lunes, 28 de mayo de 2012

Cocas: cebollas caramelizadas, atún y calabacín y tomate , bacon y queso.






Esta es una coca deliciosa a pesar de llevar pocos ingredientes.
La masa la he hecho de una forma distinta.
He sustituido  el aceite por manteca de cerdo, cerveza en vez de agua y he añadido  a la masa orégano, queda genial de esta manera.
Cuando tenemos la nevera un poco vacía y no sabemos si quitarle la bombilla para que no se vea que hay poca cosa dentro o echarnos a llorar, no hagáis ninguna de las dos cosas.
Aderezamos las masas con la especia que más nos guste , eso le aportará gusto y la coca o pizza adquirirá un sabor distinto y maravilloso.
Con las cantidades que pongo en la masa nos da para dos cocas medianas o una grande.

MASA:

250 ML  de líquido, mitad agua y mitad cerveza.
500 gramos de harina.
Dos cucharadas soperas de manteca de cerdo
15 gramos de levadura de panadero.
Una cucharada sopera de orégano.
Sal y azúcar.


PREPARACIÓN:
Disolvemos la levadura en el agua templada, solo templada, sino la levadura quedará inservible.
Echamos la cerveza que mas nos guste y añadimos el azúcar.
Vamos echando la  harina tamizada , dejando un poco aparte, dependiendo de la harina, conforme vamos amasado veremos si la masa nos pide más o menos.
Incorporamos la manteca derretida , la sal y el orégano.
Amasamos bien y formamos una bola, le hacemos una cruz con un cuchillo y la dejamos levar en un sitio templado, dentro del horno por ejemplo.
TRUCO:
La bola de la masa la suelo pintar con un poco de aceite, de esta manera si la dejamos más tiempo de lo normal no hace costra.
Una vez que haya levado, la echamos en la mesa de trabajo y con un poco de harina, la volvemos a amasar dándole la forma que más nos guste.
Con esta cantidad de masa nos da para una coca grande o dos medianas.
La volvemos a dejar levar .
Cuando veamos que ha crecido lo suficiente la horneamos a 200 grados.
Siempre horneo la masa hasta que esté casi hecha , los ingredientes siempre se los añado ya cocinados y de esta manera no se requeman.












Relleno de COCA DE CEBOLLA CONFITADA CON ATÚN, CALABACÍN Y TOMATITOS:


Dos cebollas grandes cortadas en juliana.
Dos latas de atún en aceite.
Sal , pimienta y azúcar moreno.
Aceite de oliva virgen extra.
Un calabacín troceado como más nos guste.
Tomatitos partidos por la mitad.

Sofreímos la cebolla en el aceite a fuego bajo, queremos que quede transparente .
Le ponemos un poco de sal y pimienta y cuando veamos que ya está hecha le añadimos el azúcar moreno, esto hará que coja color y hará que  se confite y caramelice.
Hemos pelado y partido el calabacín y lo pasamos por la plancha con un poquito de sal.
Cuando esté casi hecho  lo separamos y le ponemos por encima un poco del aceite de la cebolla caramelizada, le dará un gusto exquisito.
Mezclamos el atún , escurrido el aceite (que si es de oliva lo guardamos para aliñar cualquier ensalada )con la cebolla, dejando que se junten los sabores y lo ponemos por encima de una de las bases de coca.
Encima de la cebolla y el atún ponemos el calabacín y por último los tomtatios.
Introducimos en el horno los últimos diez minutos para que se acabe de hacer la coca.







Relleno de COCA DE TOMATE , BACON , CALABACÍN Y QUESO.

Tomete frito o natural rallado y frito .
Bacon
Rodajas de calabacín a la plancha.
Queso rallado.
Hojas de albahaca
Un chorrito de aceite.


Sofreír el tomate con sal , azúcar y un poquito de aceite.
Poner por encima de la masa el tomate frito, el bacon, el queso rallado y el calabacin a la plancha partido al gusto y unas hojitas de albahaca.
Meter en el horno hasta que se dore ya que la masa está casi hecha.






martes, 15 de mayo de 2012

Macarrones con atún y huevo al horno



Un plato sencillo y económico con unos ingredientes que todos tenemos por casa.
Pudiéndose dejar los ingredientes hechos por separado y cuando llegamos a la hora de comer, darle el último paso y al horno.
Nos puede valer como plato único acompañándolo de una ensalada.


INGREDIENTES: Para cuatro personas

  • 400 gramos de macarrones .( 100 gramos  por persona).
  • Dos hojas de laurel, sal y mantequilla para hervir la pasta.
  • Un bote de tomate triturado.
  • Tres latas de atún en aceite.
  • Dos cebollas grandes.
  • Cuatro huevos.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal y pimienta.




PREPARACIÓN:

Hervimos la pasta en abundante agua con sal,  laurel y mantequilla como indican las instrucciones del paquete para dejarla en su punto exacto.
Hay que tener en cuenta que luego se hace un poco más cuando metemos toda la preparación al horno.

Partimos las cebollas muy picadas y las ponemos a sofreír con aceite de oliva virgen , sal y pimienta.
Cuando este la cebolla bien doradita añadimos el bote de tomate con un poco más de sal y azúcar para restarle acidez y dejamos que quede bien frito.

Si es necesario se le añade un poco más de aceite, no pasa nada, ayudará luego a que no queden los macarrones en el horno demasiado secos.

Ya tenemos los macarrones hechos y escurridos.

TRUCO:

Si los hemos hecho horas antes de la comida, bien escurridos se pueden guardar en el frigorífico con un chorrito de aceite y papel film, no hay ningún problema, así aguantan bien dos o tres días.
Sobre todo si hay niños pequeños, tan amantes de la pasta, es bueno tenerlos en el frigo, nos solucionan más de una comida, ya sea principal o como acompañamiento.

Lo mismo nos puede pasar con el sofrito de tomate y cebolla, tenedlo hecho en el frigo, dispuesto para cualquier plato.
Esto nos ahorra mucho tiempo y gasto , de una vez utilizamos la vitro para más de una comida.

Ponemos en la bandeja del horno el sofrito de tomate y cebolla, le añadimos las latas de atún un poquito escurrido el aceite y los huevos que podéis batirlos en la misma fuente ya que hay que mezclarlo todo.
A los huevos le añadiremos una pizca más de sal.
Echamos los macarrones y lo mezclamos todo, que quede todo bien impregnado por el sofrito, los huevos y el atún.
Calentamos el horno a 220 grados, parte de  abajo y grill e introducimos la bandeja de horno para que cuaje el huevo.
A mitad, sacamos la bandeja y le damos unas vueltas a la preparación, volvemos a meterla y dejamos que se acabe de cuajar todo el huevo.
No preocuparos, no queda como una tortilla, pero sí un aspecto muy agradable y un gusto exquisito.


Como veis en la foto el macarrón queda casi suelto, el huevo aunque parece que haya desaparecido lo encontraremos mezclado con todos los macarrones y el atún le aportará un sabor suave pero delicioso.
Probadlo, ya me contareis.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Alcaparras y tallos encurtidos


Hacía tiempo que no encurtía alcaparras y sus tallos.
No las compro, las recojo donde sé que están las matas y es ahora en Abril, Mayo cuando se pueden recoger.
Encontramos los botones que son los capullos del alcaparro, lo que luego llamamos alcaparras o tápenas.

Los tallos son los extremos de la planta, llegan a alcanzar los seis metros de longitud y se renuevan cada año,  se recogen los mas tiernos. y  si dejamos la flor  se hará el tapenón.
El tapenón es el fruto que sale de la flor .




Esta es la flor, solo por verla merece la pena subir a las rocas que subo, y no digo más porque ya no hay casi matas .


Si tenéis la oportunidad de encontrarlas hay que recogerlas con cuidado, no estropear la planta al recoger los capullos y los tallos para que al año siguiente podamos hacerlo de nuevo.

Cuando las hayamos recogido se separan los capullos o botones de los tallos, se lavan bajo el grifo de agua y se ponen en salmuera, a remojo con agua y bastante sal, dejándolas bien cubiertas por el líquido.


Aquí tenéis los botones o los capullos del alcaparro,  en la salmuera.
Y aquí los tallos en la salmuera, los puntitos blancos que veis en las hojas se le hacen a partir de los dos días de estar en el liquido, es normal, es a causa de la sal, os lo quería mostrar.

Esta salmuera hay que cambiarla dos veces al día, si no lo hacéis así se pudrirán.
Hay que tenerlas unos cuatro o cinco días, no hace falta más tiempo o yo por lo menos no lo dejo más.

Después de transcurridos estos días podemos envasarlas.
Haremos otra salmuera pero esta vez poniendo tres partes de vinagre de vino, por supuesto de calidad y una de agua,  mezclado con sal, esto les dará el gusto definitivo.

Se introducen en los tarros de cristal, ni que decir tiene que han de estar esterilizados, y una vez llenos se le añade la salmuera de vinagre, agua y sal hasta llenar los tarros, se agitan un poco para que no hayan burbujas de aire.
La sal al gusto pero tampoco en poca cantidad, id probando hasta que lo encontréis a vuestro gusto.

Cuando cierro un tarro que lleve vinagre antes de poner la tapadera le pongo papel film entre la tapadera y el tarro, así el vinagre no oxida la tapadera metálica, a lo mejor en la mayoría de los casos no hace falta, pero lo hago así.

Es el momento de guardarlos en un sitio fresco y pasados unas tres o cuatro semanas se pueden consumir, pero eso ya es a gustos.



Estos son dos de los botes uno con las alcaparras y el otro con los tallos.

Sé que es algo que no puede hacer la mayoría de la gente ya que son difíciles de localizar pero  no he encontrado mucho al respecto en google y es algo que no se debe perder.



sábado, 5 de mayo de 2012

Flan de queso y yogurt






Un flan distinto, no lleva leche pero el yogurt y el queso fresco nos aporta el calcio tan necesario para nuestros huesos.
Su llamativo color se lo da el caramelo líquido y seguro que no deja indiferente a ninguno de nuestros comensales.

INGREDIENTES:
  • 400 gramos de queso fresco tipo quark o queso de untar.
  • 2 yogures naturales sin azúcar.
  • 300 gramos de huevos ( 4 ó 5 unidades según tamaño).
  • 150 gramos de azúcar  para el flan.
  • 150 gramos de azúcar para el caramelo.
  • Unas gotas de limón y un poquito de agua para el caramelo.
PREPARACIÓN:

Lo primero es poner el horno a 180º para que vaya calentándose.

Para el caramelo ponemos en un cazo el azúcar con unas gotas de limón y un chorrito de agua, 
Lo mantenemos en el fuego, vigilándolo, sólo queremos que se quede el caramelo rubio por eso hay que tener cuidado no se nos queme.
En cuanto lo tengamos  lo echamos al molde que hayamos escogido y lo vamos volteando hacia los lados para que antes de enfriarse nos cubra todas las paredes y el fondo del molde.
CUIDADO con las quemaduras del caramelo, son las peores.

Para el flan mezclamos el queso fresco con los dos yogures, el azúcar  y los huevos hasta que todo quede bien batido y lo echamos en el molde previamente caramelizado.

PARA EL BAÑO MARÍA:

Cogemos un recipiente un poco más grande que el molde del flan y le ponemos un poco de agua e introducimos en ese recipiente el molde con el flan, esto es el baño maría.

TRUCO:

A ese agua y aunque os parezca raro le vamos a poner un poco partida una de las cascaras de uno de los  huevos, esto hará que el agua no haga burbujas y nos moje el flan.
Sirve para cualquier preparación que hagamos al baño maría.

Dejamos que se cuaje el flan en el horno a 180º durante treinta minutos, pero el tiempo nos lo dará el truco del palillo, se introduce en el flan y si sale limpio es que ya está terminado.
Sólo queda dejarlo enfriar a temperatura ambiente y desmoldarlo.
Para ello ponemos un plato encima del molde del flan y al darle la vuelta caerá sobre el plato, cubriéndose el flan con el caramelo líquido con el que habíamos recubierto el molde.

TRUCO:

Veis en la foto el caramelo, no pongáis un plato demasiado pequeño ya que al darle la vuelta al flan se os caerá y es una pena desperdiciarlo.



Como veis un postre ideal y muy sencillo tanto para principiantes como para los que ya llevamos tiempo cocinando.
Sé que pongo explicaciones que para la mayoría sobran pero cuando alguien empieza en la cocina todas las explicaciones son pocas y van dirigidas a ellos.