jueves, 30 de diciembre de 2010

Feliz Año 2011


Hace tiempo que no publico nada, no hay ánimos y parece que ni las fotos de lo que hago salen bien. No obstante os voy a poner la foto del sitio donde me gustaría ir en navidad, pero al paso que vamos no va a poder ser.

Este va a ser el año del deseo, eso es gratis y con humildad os deseo:

FELIZ 2011 que nos traiga trabajo, tranquilidad y un poquito de alegría.


Que esta familia que formamos nos sigamos apoyando y cada uno en sus posibilidades hagamos platos que nos hagan la vida más fácil y nos dé la ilusión de seguir cocinando para los que queremos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Boloñesa... ¿Y qué más?




Esta otra forma de hacer la salsa boloñesa la aprendí en Marruecos. Allí nos juntábamos amigas a cocinar y salió esta salsa.
Lleva ingredientes que a lo mejor ni se os ha ocurrido ponerle.
Son ingredientes sencillos y que desde luego hacen que el resultado sea increíble.
Además no se fríe, se cuece en una olla, todo en frió, que todo suelte su jugo, eso la hace menos pesada y con una cantidad de vitaminas increíbles.
La pasta, pues mis hijos prefieren los típicos espaguetis, pero vamos eso ya a gustos, con una lasaña queda perfecta también.
Vamos a por ella.

Ingredientes:


  • 3 ó 4 cebollas picadas
  • 3 ó 4 zanahorias peladas y troceadas al gusto.
  • Un nabo picado
  • Una ramita no muy grande de apio picado
  • 2 dientes de ajo picados
  • 3 ó 4 tomates picados
  • Una lata de tomate triturado, yo uso la marca Hida.
  • Un calabacín mediano picado
  • Un puerro picado
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Aceite de oliva virgen
  • 1/2 kg de carne picada de cerdo y vacuno
  • un poco de mantequilla para sofreír la carne
  • Nuez moscada


Preparación:
LA SALSA:
En una olla introducimos las cebollas, zanahorias, nabo, ajo, apio, tomates, calabacín, puerro, la lata de tomate, un buen chorro de aceite de oliva , sal y la pimienta, luego siempre vamos a rectificar de las dos cosas, no conviene que quede soso, pero cuando ya esté casi a punto de finalizar.
En cuanto al aceite se va rectificando también si hiciese falta.

Todo esto a fuego suave, darle tiempo, va a merecer la pena, acordaros que no queremos freír, queremos cocer y no preocuparos va a quedar perfecto.
Cuando vemos que ha quedado hecho, suele hacerse en una hora y media, sofreímos la carne picada en una sartén con la mantequilla, le da un sabor distinto   que el aceite y va a combinar estupendamente con las verduras.
La vamos a condimentar  con nuez moscada pero no echar sal todavía , la razón es que si  se la ponemos con la carne cruda, la carne soltará todo su jugo, vereis como suelta agua y se queda seca, es mucho mejor añadirla al final, y no mucha, se rectifica al final junto con la verdura.

Incorporar la carne a la olla y dejar que todo se junte y se mezclen los sabores.
Probad la y rectificar entonces de sal y pimienta, dejar cinco minutos más y ya está.
LA PASTA:
 Seguiremos las indicaciones del fabricante para el tiempo de cocción,
Al agua ponedle  mantequilla, sal, pimienta, y laurel, y con ello hervir la pasta.
La dejas al dente y escurridla
Luego en la misma olla poned un poco del sofrito y la pasta.
 Removedla  y entonces le echáis orégano por encima, que se mezclen todos los sabores . De esta manera aguanta más tiempo hasta la hora de servirla y no se os pegarán.
Ya me contaréis.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Olleta de trigo picado de la abuela Carmen.




Esta receta como tantas otras la aprendí de mi abuela y ella de su madre.
No lleva nada de carne, solo verdura por lo que es apta para vegetarianos y la verdad es que se agradece de vez en cuando el no comerla.
No queráis hacerla en una hora, imposible, ni con garbanzo de bote, mejor no la hagáis, requiere su tiempo, y que todo vaya lentamente, por eso es ideal para los domingos o para el día que nos podamos quedar en casa cocinando.
Si no es así, de verdad, mejor comeros un buen bocata o unos huevos fritos con patatas.



Los ingredientes son básicos , lo único particular es el trigo y hay muchos sitios que lo encargas y lo traen.
Yo lo prefiero con su cáscara  (os enseño la foto), porque así pido dos o tres kilos y lo tengo
guardado todo el invierno, últimamente ya lo traen limpio de ella pero os voy a decir como arreglarlo de las dos maneras.
1.-Con su cáscara : Frotamos el trigo con las dos manos, viendo como se va soltando esa cáscara. Si nos ponemos en el balcón y lo vamos soplando vemos como la cáscara se va volando porque pesa poco y el trigo queda en el recipiente. Siempre claro que no nos de el viento en la cara. Cada uno antes tenía su forma de hacerlo, tened en cuenta que no habían ventiladores ni aparatos eléctrico y la verdad, como me enseño mi abuela así os lo cuento yo.Se repite el frotarlo y el soplarlo la veces que haga falta.









Cuando veáis que ya no queda se pone a remojo , como unos garbanzos, y lo volvéis a frotar en el agua, la vais cambiando y enseguida veis que esta limpio, yo aún así le cambio el agua como tres veces y luego ya lo dejo a remojo durante dos días, cambiandole el agua de dos a tres veces al día.Esto es imprescindible.
Incluso e
¿A que no ha sido tan difícil?.


2.- Si lo compramos sin cáscara solo es ponerlo a remojo. Es mejor preguntar donde lo hemos comprado cuanto tiempo necesita de remojo, normalmente son dos días o tres. Yo os recomiendo que el último pongáis el recipiente dentro de la nevera, vemos como ya se corrompe el agua con más facilidad pero el trigo ya huele a trigo.


El resto de los ingredientes, pues como la salsa de garbanzos viudos, sin carne.
Y los más corrientes del mundo. Ah, no os va a salir olleta para dos ni para cuatro, pero el trigo tiene la particularidad que no se pasa, y la virtud de una de las mejores fibras.
Vamos a por ella.


Ingredientes:

  • 200g de trigo a remojo la noche anterior.
  • 200g de garbanzos a remojo la noche anterior.
  • Un manojo de acelgas
  • Dos ramas de cardo o una bolsa de cardo ya cortado y congelado de Mercadona.
  • 4 ó 5 zanahorias en rodajas
  • 3 ó 4 trozos de calabaza pelada
  • 4 ó 5 patatas peladas y cortadas en trozos
  • Un nabo grande pelado y cortado en dos
  • 6 ó 7 alcachofas quitadas las hojas pero dejándolas enteras.

Para el mortero:

  • 2 ñoras cortadas y fritas, poco que no amarguen, si no tenéis ñoras pues pimentón dulce.
  • 4 dientes de ajos grandes.
  • 10 ó 12 almendras.
  • 3 ó 4 rebanadas de pan del día anterior.
  • una cebolla picada.
  • tomate natural para freír.

Preparación:

Lo primero claro, la noche anterior poner a remojo y por separado los garbanzos y el trigo picado. En una olla con agua fría ponerlos y que comiencen a hervir juntos, les hace falta el mismo tiempo de cocción.
Siempre espuman un poco, y hay que quitarla antes de echar el resto de los ingredientes.
Partir las acelgas limpias y el cardo (si lo compráis fresco, hay que quitarles las hebras y restregarlo con sal para que se le vaya el amargor y luego lavarlo muy bien, así quedará perfecto).
Partir las zanahorias a rodajas y freírlas. Se echan en la olla, junto con el nabo que no hace falta freírlo y la calabaza.
Las patatas las pondremos al final, cuando ya quede media hora de cocción para que no se deshagan junto con las alcachofas enteras.

Para el mortero, como siempre sofreír la ñora , poco pero que quede dura para que no amargue,
las almendras, el pan, la cebolla y el tomate.
Se machaca en el mortero con sal en el orden que lo hemos frito.
Yo lo del mortero lo pongo en un vaso que tengo de acero inoxidable alto y que es colador, del año de maricastaña, ya no se encuentra, pero cualquier bolita que venden para ello vale, así no salen los trocitos y se esparcen por la comida.






Es bueno que lo hagáis con tiempo, yo lo puse a las diez y lo quite a la una y media del medio día, pero este tipo de comidas lo requieren y además se agradecen.
Como ya veis es más sencillo de lo que uno se cree.
Espero que probéis a hacerlo y ya me contareis.
Os he puesto el trigo en plato verde como yo lo compro, entero y con cáscara, y bajo en plato blanco ya remojado de la noche anterior