viernes, 25 de noviembre de 2016

Como limpiar y blanquear cardo.


Después de unos meses de no publicar he encontrado por fin algunas fotos de recetas que no tenía en el blog y que por falta de tiempo y tranquilidad no había subido.
Pero ya estoy aquí, dispuesta si el tiempo y las circunstancias lo permiten a seguir en este mundillo que me apasiona y que me hace tener ilusión.

Muchas gracias a todos los que habéis seguido visitando el blog a pesar de estar en stand by, por seguidme por las redes tanto facebook, instagram, twitter o google + y alguna cosa más que ya me pierdo, si esto nos lo cuenta hace diez años no nos lo creemos, verdad?

EL CARDO: LIMPIAR Y BLANCQUEAR ESTA VERDURA DE INVIERNO.
Con la llegada del otoño y el frío encontramos las tan ansiadas alcachofas, habas y como no el cardo.
Una verdura que no todo el mundo sabe limpiar y preparar.
Os tengo que decir que lleva su trabajito, pero en cuanto la tenemos limpia y blanqueada se puede envasar, congelar y preparar con ella unos platos que son todo un lujo.

Si no os gusta mancharos las manos tened preparados unos guantes y así no se os pondrán ásperas ni negras, ya que esta verdura es como la alcachofa pero a la vez igual que ella no debe faltar en nuestras cocinas este invierno y mucho menos estas navidades.
Otro truco es mojarnos las manos con zumo de limón, esto evitará que se nos ennegrezca la piel.


Si encontramos cardos en plena temporada y a buen precio no dudéis en comprar, puestos en faena es mejor uno grande que uno pequeño, el trabajo será casi el mismo.

Empezamos cortándole el extremo que estaba en contacto con la tierra y que se ve negro así podremos separar mucho mejor las pencas  y las tendremos listas para pelar.
Le quitamos a cada penca las hojas verdes y las pelamos como vemos en la foto, ya que tiene a lo largo las hebras que luego no queremos encontrar a la hora de comerlos.Una vez pelado o quitado estas hebras partimos cada penca en trozos de unos cinco centímetros o como queramos encontrarlos en las recetas que vayamos a cocinar, pero normalmente de ese tamaño.


TRUCO: Mi abuela aparte de todo esto tenía un truco para quitar el amargor. Siempre tenía un estropajo verde exclusivamente para limpiar algunas verduras. Lo humedecía y le ponía encima un buen puñado de sal y se lo pasaba a todo lo largo de la penca antes de partirlas. Iba poniendo sal en el estropajo según hiciese falta y de esta manera el amargor se iba casi o del todo.

Debemos tener un bol con agua y zumo de limón para que estas pencas no se ennegrezcan y conforme las partimos vamos echando en el los trozos.


Cuando estén todas partidas se lavan dos o tres veces antes de echarlas a la olla donde pondremos agua hasta cubrirlas, un limón  partido en cuatro, una cucharada de harina disuelta en ese agua y un poco de sal.



Dependiendo de lo gruesas que sean las pencas deberemos variar el tiempo que las tendremos cociendo.
Desde media hora a hora y media en olla normal.
De 10 minutos a 20 minutos en olla express.
Lo mejor es ir comprobandolo pinchándolas con un tenedor para ver si están tiernas.
Si solo queremos blanquearlas, con la mitad de tiempo o un poco menos tenemos bastante. Acabarán su cocción junto con el guiso que estemos preparando.


Una vez blanqueadas o cocidas del todo las dejaremos enfriar.
Si son para congelar, fuera del caldo.
Una vez frías las metemos en una bolsa de congelación. Yo las suelo poner en la bandeja de los cubitos de hielo en una sola capa y una vez congeladas las saco y las tendremos sueltas, listas para congelar en la bolsa o una caja de congelación y ya no se pegarán unas con otras pudiendo sacar solo las que necesitemos.

Si son para envasar o embotar las metemos en el tarro previamente esterilizado, cubriéndolas con su propia agua de cocción. Cerraremos el tarro y lo pondremos a hervir en una olla llena de agua de 20 minutos a media hora para que haga el vacío. Sacamos y dejamos enfriar antes de guardar en la alacena.


Tenemos que saber para quienes no lo consumen habitualmente que el cardo es una verdura de comienza a recolectarse desde Noviembre hasta finales de Marzo.
Tiene un gran contenido en agua por lo que es ideal para los que siguen dietas diuréticas e incrementa la bilis lo que ayuda a que el hígado se limpie  y tonifique.
Igual que la alcachofa tiene un gran contenido en fibra, calcio, magnesio, zinc, y el potasio tan necesario en el sistema neuromuscular.


Una vez que ya sabemos como prepararlo en breve lo incluiremos en nuestras recetas.
Si os supone mucho esfuerzo  cocinarlo o no tenéis tiempo lo encontramos en los supermercados ya congelado, dispuesto para consumir.


Os recomiendo este enlace para saber más sobre esta verdura que debemos incluir en nuestras dietas.

http://www.espores.org/es/agricultura/card-la-verdura-de-lhivern.html


Muchas gracias de nuevo por pasar por mi cocina y espero vuestros comentarios que siempre hacen mucha ilusión y no animan a continuar con los blogs.