miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cazuela de rape y gambas



Una cazuela muy sencilla y apta para todos los bolsillos.
Con esta receta quiero participar en el concurso que nos ofrece Andrés en su blog:  



             
Una cocina diferente, que aprovecha la energía solar para cocinar, pasaros por su página y lo descubriréis.

INGREDIENTES:
  • Una cebolla grande picada.
  • Un diente de ajo picado.
  • Un tomate troceado.
  • 10 gambas.
  • Unas rodajas de rape.
  • Un  poco de coñac.
  • Un poco de vino blanco.
  • Sal, pimienta, perejil picado.

PREPARACIÓN:

Vamos a sofreir la cebolla picada con el ajo en un poco de aceite de oliva virgen con un poquito de sal y pimienta.
Hay que llevar cuidado con la sal cuando utilizamos marisco, ya que su sabor realza mucho el gusto salado.
Apartamos un poco el frito y en ese mismo aceite freímos también las cabezas de las gambas, como se ve en la foto, aplastándolas con la espumadera, de esta forma conseguimos sacar todo el jugo en la sartén y que todo se impregne de él.
Cuando estén un poco sofritas se le echa un poco de coñac y  se flambea.



Se retiran a un plato las cabezas de las gambas y en esa misma sartén se introducen las rodajas de rape, el tomate troceado y las colas de las gambas, se le da unas vueltas y se incorpora el vino blanco.
Se deja que se haga en esa salsa y al final se le pone por encima un poco de perejil picado.
Probad primero un poco la salsa antes de rectificar de sal, pero con el coñac y el vino no creo que sea necesario salarlo más.



Es un plato de rápida  elaboración y con un resultado sorprendente.
Ideal también para estas fechas ya que podemos tenerlo hecho con un poco de antelación.



lunes, 26 de diciembre de 2011

Quiche de champiñones


La quiche es originaria del noroeste de Francia, concretamente de la región de Lorena, de ahí la denominación "Lorraine".
Dicen que la idea surgió por el excedente de mantequilla y nata existente en esta zona rica en ganadería. Al compaginarlas con una masa hecha con harina, se creaba un pastel salado muy suave, con un alto contenido en proteínas y muy energético.
El relleno más popular es el de queso y panceta (o bacon), aunque éstos se incorporaron posteriormente.
Hoy en día su relleno suele ser tanto dulce como salado y es un pastel perfecto para hacer recetas de
aprovechamiento.



En este caso la he hecho con champiñones y jamón de york.
La masa la podéis hacer vosotros mismos o bien comprarla ya hecha, ya que hay en el mercado una variedad de ellas a buenos precios y nos simplifican bastante la receta.

LA MASA QUEBRADA:
Esta  masa requiere siempre el doble de harina que de grasa, se trabaja muy poco y necesita un tiempo de reposo de media hora en nevera.

Ingredientes:
  • 250 gramos de harina.
  • 125 gramos de mantequilla.
  • 1 huevo.
  • Un poquito de sal.

Sacaremos la mantequilla de la nevera para que quede a temperatura ambiente y la mezclaremos con la harina tamizada ( ponedla en un colador y a golpecitos la dejáis caer en un recipiente, de esta manera tan sencilla la dejaremos más esponjosa y sin grumos).
Le incorporamos el huevo batido y la sal.

La trabajaremos hasta que se unan los ingredientes, pero esta masa no requiere amasado.
Ponedla  envuelta en un paño húmedo y a la nevera media hora.
Una vez pasada la media hora, poner en la mesa de trabajo y con un rodillo extenderla y ponerla en un molde encima también de papel de hornear,
Si la compráis ya hecha dejarle su papel de hornear.
Hay que llevar cuidado de que las paredes queden bien cubiertas con la masa, y si se pasa un poquito por encima mejor, mengua un poco pero si no queda del todo bien no preocuparos, al haber dejado el papel de hornear hará que el relleno una vez horneado quede en su sitio.

Pinchar antes de meter en el horno la masa, así evitaremos que se hinche, queremos que quede lisa, si aún así veis que dentro del horno empieza a hinchar , abridlo y la volvéis a pinchar con un tenedor.
Hornear a 180 grados hasta que coja un poco de color (unos 7 minutos, según el horno), la acabaremos con el relleno.

EL RELLENO:
Admite tantas variedades como imaginación tengáis, pero tened en cuenta que el tiempo de horno no es mucho, por lo que si la hacéis con verdura o carnes han de estar previamente cocinadas.

Ingredientes:
  • Seis champiñones fileteados y fritos con un poquito de aceite.
  • 100 gramos de jamón de york.
  • 100 gramos de queso rallado, el que tengáis por casa.
  • 150 gramos de nata.
  • Un chorrito de leche
  • 3 ó 4 huevos, dependiendo del tamaño.
  • Sal, pimienta y nuez moscada (esto último a gustos)
Como he dicho antes, freid el champiñon con un poquito de aceite,  sal y apartarlo.
Picar el jamón de york.
Batir los huevos y mezclar con el resto de los ingredientes.
Es hora de introducir el relleno dentro de la masa que ya hemos horneado previamente.
Volved a meter en el horno a 180 grados hasta que esté cuajada, usad el mismo método que con los pasteles, pinchándola con un palillo y si sale limpio ya está.

Ya veis, muy fácil de hacer y seguro que gusta a todo el mundo.


                                                                         

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Terrina de codillo de cerdo


Esa receta la he hecho aprovechando un codillo de cerdo que tenia del plato anterior.
Sin hornear, solo con la primera cocción de olla. Aquí

Si lo anterior era fácil, lo que sigue no puede ser más sencillo.
Esta vez he hecho la terrina con cerdo, pero tiene mil variedades.
Y la conservación en la nevera en botes pequeños está asegurada.


 Suelo acompañar este paté con pepinillos, realza mucho el sabor.


Vamos a  sacar la carne del codillo, lo deshuesamos y lo picamos con jamón de york, sobre 150 gramos,
Cinco  salchichas.
Cien gramos de tocino, si es ibérico, mejor.

Vamos a reservar dos salchichas, un poco de tocino y jamón de york para la terrina, picado, así encontraremos luego trocitos al comerlo.



Introducidlo en la picadora que tengáis y le añadimos:
Dos huevos.
Caldo de la cocción del codillo, se ha hecho gelatina, lo que nos vendrá muy bien para que todo ligue bien en el horno.
Si no lo tenéis, haced un poco de caldo de pollo y le añadimos tres hojas de gelatina.
Un chorrito de coñac, o un licor que os guste, yo en este caso le puse un aguardiente de peras.
No lo sazoné más, el codillo ya tenía sus especias y las salchichas también están especiadas.


Trituramos hasta dejar una pasta, ahora depende de vuestro gusto, si os gusta más o menos triturado.
Vamos haciendo capas.
La mezcla de las carnes, y dos salchichas desmenuzadas.
Otra vez mezcla y un poco de tocino muy  picado.
Y otra capa de mezcla y jamón de york.
Acabando con una capa de la mezcla del triturado.


Como veis he ido haciendo la terrina en capas.


Una vez hemos llenado la terrina, la cubrimos con papel albal y la metemos al baño maría
una hora y quince minutos a 180 grados.


Una vez que haya enfriado un poco llenaremos los botes con el paté, si no tenéis botes podéis dejarlo en 
el recipiente de cristal donde hayamos hecho la terrina.


Para que la duración sea más larga he hecho un poco de gelatina con caldo de pollo:
  • 150 ml, de agua con una pastilla de caldo.
  • Tres hojas de gelatina remojada en agua fría.

Calentaremos el agua con la pastilla de caldo, y le añadimos la gelatina remojada.
Dejamos que se disuelva en el caldo  y dejamos enfriar un poco.


Le ponemos la gelatina por encima como veis en la foto hasta formar una capa.
Cerramos los tarros.
Si los vais a gastar  en unas dos semanas no hace falta hacerles el vacío.
Si vais a tardar más tiempo en consumirlos meterlos en una olla con agua hirviendo para hacerles el vacío
unos veinte minutos.

También se puede sustituir la gelatina de caldo por manteca de cerdo derritiéndola y cubriendo con ella la carne de la terrina.
Os puedo asegurar que merece la pena, y más en estas fechas.

Con esta receta quiero participar en el primer concurso que hace Elen de: Los deseos del paladar.
Tenéis que pasaros por su blog, increíble, merece la pena participar solo por el hecho de hacerlo, no por los regalos, da igual, el mejor regalo es ella.




FELIZ NAVIDAD A TODOS.





viernes, 9 de diciembre de 2011

Codillo de cerdo con tres purés



Nos apetecía mucho comer codillos de cerdo y aprovechamos la oportunidad al verlos en un supermercado a muy buen precio.
Una buena cena o comida para estas Navidades, no resulta caro y es muy sencillo y vistoso.
Hecha de esta manera , no resulta pesada , se puede tener medio hecha con una anterioridad de dos o tres días en la nevera, y nos deja tiempo para ese día dedicarnos a otras tareas.

Si la comida o cena va a tener varios platos, poned un codillo por cada dos personas, suelen pesar sobre el medio kilo.
He de explicaros que se hace en dos cocciones, una en olla y la segunda, al horno.
Ambas muy, muy sencillas.
Empecemos por la primera.

Ingredientes para los codillos:

  • 2 codillos de cerdo.
  • Una cebolla grande, entera.
  • Una rama de apio.
  • 2 hojas de laurel.
  • 2 zanahorias.
  • 4 granos de pimienta.
  • 3 clavos de olor.
  • Sal.

Preparación:

He de disculparme, la foto donde están los ingredientes dentro de la olla se me ha extraviado.



PRIMER PASO, OLLA:

Se introducen los codillos en la olla, la cebolla con los clavos de olor pinchados en ella, las zanahorias,
el apio, el laurel, los cuatro granos de pimienta  y la sal.
Se cubren de agua, y se cuecen sobre una hora.
Este tiempo es necesario para que la carne salga blanda, no preocuparos, no se deshacen.
Este paso ya lo tenemos acabado.
Ahora es el momento, si lo queréis dejar medio hecho, de dejar enfriar y meter las verduras, el caldo y los codillos por separado en la nevera, bien tapados.
Ved como el caldo se solidifica debido a la gelatina del cerdo.

SEGUNDO PASO, HORNO:



Tengo un truco para manchar lo menos posible, uso el papel de hornear para ponerla debajo de los asados.
Esto hace que no se manchen los recipientes, y sobre todo que no se me requemen si son de porcelana o cristal, que tan engorroso es al lavarlo.
Poned los  codillos en la bandeja , encima del papel y encima de estos un poco de mantequilla.
Al horno con ellos, y lo vamos a ir regando con un poco del caldo que teníamos reservado.




Este papel que veis en esta foto, es otro truco.
He cogido otro trozo de papel de hornear, lo he arrugado y lo he mojado, bajo el grifo, con agua.



Lo he puesto encima de los codillos y os preguntareis ¿para qué?

Muy fácil, al mojarlo y con el calor del horno, se quedará duro y hará de tapadera.
Nos hará falta menos caldo para mojarlo pero lo más importante, se hará en su propio jugo y no nos manchará el horno.
Dentro de este papel se dora igual que si no lo tuviese, pero si al final lo queréis más dorado solo hay que quitárselo en el último momento.



Aquí lo veis que tieso, se queda perfecto como una tapadera.

Ahora llega el momento de los purés, que también he de deciros ,es una receta de aprovechamiento.
Sacad las verduras que teníamos en la nevera de hervir los codillos.

Vamos a necesitar:
Patatas peladas y cocidas para hacer puré con sal.

PURÉ DE ZANAHORIA:

  • Las zanahorias que hemos hervido con el codillo.
  • Patatas previamente hervidas.
  • Mostaza.
  • Pimienta.
  • Mantequilla.


Se machaca la patata con la zanahoria, templadla  un poco en el micro si la habéis sacado de la nevera así se podrá triturar mejor.
Mezclad con mantequilla, mostaza al gusto y pimienta.
La mostaza combina muy bien con  la la zanahoria.


PURÉ DE PATATA Y CEBOLLA:

Vamos a utilizar la cebolla que teníamos hervida del codillo, ya tiene el gusto del clavo y del resto de los ingredientes.
La hemos calentado y la machacamos con la patata, le añadimos jengibre molido, una pizca o al gusto.
Mantequilla y pimienta, id probando no os paséis de sabor.


PURÉ CLÁSICO DE PATATAS:

  • Patatas hervidas.
  • Mantequilla.
  • Sal, pimienta.
  • Un poco de nata.


Mezclar los ingredientes hasta que quedé un puré cremoso.
La nata y la mantequilla la añadiremos a poquitos, según la cantidad de patatas y según la consistencia que queramos.



Una propuesta distinta para estas fiestas o para cualquier momento que tengamos invitados.