PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Dulce de boniato, receta casera.



En Otoño llegan las alcachofas, los ajos tiernos, las naranjas, multitud de frutas y verduras con los que poder hacer platos llenos de sabor y vitaminas.

En esta receta hemos comprado unos estupendos boniatos. Ricos en vitamina A, perfecta para prevenir enfermedades en los ojos, tejidos blandos como la boca, piel, uñas, mucosas y fortalece el sistema inmunitario.
Si buscamos en google encontraremos muchas más propiedades beneficiosas.
En cuanto al precio son económicos por lo que es otra verdura u hortaliza de esta temporada que no podemos dejar de incluir en nuestros menús.
 

Para preparar este dulce necesitamos pocos ingredientes.

  • Boniato
  • Azúcar moreno.(Le da un color más bonito al dulce)
  • Una cucharadita de café de canela.
  • Zumo de limón.
  • Un poco de la corteza del limón rallado.
ELABORACIÓN:

La medida de cada ingrediente va a variar según nuestro gusto y la cantidad de boniato que deseemos hacer.
Yo he hecho dos boniatos grandecitos.
El primer paso es pelarlos y cortarlos en trozos.
Los echamos en una olla, los cubrimos de agua no excedernos ya que se quedaran todas las vitaminas en ella.
Dejamos hervir hasta que estén blanditos para poderlos triturar. Sobre 10 minutos.
Una vez blandos sacamos del agua y escurrimos.
Reservamos el agua por si queremos añadir al final, en mi caso no ha hecho falta.
Una vez escurridos pesamos la carne del boniato para calcular la cantidad de azúcar moreno.
Normalmente se le pone el mismo peso de azúcar que de boniato pero al probarlos una vez hervidos y fríos vi que ya eran muy dulces por lo que puse menos de la mitad de azúcar.


Se vuelve a echar la carne de boniato en la olla, el azúcar con el zumo de medio limón. la ralladura del limón y la canela.
Dejamos que cueza y se mezcle con el azúcar hasta que quede casi deshecho, no tarda más de 10-15 minutos, removiendo con una cuchara de palo para que no se pegue.
Hay que llevar cuidado, como cualquier mermelada una quemadura con este dulce es muy dolorosa.
Sacamos del fuego y si nos gusta con una textura más suave, sin trozos trituramos con la batidora.


Este en concreto ha quedado perfecto para untar y con una sabor maravilloso.
No me gusta demasiado dulce , por eso la cantidad de azúcar es a gustos.


Ya lo tenemos listo para mezclar con yogurt en el desayuno, para unas tostadas, para rellenar unas
empanadillas o mezclar con un bizcocho.

Esta receta me la dio una vecina a la que quería mucho, Pepa, del pueblo de Sax en Alicante.
Me dio varias recetas que hacían las mujeres en el pueblo, en fiestas.
Se solían reunir en casa de una de ellas y todas juntas los elaboraban.
Iré poniendo conforme pueda cocinar las demás recetas.

Aquí os dejo otras propiedades del boniato, puede que nos resulte poco atractivo a la vista pero podemos comprobar la cantidad de beneficios que nos aporta.


Espero que os guste.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Arepas


Como cada 20 de cada mes llega un nuevo DESAFÍO EN LA COCINA.
Este mes casi nos vuelve loca Carolina, le tocaba a ella decidir que receta hacer y como siempre nos dan durante algunos días unas pistas para ver a quien se le enciende una bombilla y da con la solución.
A Carolina la llaman" la boss internacional " y claro ella haciéndose la ofendida de aquella manera nos hizo creer que esta vez estaba en plan patriótico... ejem, ejem.
Nada más lejos de la realidad visto lo visto y que la receta elegida por ella son las AREPAS.

El relleno daba igual, el que más nos gustase a cada uno de los participantes, lo importante era hacer la arepa, que la probásemos, que escogiésemos entre las de maíz o las de trigo, Hechas al horno, en sartén o fritas, lo importante era hacerlas.
Las arepas es el pan tanto de Venezuela, como de Colombia o Panamá.
De harina  de maiz precocido son las más habituales y es como he decidido hacerlas.
Se suele encontrar esta harina en grandes supermercados y también en pequeños comercios  donde ya es habitual verla.

La receta: Para tres arepas.


  • 300 ml de agua ( puede ponerse mitad de agua, mitad de leche)
  • La misma cantidad en harina de maíz precocido.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de azúcar. (optativo)
  • Un poco de colorante alimentario. ( optativo, solo  lo he puesto en las fritas)

Para hacerlas FRITAS:

En un bol echamos el líquido tibio, la sal,  el azúcar y el colorante si queremos que tenga un tono dorado.
Añadimos la harina poco a poco, es posible que no admita toda .
Removemos con una cuchara de madera hasta que tengamos que amasarla a mano.
Yo he hecho un rulo para hacer tres bolas iguales.
La masa ha de poderse manejar bien y no quedar pegajosa, nos podemos humedecer un poco las manos si fuese necesario para trabajarla.
No necesita tiempo de reposo.
Hacemos una bola con la mano y yo para darle la forma he puesto papel de horno en la encimera, encima la bola, doblando el papel sobre ella y aplastándola con la mano por encima del papel para darle la forma redondeada  manejándola mejor.


Una vez hechas las arepas, como veis no son muy gordas, las freímos en aceite de girasol bien caliente.
Al principio queda en el fondo, pero conforme se hace sube a la superficie.
Dejamos que dore por ambos lados, sacamos y escurrimos en papel de cocina.
Así procedemos con todas.



Una vez escurridas del aceite y todavía caliente las abrimos por la mitad con un buen cuchillo de sierra y las rellenamos con lo que más nos guste.



En mi caso y para dar un toque fresco a la arepa frita he rellenado con carne fría que hice al horno el día anterior, ensalada variada, cebolla en juliana, tomate y pimiento crudo. Si os apetece aliñarlo con un poco  de mayonesa y mostaza o bien una vinagreta muy ligera.

AREPA AL HORNO:

Para hacer las arepas al horno es muy sencillo también.
Lo fundamental es no pasarse con el agua porque si quedan demasiado húmedas tardarán mucho en hacerse y la masa por dentro quedará cruda y muy tiesa por fuera.
Los ingredientes son los mismo, solo que no le he puesto el colorante.

Las amasamos, formamos las bolas con las manos y le damos la forma aplastándolas , esta vez al hacerlas con las manos la forma ha sido más irregular.
Ponemos unas gotas de aceite en la bandeja y las masas encima.
Con el horno precalentado a 200 grados introducimos la bandeja y dejamos hornear unos 15 minutos por un lado, y casi lo mismo por la otra.
Se pueden hacer en la rejilla del horno, pienso que sería mejor ya que se hacen a la vez por los dos lados, pero eso será la próxima vez que las haga.




Las tenemos listas para abrirlas por la mitad sin llegar al final y rellenar de lo que más nos guste.


He de decir que la primera vez que las hice no me quedaron bien, estaba la masa demasiado húmeda y estaban crudas por dentro, luego tanto las hechas la horno como las fritas han quedado muy bien.
Las arepas han de comerse calientes o templadas, nunca frías porque quedan gomosas y duras, ese el único inconveniente que les veo.
Llenan mucho más que otro tipo de masa , de todas formas probaré a hacer las arepas andinas que son con harina de trigo.




Si queréis ver las recetas de mis compañenr@s pinchar AQUÍ.
Hay rellenos y consejos para que os salgan bien a la primera.


martes, 10 de noviembre de 2015

Pato confitado en su propia grasa ¿Cómo se hace?



El confitado es una técnica que se utiliza para la conservación de los alimentos.
Salando primero y cocinando después a baja temperatura nos permitirá tener en este caso nuestro muslo de oca, pato o el ave que prefiramos con una caducidad prolongada.
En cuanto al salado, podemos añadir junto con la sal, dientes de ajo, hierbas aromáticas o especias a nuestro gusto.
La grasa en la que confitemos ha de ser de la mejor calidad, para el pato o la oca la mejor es la suya propia, La podemos encontrar en grandes superficies o supermercados especializados, sobre todo en los meses próximos a la navidad.
La que se ve en la foto la he comprado en Makro, no llegaba a seis euros y es de una buena marca.
No merece la pena escatimar por un euro o dos, ya que la podemos reutilizar no solo volviendo a confitar , sino en otros guisos como la casoulete o al horno con patatas.


Estos muslos son más grandes que los de pato, son de oca y necesitan un poco más de tiempo tanto de marinado, como luego de cocción.

Si no encontrásemos la grasa de pato lo mejor es hacerlo con un buen aceite de oliva virgen extra.

Comenzamos limpiando la piel del pato- oca de las posibles plumas pequeñas que le puedan quedar. suelen estar limpios pero no está de más repasarlos.

Mezclamos sal gruesa marina con un poco de pimienta, romero, tomillo y dos dientes de ajo picado.
Cubrimos con la mezcla los muslos durante 24 ó 36 horas, depende lo grandes que sean.
Pasado este tiempo, lavamos con agua y secamos con papel de cocina.
Ponemos la grasa comprada en una olla.


El tamaño de la olla es importante, que quepan las patas justas, ya que la grasa debe cubrir por completo la carne y si escogemos una olla demasiado grande nos hará falta más grasa. Si por el contrario es demasiado pequeña se nos amontonarán los muslos y tampoco cubrirán del todo.
Tendremos los muslos a 90º-100º de dos a tres horas. 
Lo mejor es comprobar la temperatura con un termómetro de cocina.
También debemos ir comprobando si están confitados pinchando con un palillo de brocheta la carne, Si el jugo que sale es rosado no estará hecho , ha de salir blanquecino , eso nos indicará que ha acabado el tiempo de cocción o escalfado.


Una vez acabado podemos guardarlos en tarros cubiertos con la grasa o en bolsas de vacío.
Duran hasta seis meses guardado en la nevera o bien congelar, prolongando así el tiempo de caducidad.



Ya esta listo para cocinarlos como más nos guste, al horno, en cazuela con legumbres, en ensalada...
Ya depende de como más guste en cada casa.