PETICIÓN:


Respeta mi trabajo y mis derechos de autor.
Si reproduces mis recetas y/o fotos, hazlo de una forma digna y pide autorización. Pon un enlace a mi blog y no te lucres con el esfuerzo de los demás, mil gracias.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Terrina de pollo con pistachos.



Ya sabéis que prefiero hacer preparaciones saladas  más que dulces y elaborar terrinas, fiambres, carnes rellenas, etec... es de las cosas en cocina que más relajan y satisfacen.
Me gusta escoger las carnes, cortarlas, picarlas, hacerlo yo todo.
Pensar con que ingredientes estará mejor, que le dará más sabor o que es lo más apropiado para que el resultado sea  lo que yo tengo en mente.
El aspecto final de cualquier receta es muy importante para mi, mi abuela y mi tía, grandes cocineras cada una en su estilo, me decían que  la comida  no  entra solo  por la boca y qué razón tenían.
Cómo me hubiese gustado tenerlas conmigo más tiempo, si viesen este mundo de blogs, de internet  creo que estarían más enganchadas que yo.



En estas preparaciones la prisa hay que dejarla a un lado, todo necesita un proceso y un tiempo, si no, el resultado no será el adecuado.

Una terrina no ha de quedar seca, la carne ha de estar bien apretada para que al cortarla no se desmorone y  por eso utilizamos huevos en su preparación, es lo que une todos los ingredientes.


INGREDIENTES:

  • Medio kilo de pollo, he deshuesado muslos que son menos secos, he cortado la carne en tacos para picarla.
  • 200 gramos de carne de cerdo.
  • 100 gramos de bacon en un trozo
  • 150 gramos de jamón de york en un trozo.
  • 2 huevos
  • Un puñado de pistachos pelados.
  • Pan rallado.
  • Miga de pan remojada en leche, unos 10 cm de una barra.
  • Sal, pimienta negra y blanca, comino y nuez moscada.
  • Un poco de Oporto.
  • Un poco de Coñac.



ELABORACIÓN:

Picamos la carne de pollo y de cerdo por separado, poniéndola también por separado en el bol.
Picamos a cuchillo para que luego los trozos se vean en la terrina el bacon y el jamón de york.
Pelamos los pistachos y los remojamos en un poco de agua, así también se limpian de la cáscara que les pueda quedar.
En el bol ponemos las dos carnes separadas, los dos huevos, el bacon y el jamón de york picados, los pistachos repartidos entre las dos carnes, la miga de pan, sal, pimienta blanca y negra, comino y nuez moscada, una punta de cuchillo de cada una de las especias, un poco de Oporto y coñac.
Mezclamos con las manos todos los ingredientes, haciendo que cada carne , pollo y cerdo se mezclen con una parte de los demás ingredientes proporcionalmente, eso lo vais viendo conforme lo mezcláis.
Yo lo he hecho así porque quería diferenciar en la terrina los dos colores de la carne, aunque una vez hecha no es mucha la diferencia.
Si os da igual lo mezcláis todo junto y ya está.


Una vez todo mezclado le vamos añadiendo pan rallado, con los líquidos que le hemos puesto y los dos huevos veremos que queda muy suelto, por eso le hace falta el pan rallado, le iremos añadiendo hasta que veamos que la consistencia es buena, lo echamos poco a poco, vamos mezclando hasta que lo tengamos listo.
Dejamos reposar todo la mezcla tapada en la nevera por lo menos una hora.
Es el momento de ponerlo en un molde, yo he escogido uno de silicona para luego desmoldarlo mejor.
Lo he impregnado de aceite por las paredes y el suelo.
He puesto primero una capa de la mezcla de pollo, otra con la de cerdo y una final de pollo, sin dejar ni ningún hueco, las apretamos bien, y cuando esté lleno le damos unos golpes contra el mármol para que toda la carne asiente bien.


Tapamos con papel de aluminio, que quede bien cerrado y metemos al horno, al baño maría.
250º los primero 20 minutos y bajamos a 200 hasta que esté hecho, veremos que cuando lo pinchamos sale seco, conviene no pasarnos, mejor sacarlo y dejarlo templar.

NOTA IMPORTANTE:
No lo vamos a dejar del todo hecho, hay de dorarlo un poco para que quede agradable a la vista  y si lo acabamos de hacer del todo se nos secará.


Cuando lo sacamos vemos que por la parte de fuera no ha quedado con un bonito color, al estar tapado sigue blanco.
Ponemos el grill y destapado lo dejamos que se dore a nuestro gusto, en el mismo recipiente de silicona o el que hayamos usado.
Una vez dorado, dejamos templar un poco, desmoldamos con cuidado y con el horno sin grill lo doramos por el resto, con unos cinco o siete minutos es suficiente.
Mi horno es antiguo pero de aire, en poco tiempo me dora.
He decir también que mi molde de silicona no era muy bueno, de esos que te venden con un periódico y se nota, no aguanta muchas veces en el horno.
Está claro que hay que gastarse el dinero.


Cuando lo tenemos con un bonito color por todos lados, dejamos templar y una vez frío lo metemos en la nevera envuelto en papel film.
Una vez frío ya lo podemos cortar como más nos guste.



En lochas finas con una tostada untada en mayonesa queda buenísimo.



Espero que os decidáis a hacerlo.
 Por noche como tentempié,  un aperitivo o un acompañamiento a una ensalada con sacarlo de la nevera y cortarlo tendremos lista una cena en pocos minutos.



lunes, 19 de mayo de 2014

Seco de pollo, cocina ecuatoriana.




Buscando recetas de pollo me encontré esta , le dí a imágenes y me sorprendió el colorido, los ingredientes y la salsa con un color espectacular.
Al leerla me fui dando cuenta de lo exquisita que tenía que estar.
No es un simple pollo con tomate, nada de eso, junto con las especias y otras verduras, se le añade un poco de cerveza y el zumo en mi caso de una naranja no muy dulce, ellos le ponen una fruta que aquí no la he podido encontrar y que a pesar del nombre no se parece en nada a la naranja, se llama NARANJILLA y es más como el maracuya, pero se puede sustituir como he leído, si no hay más remedio por naranja.
En Colombia lo llaman Lulo.

Naranjilla.

El acompañamiento del pollo es un arroz amarillo, aguacate y plátano frito, que al no encontrar machos les puse el nuestro, el de Canarias.
El arroz le dan color con el ACHIOTE, que lo pueden encontrar en polvo , pasta , es su colorante natural.
 



Yo usé nuestro colorante, el azafrán.

Como vemos la mezcla del pollo con el arroz, el sabor del plátano y el aguacate nos invita a comerlo.




Vamos con la receta que más sencilla no puede ser.

SECO DE POLLO.


INGREDIENTES:

  • Un pollo entero partido con hueso.
  • Una cebolla morada o blanca.
  • Un pimiento, rojo o verde.
  • Cuatro o cinco tomates maduros.
  • Una cucharadita de tomate concentrado.
  • Tres dientes de ajo.
  • Media taza de cerveza.
  • El zumo de una naranja que no sea muy dulce.
  • Una hoja de laurel.
  • Un poco de cilantro fresco.
  • Medía cucharadita de comino.
  • Pimienta negra y blanca.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra. 
  • Una pastilla de caldo si el pollo no fuese de corral o granja.

ARROZ AMARILLO:

  • 150 gramos de arroz.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Un diente de ajo.
  • Pimienta negra y blanca
  • Azafrán, colorante o achiote.
  • sal.
Un aguacate, plátano macho maduro o plátano de Canarías, un poco de ensalada.




ELABORACIÓN:

Para el arroz amarillo:
En una olla sofreímos un diente de ajo con dos cucharadas de aceite, cuando esté dorado le echamos el arroz, le damos unas vueltas para que quede suelto, con sal y pimienta.
Incorporamos el doble de agua que de arroz o lo que indique en el paquete, dejamos que se consuma, apagamos el fuego, tapamos con una tapadera que quede lo más cerrado posible y dejamos que se acabe de hacer con su vapor.

Para el seco de pollo:
En una olla vamos friendo el pollo con cuatro cucharadas de aceite, yo le puse virgén extra, ellos le ponen de semillas.
El pollo se fríe con su sal.
Yo lo he cortado con hueso y todo, la pechuga con su carcasa para que tenga más sabor, de todas maneras si compráis un pollo de campo o corral mucho mejor.

Una vez dorado, sacamos y reservamos.
Cortamos los tomates, el pimiento y la cebolla dejando que se dore en el aceite que ha sobrado de freír el pollo  pero que se cueza a la vez.junto con el laurel, el cilantro, las  pimientas, los dientes de ajo y sal


A los diez minutos, vemos que empieza a reducir, con una batidora lo trituramos pero no del todo, para mi gusto, que queden trozos pequeños que se acabarán de integrarse en la salsa.


Es el momento de añadir la sal, la cerveza, el zumo de naranja y el concentrado de tomate.
Incorporamos también el pollo para que se ablande y quede tierno con la salsa.

Ahora es el momento de ir probando, si hace falta más sal o en vuestra casa os gusta más alguna especia de las indicadas idla añadiendo.
Dejamos reducir llevando cuidado de que no se nos pegue.
Conforme reduzca la salsa irá cogiendo el color del tomate y el pimiento y se hará un intenso color rojo precioso, mezclado con las especias.


Es el momento de emplatar, partiremos el aguacate, algo de lechugas variadas, tomate y lo aliñaremos a nuestro gusto.
Pelaremos y partiremos los plátanos en porciones grandes y freiremos en una sartén antiadherente hasta que se doren.


Dispondremos en el plato dos porciones de pollo, un poco de arroz amarillo, dos o tres trozos de plátano frito si os gusta y algo de la ensalada con el aguacate.







Tanto la receta como la cocina ecuatoriana que no la conocía ha sido todo un descubrimiento para mi.
Es la primera que hago, pero no la última .

¿Os apetece probarla?

viernes, 16 de mayo de 2014

Gratinado de patata, jamón y queso.




Una forma distintas de comer las patatas con jamón y queso.
Sencilla y fácil de elaborar, gusta a niños y mayores , sola o con carne o pescado es ideal para tener lista con antelación si preferimos , solo la calentaremos unos minutos.

Llevo haciendo esta receta desde que mis hijos eran pequeños, ya ni recuerdo quien me la dio, pero lo si se es que me ha resuelto muchas cenas, que es una receta muy completa y que no he visto a nadie que no le guste.


Con un fácil paso a paso no tendréis ninguna duda para hacerla.

INGREDIENTES:


  • Patatas, dependerá la cantidad de los comensales que seamos, en mi caso fuimos cuatro y puse dos por persona.
  • Jamón de york, 100 gramos.
  • Queso que funda, un queso tierno que nos guste, 150 gramos.
  • Mantequilla para untar el molde y nos tacos para gratinar.
  • Sal.
ELABORACIÓN:



Pelamos las patatas o las lavamos bien con piel y las cocemos en agua y sal, justo para que queden al dente.
Sacamos en cuanto estén, ponemos en una fuente y las dejamos que evaporen el agua, quedando así firmes pero hechas.
Cortamos a rodajas.
Untamos la fuente que vayamos a utilizar con mantequilla.
La fuente que sea apta para horno.
Disponemos una primera capa de patatas, encima de esta una de jamón de york, no hace falta cortarlo y una de queso, bien cortado o bien rallado, como prefiramos.



A continuación  otra capa de patatas, jamón de york y queso, acabando con una de patatas.
Como veis no es complicado, si todavía queremos hacerlo más bonito usar un aro de emplatar de metal, cuando tengo invitados lo hago así y queda precioso.

Le pondremos por encima de la última capa de patatas unos tacos de mantequilla para que dore mejor.
Si os gusta le podemos poner por encima también un poco de queso rallado, todavía será más bonito, entonces no le hace falta la mantequilla.

Metemos al horno, con el gratinador encendido hasta que las veamos listas.
Con el calor del gratinador y si es horno de aire sobra para calentar toda la fuente, sino, arriba y abajo hasta que estén doradas.






Como vemos nos queda una fuente de patatas que por si sola ya es un plato muy completo,si a esto le añadimos un poco de pechuga a la plancha o  un pescado, no se puede pedir más.






Económico, gusta a toda la familia y la podemos tener lista con antelación en la nevera para solo gratinar o simplemente gratinada y darle un golpe de calor en el microondas.



¿Fácil , verdad?


Espero que os haya gustado la idea, a mi me ha venido muy bien esta receta cuando venía del trabajo y la tenía preparada.