miércoles, 28 de octubre de 2015

Gurullos murcianos de pollo y conejo.






Esta receta de la cocina murciana  es fácil a rabiar, económica, con productos que encontramos todo el año y además para los pocos ingredientes que lleva está riquísima.
Una receta que apetece en cualquier época del año, pero ya está aquí el frío, bueno en Alicante, lo que se dice frío no hace mucho, pero después de tanto calor y tanta ensalada este plato resulta de lo más apetecible.

Plato típico de la cocina murciana me lo enseño la murciana que más quiero, mi amiga Encarna.
No conocer su blog es imposible, MI ADORABLE COCINA, y desde ahora uno solo para cocina murciana, COCINICA MURCIANA.

El gurullo  es pasta de trigo duro, con forma de piñones o pepitas. los encontramos en los supermercados, dependiendo de la marca son un poco más grandes o más pequeños, os recomiendo los de mayor tamaño pero con cualquiera de ellos  el resultado es exquisito.
En cuanto a las carnes que le pongamos al guiso es a  nuestra elección , dando igual pollo solo o conejo o costillas de cerdo, como vemos se adapta a nuestra economía y nuestro gusto.



GURULLOS MURCIANOS DE POLLO Y CONEJO:

INGREDIENTES: para cuatro personas

  • Un cuarto de pollo a trozos.
  • Un cuarto de conejo a trozo con su hígado.
  • Medio pimiento rojo.
  • Medio pimiento verde.
  • Una cebolla 
  • 3 dientes de ajo.
  • Perejil picado.
  • Caldo de verduras o pollo. ( puede ser agua con una pastilla de caldo)
  • Tomate triturado o un tomate grande rallado.
  • Sal y pimienta.
  • Un poco de romero y tomillo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Un poco de colorante o azafrán , yo en este caso no le puse, solo tiene el color del tomate frito.




ELABORACIÓN:

Ponemos en una olla un chorrito de aceite, partimos dos o tres dientes de ajo y los sofreímos junto con la carne troceada y salpimentada.
Suelo incluir en estos guisos un hígado de pollo o conejo, le da un gusto que para mi es imprescindible.
Retiramos la carne una vez frita y añadimos la cebolla picada y los pimientos cortados como nos guste encontrarlos.
Añadimos el tomillo, el romero y una hoja de laurel junto con el tomate triturado o rallado con un poco más de sal y una pizca de azúcar por la acidez del tomate.
Una vez todo frito echamos de nuevo la carnes a la olla y cubrimos de caldo.
Dejamos hervir unos 20 minutos a fuego medio, rectificando de sal.
Echamos perejil picado si es nuestro gusto, a mi se me olvidó.
Llegados a este punto es la hora de la pasta.
75 gramos por persona son suficientes,  pero si queremos que nos quede para otro día echamos un poco más.
La pasta no tarda en hacerse porque es pequeña, de todas formas no se pasa, no se deshace, lo único que hay que cogerle es el punto que queremos de meloso en cada casa, si gusta más  o más caldosa.
Puede que se agarre un poco la pasta al fondo de la olla, rascar con una cuchara de madera sin más.
Si sobra para el día siguiente y queda sequito, añadirle un poco más de caldo y lo tendréis como recién hecho.



Si probáis a hacerlo será una comida habitual en vuestra casa, estoy segura.

martes, 20 de octubre de 2015

Paris - Brest con relleno de crema pastelera de avellanas




Como cada 20 de cada mes toca un nuevo reto, un nuevo DESAFÍO EN LA COCINA.


Esta vez la desafiadora ha sido M. Luz y nos ha propuesto hacer un dulce muy francés, una receta elaborada con una pasta choux, siempre en forma circular y con un relleno al que cada una le ha dado su toque personal.

Nuestro dulce se llama PARIS - BREST.
 En 1891 se celebró una carrera de bicicletas entre la ciudad de Paris y la ciudad de Brest y el pastel de forma redonda simula una rueda de bicicleta.
Una historia que podremos seguir buscando en San Google.

Este desafío no es que sea muy difícil, lo complicado es que quede bonita la corona hecha con la masa choux y que luego tengamos un buen cuchillo y una mejor mano para que el corto quede bien. Que la masa la horneemos lo justo para que no quede cruda por dentro, aviso, no es lo mismo hacer profiteroles pequeños que esta pastel que lleva tres ruedas de la misma masa, por lo que el tiempo de horneado es superior y hemos de dejar que seque pero sin pasarnos para que no se nos rompa al cortarlo.
Luego tenemos el relleno, ays ese es uno de puntos débiles, el que sea un relleno que aguante y luego la manga pastelera, ese es otro punto débil.
Y como todo esto M Luz que aparte de boss, una de las jefas del grupo es un poco bruja, pues ha dicho, anda y que se pongan todas nerviosas y que trabajen, eso si, con cariño y muuuuuuuuuuuuchos nervios. 

Pues aquí tenéis la receta y las fotos que demuestran que está hecha.
He de decir que aunque os de envidia, yo uso tecnología punta para mis recetas, ya sé, ya sé que no está bien decirlo, pero vamos que lo siento por vosotr@s.



INGREDIENTES:
Pasta choux.
250 ml de agua y leche a partes iguales.
95 gramos de mantequilla.
150 gramos de harina.
4 huevos.
Una pizca de sal.
Una pizca de azúcar.

Crema pastelera de avellanas:
185 gramos de mantequilla.
380 ml de leche.
3 yemas de huevo medianos, si son más grandes usar solo tres.
120 gramos de azúcar.
35 gramos de maicena.
90 gramos de avellanas ya tostadas. (haremos una pasta con ellas)

Un poco de almendra fileteada para adornar.


ELABORACIÓN DE LA CREMA PASTELERA CON AVELLANAS:
Calentamos las avellanas en una sartén a fuego bajo durante unos minutos cuidando que no se quemen (sino amargarán)
Las pasamos a una batidora, y las trituramos hasta formar una pasta con ellas. Como veis con mi molinillo de café y haciéndolo con cuidado para que no se caliente más el molinillo que las avellanas lo he conseguido. No quería destrozar un recuerdo familiar.
Calentamos la leche. 
Batimos los huevos con el azúcar y la maicena hasta que quede una crema sin grumos . 
Una vez caliente la leche la vamos añadiendo muy poco a poco al bol de los huevos para que estos no cuajen. Echar de nuevo la mezcla al cazo y dejar espesar hasta que la crema haya espesado.


Sacar del fuego y cuando esté templada incorporamos sin dejar de batir  la mantequilla poco a poco, esto  le dará más brillo y  consistencia cuando enfríe.

Por último incorporamos la pasta de avellanas y seguimos mezclando hasta que quede perfectamente intregrada en la crema.
La pasamos a la manga pastelera y la guardamos en el frigorífico.


                                Último modelo de manga pastelera, todo un lujo.

Esta crema es mejor hacerla el día antes, así estará bien fría y nos quedará mucho mejor para el montaje del pastel.


ELABORACIÓN DE LA MASA CHOUX:

En una olla  calentamos el agua y la mantequilla junto con la pizca de sal y azúcar.
Una vez que este hirviendo echamos de una sola vez la harina y removemos sin parar hasta que se forme una bola, en este momento bajamos el fuego y dejamos que se haga un poco moviéndolo para que no pegue pero que a la harina se le vaya el punto de crudo que tiene y la masa pierda humedad.
Unos minutos solamente.
Lo dejamos templar para ir añadiendo los huevos.
Antes lo hacía a mano, ahora lo hago con las varillas de amasar de mi batidora, que como veis es de las más económicas del mercado, tampoco hace falta más, pero si queréis se puede hacer a mano.
Eso si, añadimos huevo a huevo, no se echa uno si el anterior no se ha integrado a la masa.
Así con los cuatro.
La masa una vez hecha vemos que al cogerla con la espátula forma picos pero queda espesa, eso nos indica que está perfecta.



Ponemos la masa de la pasta choux en una manga pastelera con la boquilla que más nos guste.
Ahora hay que darle forma para formar el circulo.
Lo mejor es dibujar un circulo con un lápiz sobre el papel del horno, que nos sirva de plantilla.
Le damos la vuelta al papel y como muchos cocineros dicen fijamos el papel de horno con un poquito de mantequilla a la bandeja del horno.
Dibujamos un circulo y dentro de el el otro, hay que tener en cuenta que no pueden ser muy pequeños, ya que la masa aumenta de tamaño y ha de quedar un agujero central, acordaros que simula la rueda de una bicicleta.
Y encima de estos dos hay que poner otro que le de volumen al pastel.
Por último echamos un poco de almendra fileteada para adornar la masa.
Muchos pintan la masa con huevo, yo no lo he hecho.


Tendremos el horno precalentado a 200 grados.
Horneamos el pastel a 20 grados  unos 10 minutos, luego bajamos el horno a 180 grados durante otros 30.
El tiempo va a depender del horno de cada uno, si vemos que queda un poco crudo todavía se puede tener otros 10 minutos a unos 120 grados.
Si el pastel coge mucho color, cuando han pasado 20 minutos abrimos un poco la puerta del horno y echamos por encima un papel sulfurizado para que se nos queme, rápido para que no se baje.


Dejaremos enfriar en el horno con la puerta abierta, esto ayudará a que se seque un poco más.

Lo partimos una vez frío por la mitad con un cuchillo de sierra.
Rellenamos en mi caso con varias vueltas de la crema pastelera porque mi boquilla era pequeña.
Ponemos el trozo superior del pastel encima de la crema y espolvoreamos si es nuestro gusto con azúcar glas.

Metemos en la nevera para que enfríe y no se desmonte el pastel.




En está página podemos encontrar todas las recetas del desafío, donde cada una hemos hecho nuestra versión. ¿Os lo vais a perder?
http://desafioenlacocina1.blogspot.com.es/2015/10/tarta-paris-brest.html






Agradecimiento:
La receta de la crema pastelera es de Begoña, AL CALOR DEL HORNO, solo he puesto unos gramos más de avellanas pero es tal cual como ella indica en su receta del Paris - Brest.
 No forma parte del grupo pero creo correcto el nombrarla.
Estamos viendo últimamente como se copian recetas, incluso fotos sin ningún tipo de reparo,  es algo que hay que combatir con el ejemplo.