico.
  • Un vaso de vino blanco seco.
  • Tomates cherry.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta molida.

ELABORACIÓN:

  1. En un bol mezclamos la miel, la sobrasada y el vinagre balsámico.
  2. Lo calentamos unos minutos en el microondas o en un cazo y mezclamos.
  3. Añadimos el aceite, el romero, el tomillo y el ajo un poco machacado.
  4. Embadurnamos bien el cordero con la mezcla con la ayuda de un pincel.
  5. Incorporamos el vino y un poco de agua.
  6. Dejamos macerar en el frigorífico durante unas horas para que se impregne bien del sabor del macerado.
  7. Sacar la carne del macerado y dorar en una sartén por todos los lados.
  8. Una vez sellado disponemos la carne en una fuente de horno.
  9. Lavamos y echamos las patatas y los tomates al macerado, removiéndolo para que se unten bien
  10. Repartimos las patatas  junto con la carne por la bandeja y lo salpimentamos.
  11. Echamos por encima   el macerado, añadiendo un poco más de agua y vino si hiciese falta.
  12. Horneamos durante una hora a 170º dándole la vuelta de vez en cuando.
  13. En los últimos quince minutos añadimos los tomates al asado y agua si hiciese falta, no debe quedar seco sino jugoso.
  14. Dependiendo del grosor de la carne lo tendremos más o menos tiempo.
  15. Servir  el cordero con la guarnición y el jugo o salsa por encima.
Notas:

El corte de la carne es importante para obtener una buena presentación.
Me gusta el corte de unos 3-4 centímetros de grueso para que la carne quede jugosa, de eso depende también que el horno quede a una temperatura de 160--170 grados, se hará poco a poco y no quedará como una suela de zapato.
La sobrasada de calidad, no es cara y si aporta un sabor más rico y especial.
Las patatas si es para una celebración o día de fiesta mejor pequeñas y con piel, bien lavadas no pasa nada y no tiramos esa fuente de vitaminas que llevan en la piel.
No prescindir del vinagre, le va a  aportar sabor y hace que las carnes salgan mucho más tiernas tanto en guisos como en carnes maceradas.

Ya veis que no es una receta difícil pero si es una receta muy vistosa y fácil de preparar.

Espero que os haya gustado.



viernes, 3 de noviembre de 2017

Mazorcas de MAIZ, ¿Còmo se hace?



Ya vemos en los supermercados y mercados las mazorcas de maíz frescas, sin cocer, grandes y preciosas.
A mi por lo menos me encantan. Los fines de semana, sobre todo los sábados por la noche, comerme una bien calentita, con su mantequilla, su pimienta y su sal, uffffffffffff como me gusta.

Os voy a decir como las preparo yo y ya me comentáis vosotros como las hacéis, vuestros trucos y consejos.



En los supermercados las encontramos envasadas de dos en dos, con sus hojas y los filamentos que hay pegado al maíz.
También las he visto en los mercados y mercadillos ya a granel, desde luego más económicas, aunque de todas formas caras no son.

Lo primero que hay que hacer es quitarle esas hojas y con suavidad para los filamentos que hay bajo de ellas.
Las lavamos bien lavadas y reservamos.

Estos son los ingredientes para acabar de elaborarlas:


  • Dos mazorcas de maíz crudas y limpias.
  • Un puñado de sal para el agua y para ponerles por encima.
  • Un trozo de mantequilla, esto ya va a gustos. Quien prefiera aceite de oliva, pues aceite, yo ya que me doy el gusto prefiero mantequilla.
  • Pimienta negra molida.




Calentamos agua en una olla lo suficientemente grande para que nos quepan las mazorcas.
Cuando comience a hervir echamos un poco de sal y las mazorcas.
Tapamos la olla o bien como yo le pongo un papel de horno, si , el de los bizcochos por encima.
Este papel hará que controlemos muy bien las mazorcas y que se hagan por todos lados porque el papel se humedece y las cocina por la parte superior , sino , pues le vamos dando la vuelta para que se hagan por todos lados.

Las coceremos entre 25 y 35 minutos, dependiendo de lo grandes que sean.
Lo mejor es pinchar los granos con un tenedor o una brocheta para ver que están en su punto.

Sacamos y reservamos.



En una sartén ponemos las mazorcas y un trozo de mantequilla o dos.



Las salpimentamos otra vez porque ya veréis que si no quedan sosas, bueno, yo soy muy de sal por lo menos para esto.

Las vamos dorando, dejando que penetre la mantequilla en ellas y se doren un poco hasta que se queden a nuestro gusto.
Yo las he tenido otros 5-8 minutos más o menos.

Como todo es cogerle el punto.

Sacamos y comemos calentitas.



Si las queremos hacer en la barbacoa, las pelamos y lavamos, las envolvemos bien en papel de aluminio con un poco de sal y las metemos entre las brasas, en unos 15-20 minutos más o menos las tenemos cocidas listas para comer.

Espero que si os gustan las hagáis de cualquier forma, ya veréis como cuando las encontréis frescas las compréis.

¿Y vosotros como las hacéis? ¿tenéis algún truco?

martes, 31 de octubre de 2017

BUÑUELOS tradicionales, de viento.




Uno de los postres ESPAÑOLES tradicionales son los buñuelos,
Típicos de el día de todos los Santos y de las fiestas de Pascua.
Estos son sin relleno, de la manera más clásica y sencilla.
De cualquier manera, con o sin relleno son una delicia que a todos gustan.



El porque de su nombre se comprende en cuanto los echamos al aceite caliente, al duplicar su volumen queda una masa casi hueca que nos permite rellenarlos de los que más nos guste.
Crema pastelera tradicional o del sabor escogido, nata montada, chocolate....

Estos míos como hacía tiempo que no los preparaba quedaron un poco grandes y al tenerse que hacer bien por dentro quedaron tostaditos por fuera pero maravillosos.


Vamos con ellos, ya vereis que fáciles que son.

INGREDIENTES:

  • 250 ml de leche ,da igual el tipo que sea.
  • 125 gramos de harina normal.
  • 4 huevos M
  • 1/2 ramita de canela.
  • Cascara de un limón.
  • 90 gramos de mantequilla.
  • Sal
  • 80 gramos de azúcar blanquilla
  • Aceite de girasol para freír


ELABORACIÓN:


Comenzamos calentando la leche sin dejarla hervir junto con la canela y la cáscara del limón.
Se deja infusionar unos minutos.


Colamos la leche y volvemos a ponerla en la olla.
Echamos la mantequilla y damos vueltas a la cuchara hasta que se derrita.


Incorporamos la harina de golpe, no hace falta tamizarla y removemos con la cuchara de manera hasta que se haga una masa que irá despegándose de las paredes.



Y formará una bola que se despegará del fondo y las paredes, como vemos.
Hay que dejarla a fuego bajo para que no se peque pero que al mismo tiempo se cueza la masa unos minutos y se le vaya el sabor a harina.


Dejamos templar la masa añadimos los huevos de uno en uno, mezclando o con una cuchara de palo, varillas manuales o eléctricas.
Se pueden añadir batidos como para tortilla o sin batir.
Con los huevos de talla M la masa queda perfecta, si ponéis un talla superior habrá que poner tres huevos o tres y medio, según nos lo pida.


Nos damos cuenta cuando en el último huevo la masa va formando un pico, la masa no es espesa del todo.


Una vez tengamos la masa hecha, ponemos aceite en una sartén, olla o cazo.
Por lo menos cuatro dedos, así se freirán bien y podrán darse la vuelta sin agarrarse al fondo.
Podemos poner la masa en una manga pastelera, no hace falta ponerle boquilla, solo cortarle la punta e ir echando a pocos, tened en cuenta que duplican e incluso triplican el volumen.
Yo los he hecho de la manera tradicional, con dos cucharas.
Cogemos con una una porción pequeña de masa, con la otra le damos un poco de forma redonda y echamos en el aceite caliente con cuidado.

No friáis mucha cantidad de golpe, rebajará el nivel de calor del aceite y se pegarán unos a otros.Vemos que conforme se frían se van dando la vuelta ellos solos y si no es así con las cucharas o una rasera se la dais vosotros hasta que hayan doblado el volumen y queden dorados.

En un plato horno ponemos azúcar y si nos gusta algo de canela y aún calientes los pasamos por ella para que queden bien embadurnados.

Ya los tenemos listos para pasar a una fuente de servir o para rellenarlos a nuestro gusto.



Y aquí los tenéis , han salido un poco grandecitos, por eso como he dicho más arriba se han dorado un poco demás para que el interior quedase hecho, pero son una locura lo ricos que están.


viernes, 20 de octubre de 2017

Muffins de berenjena y sobrasada.



Vaya desafío rico y sencillo que nos toca este mes de Octubre en......DESAFÍO EN LA COCINA.

Unos ricos muffins, pero salados, si, si, habéis leído bien, salados.

De la mano de M. Luz del blog Trasteando en mi cocina, ella es la culpable de este precioso y sencillo desafío y como iba a fallar, tarde, de las últimas en mandarlo pero aquí está. Pinchad en el nombre de su blog y os llevará a su receta.

Teníamos que poner dos ingredientes salados, cualquier verdura, embutido, quesos, etc.... aparte de las especias.
Os tengo que decir que me han encantado, fáciles a rabiar, le pones lo que se te ocurra o tengas en la nevera.

Variaciones podemos hacer tantas como imaginación tengamos, una prueba de ello son las recetas de mis compañeras que las podéis ver pinchando en la foto del grupo.

Vamos ya con la receta:

INGREDIENTES:
  • 2 huevos medianos
  • 120 ml de leche.
  • 150 gr. de harina normal.
  • 1/2 sobre de levadura de repostería.
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 200 gramos de berenjena.
  • 75 gramos de queso rallado.
  • 3 cucharadas soperas de sobrasada.
  • Sal, pimienta.
  • Hierbas provenzales.
ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Pelamos y partimos en trocitos la berenjena.
En un cazo ponemos un poco de agua con sal a hervir, echamos los trocitos de berenjena y cuando
estén cocidos, sacamos y escurrimos en un colador.
Reservamos.


En un bol ponemos los huevos, ( en la foto había uno y luego decidí echar otro más), la leche, el aceite, sal y pimienta al gusto.
Batimos y reservamos.
En otro bol echamos la harina tamizada, la levadura y  las hierbas provenzales.
Mezclamos y añadimos los ingredientes ya batidos del otro bol.
Incorporamos la berenjena y el queso rallado y acabamos de remover para que todos los ingredientes se unan.
Engrasamos con mantequilla los moldes, en mi caso de flan, espolvoreamos ligeramente con harina y echamos en cada uno de ellos mezcla de la masa hasta llenarlos 2/3 partes.
Cogemos porciones de sobrasada pequeñas y las vamos dejando caer sobre la masa, introducíendola un poco con el dedo o la punta de una cuchara.




Metemos en el horno que ya tenemos caliente a 180 grados y horneamos durante 20- 25 minutos.
Como siempre pinchando con una brocheta o un palillo de madera, si sale limpio es que ya está hecho.
Yo he puesto el horno arriba y abajo y sin aire  porque no tengo.

Pasados ese tiempo, sacamos y dejamos enfriar


Podemos comerlos templados o fríos como más os gusten.


Ya veis es la primera vez que los hago y han subido divinamente.
En el grupo se comentó que mejor que usar papeles para echar la masa mejor engrasar los moldes que fuésemos a utilizar y así hice.



Espero que os hayan gustado y ya sabéis a usar la imaginación para hacerlos con los ingredientes que más os gusten.

viernes, 6 de octubre de 2017

Vieiras gratinadas con gambas


Esta es una receta sencilla y muy vistosa.
Perfecta para una celebración o para una cenita con los amigos.
Un entrante o un primer plato digno de un día de fiesta.


Esta receta normalmente se hace con vieiras frescas pero las congeladas están muy bien de precio y siempre las encontramos en los supermercados.
Si no disponéis de las conchas se pueden servir y gratinar en cualquier recipiente apto para horno.

Esta es otra receta del calendario que Expert reparte por navidad en sus tiendas, esta en concreto es del calendario del 2016.
La fotografía es de David Santacruz.
Mi colaboración consiste en cocinar y emplatar.

Vamos a ver lo sencillas que son de elaborar.


INGREDIENTES: Para 4 personas.
  • 4 conchas de vieira o cualquier recipiente apto para horno.
  • 12 vieiras congeladas, si son frescas depende del tamaño.
  • 350 gramos de gambas.
  • 1 cebolla pequeña picada.
  • Una cucharada de café de mantequilla.
  • Una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta molida.
  • Eneldo seco o fresco picado.
  • 4 cucharadas soperas de queso rallado, el que más os guste siempre que gratine.
  • 250 ml de bechamel
Para la salsa bechamel.
  • 250 ml de leche.
  • 25 gramos de harina.
  • 25 gramos de mantequilla.
  • Sal y pimienta en polvo.
  • Nuez moscada.
Elaboración de la bechamel:

Derretir la mantequilla en un cazo o sartén antiadherente. 
Incorporar la harina y remover con unas varillas para que se cocine, ( así luego la salsa no sabrá a harina)
Echamos la leche caliente poco a poco sin dejar de remover para que no se formen grumos.
Salpimentar y añadir un poco de nuez moscada al gusto.
Si esta demasiado espesa añadir un poco más de leche sin dejar de remover.


ELABORACIÓN DE LAS VIERIRAS GRATINADAS CON GAMBAS.

Derretimos en una sartén antiadherente la mantequilla junto con el aceite.
Añadimos el eneldo y las vieiras dorándolas a fuego medio para que no se quemen.
Sacamos y reservamos.
En la misma sartén rehogamos la cebolla bien picada y cuando esté transparente añadimos las gambas, unas picadas y dejamos cuatro enteras para ponerlas luego adornando por encima.
Incorporamos la bechamel, probamos y salpimentamos si hace falta.
Rellenamos las conchas o los recipientes que hayamos escogido con la mezcla de bechamel y gambas.
Añadir por encima tres vieiras por concha, hundiéndolas ligeramente en la bechamel y adornando con el coral, una gamba entera y queso rallado por encima sin tapar los colores que nos proporciona el coral y las gambas.
Espolvorear con un poco de eneldo.
Gratinar en el horno a 180º hasta que este dorado y servir caliente.


Consejo:
Se pueden preparar con antelación y meterlas bien tapadas con papel film en la nevera, a falta de gratinar y servir calientes.


Que fáciles y apetitosas son verdad?
No es una receta cara y si muy resultona, no os parece?

jueves, 28 de septiembre de 2017

Galletas de avena y aceite de oliva.



Si os gustan las galletas estas os van a encantar.
Sanas, riquísimas, pocos ingredientes y fáciles  de elaborar.

Los que sois de Alicante o pasáis alguna temporada por aquí y habéis probado la coca de mollitas enseguida vais a reconocer el sabor.
La única diferencia es que la coca de mollitas ( si queréis saber como se hace pinchad AQUÍ) se hace con harina de trigo y estas galletas las hago con avena. 

Son ideales como tentempié, aperitivo ( ya que son saladas) para dietas, deportistas o simplemente porque están riquísimas y crujientes.

Perfectas para los que empiezan en la cocina, vais a ver lo sencillas que son.

INGREDIENTES:
  • 250 gramos de copos de avena o harina de avena ( yo he preferido los copos)
  • 70 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 130 ml de agua templada.
  • Una cucharadita de sal.
  • Una cucharadita de levadura de repostería.



Precalentamos el horno a 180º

Para elaborarlas mezclamos todos los ingredientes con una  paleta de silicona.
Poco a poco la avena se va hidratando con los líquidos hasta que queda como una pasta.

También se puede triturar la avena y mezclarlo de igual manera.
Yo he preferido la avena de copo grande y sin triturar pero con la avena de copo pequeño será más fácil de manejar

Una vez que está todo bien mezclado, lo ponemos sobre una hoja de papel de horno.



Lo vamos aplastando con las manos y dando forma cuadrada, no se tarda mucho tiempo, ya veréis.



Hasta que obtengamos una plancha fina, os he puesto la paleta de silicona para que os deis una idea, medio centímetro más o menos, depende del vuestro gusto.

Yo he hecho una plancha casi cuadrada.

Es un estilo a unas galletas crakers.


He puesto un poco de copos de avena por encima, apretándolos una pizca para que queden bien pegados.
O bien pincelamos la superficie con un poco de agua y echamos los copos, apretándolos con los dedos.
Le hacemos unos cortes con un cuchillo para que una vez horneadas se partan con facilidad.



Horneamos a 200 grados durante 20 minutos.
El tiempo dependerá del grosor de las galletas pero no mucho más, sino quedarán muy duras cuando se enfríen.
En la foto donde se ve el horno, veis que he puesto un papel sulfurizado en la parrilla de arriba. Mi horno es antiguo, sin aire y he puesto el calor arriba y abajo, por eso el papel, para que no se doren demasiado antes de que estén hechas.



Solo nos queda sacarlas, que enfríen en una rejilla para que no cojan humedad y partirlas con las manos.



A la receta se le pueden añadir las semillas que más os gusten, chocolate rallado o en perlas, etc...esta es la receta  básica y a partir de aquí ya es cuestión de gustos.
Ya están listas para guardar en un tarro de galletas o de cristal, así aguantarán varios días aunque ya os digo yo que os las vais a comer antes.


Espero que os hayan gustado, ya me contaréis.

Si las hacéis y queréis que os ponga vuestra foto me la pasáis a mi facebook por mensaje privado, aunque me falla mucho hay momentos del día que me va bien, la puedo ver y pasarla aquí.
Si tenéis blog pasarme también el enlace para redirigirlo a él, aunque no las hayáis puesto por lo menos que os conozcan.

Estas son las de Patricia Martinez, no las tiene todavía en su blog pero no dejéis de visitarlo.
                                        De sucre y sal.
Mirad que ricas las ha hecho, a estas le ha añadido semillas.


Y a estas otras unas gotas de chocolate, vamos que me las comía todas.

Y Marineus en su blog La cocina de Marineus las ha publicado, mirad que buenas.
Otro blog para tener a mano.



Me mandáis la vuestra??

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mermelada de cerezas con pectina natural de manzana.



Ha llegado Septiembre y empiezan los colegios, a refrescar un poco y una nueva temporada de.......... DESAFÍO EN LA COCINA.

Comenzamos el curso con María Antonia desafiando, que nos tenía asustadísisisisisimassssssss y al final ha sido buena, buenisisisisismaaaaaaaa.
Este desafío consiste en hacer una mermelada que puede ser de fruta o de verdura.
Aquí están todas las recetas de mis compañeras, a cada cual más rica.
Pinchad en el logo y os lleva a ellas.

Tengo unas cerezas que me regalaron y congelé porque fueron dos cajas muy maduras que estaban y están de escándalo.


No daba tiempo a comerlas todas y decidí congelarlas y ha sido todo un acierto.
Os comento como lo he hecho por si os pasa lo mismo en alguna ocasión.




Se lavan las cerezas, las ponemos en un recipiente sin que se amontonen aunque sea en varias tandas, así al congelarse quedarán sueltas.

Tengo que decir que las he congelado con hueso y todo, muchas con su rabito también. Al no saber el uso que les voy a dar prefiero tenerlas así.

Una vez se van congelando, tardan unas dos o tres horas en estarlo, las pasamos a una bolsa y en mi caso al ser muchas repito la operación varias veces.



Como veis en la foto cuando las saco para la mermelada están perfectas.
He sacado un kilo doscientos gramos para la mermelada, el resto en su bolsa al congelador para otros usos.

Vamos con la receta que es super sencilla.

INGREDIENTES:


  • 1.200 gramos de cerezas, deshuesadas.
  • 70 ml de PECTINA DE MANZANA.
  • 200 gramos de panela en mi caso, se puede elaborar también con azúcar blanca, azúcar moreno, miel, lo que más os guste.
NOTA:
 Ya se que es muy poca panela pero las cerezas estaban tan dulces y ricas que no le ha hecho falta más.
Además, nos estamos acostumbrando a endulzar muy poco las mermeladas y dulces en general.
Pero como todo, si a vosotros os gusta más dulce es solo cuestión de añadir más, la receta sigue siento la misma.
Si no tenéis la PECTINA NATURAL DE MANZANA, pinchando en el nombre os llevo a su receta, añadís el zumo de medio limón.




ELABORACIÓN:

En una olla ponemos las cerezas deshuesadas junto con la PECTINA NATURAL DE MANZANA.
Cocemos unos diez minutos.


Las cerezas con la pectina.

Añadimos la panela y continuamos cociendo unos 15 minutos más, removiendo de vez en cuando.



A las cerezas no les he quitado la piel ( en alguna receta he visto que si lo hacen, menudo trabajo) , nunca lo hago con la fruta porque en ella van muchas vitaminas y al no notarse luego no hace falta.


Iremos viendo conforme se deshacen las cerezas que  se va gelificando el caldito que han soltado las cerezas.

Separamos del fuego y trituramos un poco con una minipimer o lo que tengamos a mano hasta dejarlo a nuestro gusto.
A mi me encanta que queden trozos de fruta mezclados con la mermelada.




Aquí podéis ver el vídeo, aún con la mermelada caliente.
En cuanto enfríe todavía espesará un poco más.

Y ya la tenemos lista para envasar en tarros esterilizados.
Los llenamos y cocemos al baño María si habéis hecho mucha durante 20 minutos.
Sacamos y enfriamos,



Os aseguro que el resultado es simplemente delicioso y natural.




Al ser las cerezas muy maduras no estaban rojas sino granates, además la panela le aporta también color y por eso se ve tan oscurita la mermelada.

No dejéis de visitar las recetas de mis compañeras.